FANDOM


Titán de Khemri Reyes Funerarios Sam Lamont Forge World ilustración

"He luchado y sangrado en un centenar de batallas. He visto a buenos hombres devorados por los muertos en los pantanos de Sylvania, y contemplado cómo los hombres se hinchaban y morían en las junglas venenosas de las costas occidentales. He cruzado espadas con los Nórdicos mientras los mismos cielos aullaban en llamas, y vi a los susurrantes hombres rata masacrar a una ciudad en una sola noche. Pero nada de lo que he visto se puede comparar con las pesadillas que dormían bajo las arenas de ese reino abandonado por los dioses."

Sargas Mantorrojo, Brujo de las Compañías Libres de Remas

Bajo las cambiantes e infinitas arenas de Nehekhara yacen secretos ancestrales y horrores eternos que hielan el alma de cualquiera que se atreva a perturbar su sueño, y muchas son las leyendas e historias susurradas sobre ellos. De ellas, la más fabulosa y temida es la de los gigantescos escarabajos carroñeros que se dice que moran bajo las arenas. Aunque hay quienes se burlan de las historias sobre escarabajos del tamaño de fortines que levantan iracundas tormentas de arena contra cualquier intruso que entre en las antiguas tierras de los Reyes Funerarios de Khemri, hay unos pocos fuera de las Tierras de los Muertos que saben que hay una terrible verdad tras ellas. Conocidos por los eruditos de Tilea y el Imperio como Titanes de Khemri, estos gigantescos artefactos arcanos de piedra y ónice, enjoyados y esmaltados con la riqueza y la gloria de una era pasada, se alzan por encima incluso de la temida Necroesfinge, y se mueven gracias a los encantamientos más poderosos de la gloria perdida del sur.

No se sabe cuántos fueron fabricados en la antigüedad, ni cuántos de esos probablemente escasos ejemplares han sobrevivido, pero se sabe que fueron dispuestos como guardianes durmientes lejos de los ejércitos funerarios de sus antiguos reyes, para que montasen guardia en lugares de terrible maldad y visitados por horribles monstruos del amanecer del mundo, y que hay pocas fuerzas o criaturas capaces de plantarles cara en combate. Su gran poder emana del hecho de que no son meras bestias de piedra animada, ya que dentro de cada Titán de Khemri se encuentra el lugar de descanso de un héroe de Khemri largo tiempo muerto, y a veces, en contados casos, una dinastía entera de guerreros, sátrapas caídos de los grandes reyes que fueron héroes mientras vivieron, y que juraron guardar las fronteras de los dominios de sus señores en la muerte como lo habían hecho en vida. Los encantamientos funerarios de estos Santuarios de la Eternidad son un imán para los Vientos de la Magia, atrayendo y almacenando su tremendo poder a lo largo de los años, y cuando los Vientos de la Magia se vuelven tempestuosos, cobran vida, y los Titanes de Khemri caminan sin ser llamados por ningún Sacerdote Funerario.

HabilidadesEditar

Los Titanes de Khemri son extrañas criaturas artificiales cuyas mentes inhumanas perciben y responden a las amenazas de un modo difícil de explicar para las mentes mortales, y que tienen a su disposición una enorme panoplia de formas de hacerlo, cada una más horrible que la anterior. A veces, el Titán de Khemri ataca con sus enormes extremidades delanteras dotadas de cuchillas, cortando a través del enemigo como una hoz hace con el trigo maduro, o desata un enjambre de escarabajos carnívoros por sus fauces, los cuales son capaces de limpiar los huesos de cualquier ser viviente en segundos. Otras veces, el aire en torno al Titán se llena de una oscuridad reptante cargada del frío de las tumbas, llenando las almas de los mortales con pánico y terror, o las mandíbulas de obsidiana y ónice del Titán se abren de par en par para devorar a un enemigo, cerrándose con la fuerza suficiente para partir la piedra y aplastar el acero. Por último, también puede desatar su poder más terrible y convertirse en un portal aullante al reino de los muertos, capaz de absorber las almas de los muertos hacia el abismo negro del Más Allá.

Asimismo, el Santuario de la Eternidad en el que se encuentra la tumba del antiguo señor que anima al Titán de Khemri también está envuelto en encantamientos funerarios y hechizos rituales para dar vida a esta monolítica criatura. El poder arcano de una Tormenta de Magia reactiva estos antiguos hechizos (como la Mirada de Polvo, la Ira de las Arenas y el Despertar del Antiguo Poder), proporcionándoles una fuerza destructiva en el campo de batalla.

Si el Titán de Khemri es destruido, se hace pedazos, desatando los potentes encantamientos y magias encadenados a su forma en una mortífera explosión de energía que puede hacer envejecer a cualquiera atrapado en su aullido hasta reducirlo a polvo en cuestión de segundos.

FuenteEditar

  • Monstrous Arcanum.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.