FANDOM


Escenario warhammer Mark of Chaos
Cobijada entre las estribaciones de las Montañas Centrales, Wolfenburgo era una hermosa ciudad, el nexo de unión del tráfico comercial interior entre Kislev y el Imperio. Sus grandes murallas ofrecían protección de los seres que infestaban en el Bosque de las Sombras, y los von Raukov habían llevado el orden y la estabilidad a la región tras el incompetente mandato de los van Tasseninck.

Pero ahora Wolfenburgo yace en ruinas, su hermoso capitolio está hecho pedazos y el gran templo de Sigmar ha ardido hasta los cimientos, De una población de alrededor de nueve mil personas ya apenas quedan mil cien viviendo en campamentos en las afueras, de la ciudad, pues temen lo que aún puede acecharles desde las ruinas si se adentran en ellas más tiempo del necesario para rapiñar algo entre los escombros. De entre el gentío han surgido líderes capaces para intentar establecer algún tipo de orden, pero se trata de un orden riguroso en el que se administran severos castigos por las menores ofensas; tal es el precio de la supervivencia. Los wolfenburgueses que quedan no tienen ni idea de lo que sucederá a continuación, y no han recibido noticia alguna del resto del Imperio.

Se sienten abandonados tanto por sus dioses como por sus gobernantes, la desesperación comienza a apoderarse de ellos, y algunos empiezan a buscar consuelo en cultos nuevos y extraños.

Lugares de Interés Editar

Gremio de Peleteros y Fabricantes de Sillas de Marienburgo Editar

Por suerte esta taberna reformada ha sobrevivido al saqueo de la ciudad relativamente intacta. Aunque el techo se ha derrumbado en algunas zonas y hay algo de daño por fuego, una vez dentro el deslucido interior se encuentra intacto cuando se compara con otros edificios de la zona, obviamente, el lugar no era digno de saqueo, aunque merece señalar que toda la reserva de cerveza de la taberna hace tiempo que fue robada.

La sede del Gremio De Peleteros y Fabricantes de Sillas de Marienburgo es una simple habitación ubicada en la trasera de la taberna. El polvo cubre el suelo y la media docena de mesas ubicadas alrededor del perímetro de la habitación, causado sin duda por la madera que ha caído a través del techo. Aparte de eso, se encuentra en un estado decente.

Mercado del Lúpulo Editar

En el Mercado de Lúpulo se nota que los signos de habitabilidad se incrementan comparados con otras partes de la ciudad. Hay pequeños cobertizos junto a los muros derrumbados y caras sucias entre los escombros. El perímetro del mercado, sin embargo, está totalmente desierto y la propia plaza es una imagen de caos: carros volcados, barriles de cerveza derramados y alimañas por los retretes compiten por la atención.

Cuartel Imperial Editar

El Cuartel Imperial es un edificio fácil de encontrar, siendo uno de los más grandes de la ciudad y ubicado cerca del palacio. Una vez se llega, la devastación es impactante. Cuando hicieron brecha en las murallas, este fue uno de los principales objetivos del ejército del Caos y los cadáveres aún siguen donde cayeron hace muchos meses. Soldados Imperiales se amontonan sobre Hombres Bestia y están diseminados con desorden sobre las murallas como si alguna mano gigante los hubiera recogido y lanzado contra la mampostería. Incluso hay un cuerpo empalado en lo alto del mástil de la bandera, a unos siete metros del suelo. Esto es solo el exterior. Dentro del cuartel hay docenas de soldados que ni siquiera actuaron fuera. Yacen asesinados en las bases de sus catres, en las puertas y una pobre alma aún reside con su cabeza en el agujero del retrete y sus piernas sobresaliendo hacia arriba. Debido a la devastación pocas almas valientes se han aventurado aquí desde el asalto del Caos; historias de muertos vengativos y el riesgo muy real de enfermar mantiene alejados a los saqueadores.

La Posada del Violinista Editar

La Posada Violinista fue una vez un reconocido espacio por acoger el último talento musical en el camino a la fama de la ciudad. Por tanto era el lugar predilecto de los hijos menores de la nobleza y aquellos con algún ingreso disponible. Sin embargo, todo terminó con el asalto a Wolfenburgo. Ahora, la posada está vacía tanto de músicos como de mecenas... excepto uno. Entre la destrucción se puede encontrar aquí a Ernst Krantz. Duerme en una esquina de una de las habitaciones del ático mientras echa un ojo al Panorama de Ollo, que está cruzando la calle. Cuando oye ruido abajo en la posada se desliza de su escondrijo para ver quién es el responsable y a menos que sean hostiles con él, se les acerca con bastante facilidad. Ernst es miembro de la facción Calaveras y está espiando a su rival que reside en la tienda de arte de enfrente.

Panorama de Ollo Editar

Cruzando la calle frente a la Posada Violinista están los restos del Panorama de Ollo. Un edificio de una sola planta que antes vendía retratos de paisajes a los adinerados de la ciudad. El interior del edificio está sorprendentemente limpio de escombros. La razón de ello es que Ollo Veorhoven de la facción de los Martillos ha establecido su residencia aquí hace tiempo. Era el encargado de buscar en las galerías del edificio pistas sobre el paradero del panel de Sigmar del tríptico de Lanfranchi. Aunque no ha tenido suerte, se ha quedado en la estancia para mantener ocupado a Ernst (se dio cuenta pronto de que su rival se mudó enfrente).

FuentesEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.