FANDOM


Taal
Taal2

Representación de Taal


Detalles
Sede del culto Bosque de Taalgrunhaar (Talabheim)
Líder del culto Niav (jerarca de Taal)
Principales órdenes Los Zancaslargas, los Cazadores Astados
Principales festividades Primeros Brotes (equinoccio de primavera), Fin de los Brotes (equinoccio de otoño), Plenitud Solar (solsticio de verano) y Plenitud Mundial (solsticio de invierno)
Libros sagrados Rito de la arboleda ancestral, El libro del vergel, Tomo del sendero estival.
Símbolos sagrados Solo Taal: cornamenta, cráneos de ciervo, hacha de piedra. Con Rhya: Espiral de la Vida.
Taal es el Dios de los Lugares Salvajes y los Animales, y el Rey de la Naturaleza. Es el esposo de Rhya y el padre de Manann, y los taalitas lo perciben como el rey de los dioses, aunque otros cultos lo niegan. Toda la naturaleza está bajo su jurisdicción, desde los serpenteantes ríos hasta las montañas más altas, desde el insecto más pequeño hasta la bestia más grande, y sus principales adoradores son recios leñadores, rastreadores y montaraces.

El culto de Taal se halla entre los más antiguos y extendidos del Viejo Mundo, y sus raíces se remontan a los dioses primigenios de los albores de la historia. El culto creció orgánicamente conforme los primeros humanos trataron de explicar fenómenos naturales como los truenos, el paso de las estaciones y las subidas y bajadas de las mareas. Con el tiempo aparecieron los dioses Taal y Rhya, que comenzaron siendo una única entidad conocida como Ishnernos. Su separación ocurrió hace muchos miles de años, y el culto de Ishnernos cayó casi completamente en el olvido.

El culto de Taal y Rhya es la religión oficial de Talabecland, y tiene gran popularidad en las zonas del este y el norte del Imperio, aunque también se les ahora en regiones del sur del Viejo Mundo como Tilea, donde se les adora bajo los nombres de Karnos e Ishea respectivamente. De los dos, Taal es el que recibe más reconocimiento, y el papel que desempeña Rhya es mucho menor. El culto a ambos es especialmente fervoroso en la gran ciudad de Talabheim.

TaalEditar

Taal representa el poder y majestuosidad de la Naturaleza, tanto en el mundo físico de piedra y madera como en el impulso vital primario contenido en todas las criaturas. Taal gobierna las fuerzas naturales más allá del control humano. Es el poder tras el viento y la lluvia, y la fuerza que impulsa los rápidos y las cataratas, las avalanchas y los desprendimientos. Él hace que la lluvia caiga del cielo, que fluyan los ríos, que los animales procreen y se multipliquen, y que crezcan las plantas. No sólo es el corazón físico de una persona, sino también la chispa que lo hace latir. Taal representa el vigor y el crecimiento en todas sus formas, especialmente en las transiciones de infancia a adultez, donde la vida alcanza su cumbre.

Taal también es el señor de las bestias y el amo de los bosques y montañas, todas las zonas salvajes del Viejo Mundo están bajo su control, y espera de quienes se aventuran en sus dominios que le muestren el debido respeto. Normalmente, Taal suele ser representado como un hombre viril, de complexión robusta, con cabellos largos y salvajes, vestido con pieles de animales y llevando el cráneo de un gran ciervo como casco, pero se dice que también adopta la imagen de un gran bisonte o de un oso.

CarácterEditar

Taal es considerado un dios indiferente. Al igual que una montaña o una tormenta, se muestra insensible en lo que atañe a los mortales, aunque es conocido por sus volátiles estados de ánimo y su necesidad de cazar.

SímboloEditar

Símbolo de Taal y Rhya

El símbolo de Taal en su aspecto de Señor de las Bestias es un cráneo de ciervo o una estilizada cabeza humana con astas. En su aspecto de dios del clima, su símbolo es un hacha de piedra, con la que se dice que causa truenos, relámpagos y avalanchas (golpeando las cimas de las montañas).

Cuando es adorado junto con Rhya, su símbolo de es la Espiral de la Vida, una espiral que representa el ciclo anual de la naturaleza de nacimiento, madurez y muerte. Este símbolo también lo usan los hechiceros jade.

Zona de cultoEditar

En cualquier parte en que a la gente le preocupe el clima, la cosecha, las tierras salvajes o el amor, se rinde culto a Taal. Generalmente son los campesino de todo el Viejo Mundo los que más veneran a Taal, y cualquiera que se gana la vida en lugares salvajes cuida de no ofenderlo. Taal es especialmente adorado en el norte y el este del Viejo Mundo, en los grandes bosques y montañas del Imperio. La mayor parte de sus seguidores son montaraces, leñadores y hechiceros ámbar.

