FANDOM


Nagash Gran Nigromante retornado Fin de los Tiempos

El Fin de los Tiempos

El trasfondo que puedes leer en esta sección o artículo se basa en la serie de libros de campaña y novelas de El Fin de los Tiempos, que recientemente ha sustituido la línea argumental de La Tormenta del Caos

Archaon Señor del Fin de los Tiempos

Lo que sigue es la traducción de las respuestas de Josh Reynolds, autor de parte de la pentalogía de El Fin de los Tiempos, a los fans interesados en saber qué ocurrió con las regiones y facciones que no fueron mencionadas más que de pasada en esos libros. No se consideran material oficial por no haber sido publicadas por Games Workshop, pero consideramos interesante para los fans de Warhammer tener acceso a ellas de todas formas. Disfrutad de la lectura.
Tilea mapa

Tilea

Desconocedores del peligro y estando tan cerca como estaban de Plagaskaven, la horda Skaven asoló Tilea antes de que sus habitantes pudieran armar una defensa sólida contra el invasor. Divididas por las disputas internas, las ciudades-estado tardaron demasiado tiempo en reaccionar y sólo consiguieron unirse cuando la situación fue desesperada.

Los clanes Skavens, por el contrario, estuvieron unidos desde el principio de la invasión, con numerosos clanes menores, como los Escorbuto, Carroña o Klaw, aliados para cercenar las ciudades-estado a lo largo y ancho de Tilea. Curiosamente, ninguno de los cuatro grandes clanes Skaven tomó parte en el saqueo de Tilea, aunque sí hubo representantes de cada uno de estos clanes en las hordas más numerosas.

Miragliano fue la primera ciudad en caer, tan sólo en cuestión de horas. De hecho, cayó tan rápido que fueron incapaces de transmitir cualquier tipo de mensaje al resto de ciudades-estado de Tilea, y no fue hasta el ataque simultáneo sobre Trantio y Tobaro cuando los tileanos fueron realmente conscientes de la amenaza que se empezaba a cernir desde el norte.

Cuando los Skavens atacaron Tobaro, las defensas no estaban preparadas para resistir el inesperado y osado avance Skaven. Los Tiradores de Miragliano y los Hombres Pájaro de Catrazza estuvieron presentes en la defensa de la ciudad, intentando preservarla de las garras del Clan Escorbuto. Fue tal la velocidad con la que surgieron los Skavens, que muchos Hombres Pájaro fueron incapaces de llegar a levantar el vuelo, y los pocos que lo consiguieron fueron abatidos por los Acechantes Nocturnos y los mosquetes Jezzail. El propio Dadallo fue visto por última vez llevando consigo a Maximilian Damark, capitán de los Tiradores de Miragliano, hasta el templo de Morr, donde se habían reunido las últimas fuerzas defensoras de la ciudad.

Vespero Asesinos

Pavona y Remas fueron puestas bajo asedio una semana después de la caída de Trantio. Los Asesinos de Véspero fueron vistos por última vez durante la batalla de Pavona, pereciendo tras varios e intensos enfrentamientos en las calles de la ciudad.

Lucrezzia Belladona pereció durante el saqueo de Pavona. Algunos dicen que se suicidó con el estilete envenenado en lugar de dejarse capturar por los skaven, mientras que otros creen que fue asesinada cuando fue sitiado el palacio ducal.

Una vez cayó Remas, los supervivientes se dirigieron al sur, en dirección al mar. Muchas de las ciudades-estado que aún no habían sido atacadas por los Skavens dejaron atrás sus diferencias y se unieron contra el enemigo común. Tilea mostró a los Skavens su última gran baza para detener la invasión reuniendo en las Llanuras de Luccini un gran ejército humano con el que hacer retroceder a los invasores.

El grueso del ejército humano estaba compuesto por soldados de las ciudades-estado sureñas así como por unos pocos supervivientes de Remas, Verezzo y Luccini, que ya habían sido tomadas por los Skavens. En el ejército también estuvieron presentes la Legión Perdida de Pirazzo, la Compañía del Leopardo, la Guardia Republicana de Ricco y la Compañía Alcatani.

Durante la Batalla de las Llanuras de Luccini, la inmensa falange de piqueros y ballesteros consiguió mantener a raya a los Skavens durante tres largos días, y aunque la batalla supuso el exterminio de al menos tres clanes menores Skavens, entre ellos el Clan Gritus, tras el tercer día de batalla la última formación defensiva se rompió y el ejercito humano se batió en retirada.

Lorenzo Lupo murió en la Batalla de las Llanuras de Luccini, luchando junto a su rival Leopold di Lucci. Se dice que murió riendo, mientras se abría paso a través de una falange de Alimañas a la cabeza de los supervivientes de la Compañía del Leopardo, con el cuerpo de Leopold sobre sus hombros.

Mydas el Mezquino también estaba en las Llanuras de Luccini, y murió durante la retirada a Sartosa. Su oro, sin embargo, llegó a Sartosa junto con Sheikh Yadosh.

Ballesteros Braganza

Habiendo perdido ya toda esperanza de proteger su país, los pocos hombres que lograron sobrevivir, entre ellos Rodrigo Delmonte y algunos de sus hombres, se unieron a las columnas de refugiados que se dirigían hacia el sur, hacia la isla de Sartosa.

Antes de emprender el viaje hacia Sartosa, Asarnil el Señor de los Dragones se unió a los restos de la Compañía Alcatani y trabajaron duro por proteger y escoltar al mayor número de refugiados posibles hasta las costas meridionales de Tilea.

Una vez alcanzada Sartosa, la Compañía Alcatani unió fuerzas con la Artillería a Caballo de Bronzino, Asarnil y los Ballesteros de Asedio de Braganza cuando hicieron su última resistencia en Sartosa.

Puede ser que el Señor de los Dragones encontrara alguna forma de redención en esos días finales, o que muriera como vivió - arrogante hasta el final.

Lo que sí se sabe es que él y Colmillo de Muerte lucharon contra la voraz oleada de alimañas, y que fueron de los últimos en caer, después de que un batallón de Diablos de Asalto consiguieran derribar al gran dragón. Sin embargo, incluso muerto, el dragón venció a sus asesinos, aplastándolos bajo su gran cuerpo. Asarnil fue visto por última vez empuñando su lanza rota contra un enjambre de chillonas alimañas...

Drong el Largo murió en la batalla por el puerto de Sartosa, luchando junto a la Compañía Alcatani y Asarnil el Señor de los Dragones. Drong el Largo y sus matadores fueron consumidos en la explosión que destruyó el arsenal de Sartosa.

La primera acción que realizaron los Skavens fue hacer arder todos los grandes puertos de Sartosa y las flotas amarradas a ellos para impedir que los humanos pudieran escapar una vez más.

Con Sartosa en llamas y los Perros de la Guerra centrando su atención en el enemigo, la Princesa Pirata a bordo del Pez Espada se abrió paso a través de dos merwyrm mutados del Clan Moulder y navegó hacia el oeste, hacia Arabia, con una bodega llena de oro y refugiados.

Fuente

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.