FANDOM


La ciudad árabe de Tyrius fue un refugio para los viejomundanos durante la guerra de las Cruzadas, pues sirvió como centro de operaciones para los caballeros, regida por el sacro poder de Sigmar. Ya poco queda de esos días, pero incluso como un mero recuerdo, Tyrius aun mantiene algo de la voluntad de Sigmar entre sus muros.

Descripción Editar

Tyrius se extiende cerca del desierto de Ghutan, rodeada por las tribus nómadas de los Ghutani. Su proximidad con las Tierras de la Muerte siempre ha resultado en problemas y refriegas, pues los Reyes Funerarios no dudan en hostigar a los árabes para amedrentar sus fuerzas. Pero Tyrius jamás ha caído frente a las hordas No Muertas. Aunque durante las Cruzadas, poco pudieron hacer ante los viejomundanos, pues sus fuerzas habían marchado al norte, y la ciudad esta ahora vulnerable y expuesta.

Aunque Jaffar ya había muerto, muchos de sus guerreros leales estaban ahora huidos, ocultándose en cada aldea, pueblo o gruta en las montañas. Los caballeros del Viejo Mundo decidieron que Tyrius, por su localización, sería una base perfecta, pues podrían controlar la tierra a su alrededor, al tiempo que enviaban a sus fuerzas en cruzadas contra los Reyes Funerarios. Ocupando Tyrius, los imperiales impusieron su propia ley, y un Archilector comenzó a gobernar sobre la ciudad. Sigmar se transformó en el patrón de Tyrius, y en su único dios. La ciudad ganó renombre entonces como refugio de viajeros y creyentes, en un lugar de peregrinación, pues Sigmar había proliferado incluso en el sur del mundo.

Tras acabar las Cruzadas, los viejomundanos abandonaron Arabia en masa, y Tyrius perdió su razón de ser para los imperiales. La ciudad poco a poco volvió a su estado previo a la guerra, aunque jamás de una forma total. En la actualidad, Tyrius es una ciudad árabe como cualquier otra, con mercados abarrotados y caravanas mercantes entrando y saliendo de sus muros. Ya solo una pequeña parte de la población venera a Sigmar, pues la presión ejercida por los Califas y los Ghutani ha reducido enormemente el número de creyentes. Aunque los Califas se han asegurado de no eliminar por completo el Culto de Sigmar, pues gracias a su presencia llegan caballeros errantes y fanáticos religiosos a sus puertas, dispuestos a proteger la ciudad frente a los No Muertos de Khemri. Y esa es una ayuda de la cual, tanto el Príncipe de la ciudad como el Califa, no están dispuestos a prescindir.

Fuente Editar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.