Taal es la deidad patrona de Talabecland en el Imperio, donde su culto tiene un dominio significativo, que influye en todos los niveles de la sociedad.Estos taalitas están particularmente diseminados en Talabecland, y sus templos forestales son centros de actividad para la gente del campo. Los Zancaslargas son una mezcla de sacerdotes guerreros y templarios que normalmente deambulan como individuos, eliminando la corrupción de los lugares salvajes de Taal y asegurando que las comunidades rurales no hagan nada para molestar al Padre Taal.

Taal no suele ser adorado en las ciudades, pero en Talabheim, fundada en base al comercio fluvial, se le conoce como el Padre de los Ríos, y es el dios oficial de la ciudad.

CultoEditar

Taal

Representaciones de Taal

Los seguidores de Taal y Rhya respetan a la gente que es capaz de cuidar de sí misma, pero son conscientes de que la comunidad sólo puede prosperar si los individuos que la componen colaboran entre sí, como una manada de lobos o de alces. Los miembros del culto suelen pasar gran parte del tiempo en parajes naturales, normalmente solos o en grupos reducidos, viviendo de la tierra como ya hicieran sus antepasados. Observan atentamente el paso de las estaciones, el clima y el ciclo de la vida y la muerte entre las plantas y animales que tanto aprecian.

El culto ejerce una gran influencia en lugares apartados, aldeas aisladas y pequeñas comunidades granjeras, principalmente porque suelen ser los únicos sacerdotes de esas regiones. Los granjeros y cazadores tienen en alta estima a estos clérigos debido a sus conocimientos de plantas y animales. Los sacerdotes de Taal y Rhya están muy solicitados para la celebración de ritos iniciáticos para los jóvenes y el oficio de servicios de oración, rituales y festividades. Los seguidores del culto típicos siguen muy de cerca el calendario estacional, para celebrar sus festividades y rituales en las fechas correspondientes a las principales transiciones de los años, particularmente los equinoccios y los solsticios. Integran sus quehaceres cotidianos (caza, labranza y demás) con la veneración de Taal y Rhya siempre en mente.

El culto de Taal se mantiene alejado de la mayoría de las maniobras políticas y luchas de poder tan presentes en los demás cultos. No es que prescindan de implicarse en el proceso de toma de decisiones, sino más bien que su credo es contrario a la idea de que las vidas de las personas estén regidas por instituciones. Prefieren seguir los ciclos de la Naturaleza para determinar el mejor rumbo a seguir, y aceptar el hecho de que las cosas buenas y malas siempre suceden por alguna razón.

El culto de Taal tiene una variedad de órdenes más pequeñas dedicadas a sitios sagrados y arboledas en todo el Viejo Mundo, pero dos órdenes impulsan el culto hacia adelante. La Orden de la Cornamenta son los sacerdotes del culto, quienes tienen la tarea de enseñar los caminos de Taal y proteger los lugares salvajes de la intrusión.

CreenciasEditar

Los seguidores de Taal son famosos por su actitud práctica y sensata hacia la vida, templada por un respeto reverencial al poder y la majestuosidad de la Naturaleza. Aceptan el hecho de que la muerte es tan importante como la vida, pero sólo cuando actúa en armonía con la Naturaleza en general. Los fieles desprecian todo lo antinatural, especialmente y por encima de todo a los mutantes y al Caos, aunque algunos extremistas incluyen dentro de esta categoría a las ciudades, el dinero y demás enseres de la civilización.

Los miembros de este culto creen en la santidad de la Naturaleza, el paso de las estaciones y el esplendor de lo salvaje. Veneran a los animales y las plantas, a depredadores y presas, y a la lucha entre la vida y la muerte. Viven sus vidas en toda su plenitud, conscientes de que Taal, Rhya y la propia tierra podrían ayudarles en su tránsito hacia un estado bendito del ser en el reino de Morr.

IniciaciónEditar

Sacerdote Taal Rhya Mago Jade Druida por Eric Lofgren

Los individuos atraídos por el culto de Taal y Rhya suelen ser amantes de la Naturaleza, capaces de sobrevivir por sí solos en tierras salvajes, o bien aquellos que trabajan duramente en campos y huertos. Cada iniciado en potencia es tutelado por un sacerdote que valora las habilidades y la fe del individuo. Los que pasan su examen deben someterse a un intenso y exhaustivo proceso de iniciación, aunque el contenido de éste depende de si la persona siente propensión hacia Taal o hacia Rhya.

Los iniciados de Taal deben poner a prueba su fortaleza de carácter, su capacidad para sobrevivir en tierra salvaje, su destreza como cazadores y su conexión con la Naturaleza. Con la llegada de la pubertad, muchos jóvenes son llevados aparte por los sacerdotes para que aprendan los misterios de las tierras salvajes y la sabiduría de Taal. Este rito, conocido como Renovación, es extremadamente difícil y no todos sobreviven a él; quienes lo consiguen han de jurar no revelar jamás lo que ocurre durante esta prueba. Sin embargo, a veces se escapa algún que otro secreto, y se sospecha que además de aprender las habilidades de caza y supervivencia más importantes, los iniciados también pasan un tiempo considerable en tiendas de sudoración, a menudo bajo la influencia del alcohol y de potentes hierbas y hongos alucinógenos.

Miembros del CultoEditar

Saber de Jade Hechicero

Los seguidores de Taal visten sencillas túnicas grises, marrones y verdes -los colores de la naturaleza- durante festividades y rituales, pero también llevan su indumentaria habitual mientras celebran sus ritos. Suelen adornar sus cabellos y ropas con hojas, flores, ramas y gavillas de trigo. Las joyas y abalorios fabricados con materiales naturales y orgánicos, como huesos, ramas retorcidas y piedras sin tallar también son comunes, a menudo decoradas con flores y plumas. Los seguidores de Taal suelen vestirse como cazadores.

Los fieles pasan el tiempo en contacto con la Naturaleza y cuidando de la tierra mientras se dedican a sus tareas. Aunque algunos miembros del culto cultivan cosechas y crían ganado, la mayoría subsisten con lo que obtienen cazando, pescando y forrajeando. Protegen las tierras salvajes de cazadores furtivos, la deforestación excesiva y demás infracciones, aunque son conscientes de que la gente necesita comer, requiere agua fresca y debe hacer acopio de recursos para sobrevivir. Los clérigos de Rhya están mucho más sensibilizados a las necesidades de las comunidades, y prestan ayuda en todo lo relacionado con alumbramientos, curaciones y cosechas.

Aunque algunos miembros de este culto permanecen en las ciudades (sobre todo en lugares como Talabheim y Talabecland), la mayoría viven en los bosques y montañas, lo más lejos posible de la civilización, subsistiendo por su cuenta o en pequeñas comunas de individuos con ideas afines.

EstructuraEditar

El culto de Taal, y Rhya, es una curiosa mezcla de solitarios que vagan por las tierras salvajes y aquellos con fuertes vínculos al bienestar de una comunidad. Sean cuales sean sus movimientos, todos los miembros del culto están íntimamente familiarizados con los santuarios y demás lugares consagrados a Taal y Rhya, y coordinan sus rutinas con visitas periódicas para protegerlos.

Tótem de Taal por Daarken

Por sorprendente que resulte, el culto está muy bien estructurado y tiene una clara distinción de obligaciones. En cada una de las provincias hay dos jerarcas al mando. Se consideran iguales en cuanto a rango y categoría, aunque cada uno de ellos ostenta mayor autoridad en función de la estación: el jerarca de Rhya gobierna en primavera y otoño, mientras que el jerarca de Taal lo hace en verano e invierno. Cuando no está al mando, cada jerarca está sometido a la autoridad y los edictos del otro, aunque pueden (pero casi nunca lo hacen) anular cualquier decisión previa. Los jerarcas se emparejan de forma que no se produzcan ficciones entre ambos, aunque los sacerdotes comprenden y aceptan que la competencia es natural, incluso saludable, para la supervivencia del culto.

Por debajo de los jerarcas se encuentran los sumos sacerdotes, responsables del bienestar y las obligaciones de los sacerdotes que tienen a su cargo. Los sumos sacerdotes cuidan de los santuarios, arboledas, círculos de piedra y demás lugares sagrados, y también se responsabilizan de varios sacerdotes e iniciados. Los sacerdotes llevan a cabo trabajos rutinarios, como la celebración de rituales y el mantenimiento de sus recintos sagrados. En algunos casos, un único sacerdote está al cuidado de algún lugar sagrado alejado de la civilización; sin embargo, esta vida solitaria no garantiza que llegue a ser ascendido a sumo sacerdote algún día.

En su mayor parte, los sacerdotes se las arreglan solos y disfrutan de una tremenda libertad a la hora de encargarse de sus asuntos. Debido a la estructura del culto los sacerdotes también gozan de mucha influencia individual, y pueden incluso vetar los ordenamientos de sumos sacerdotes si logran argumentar sus motivos ante sus iguales. No obstante, los que discrepan demasiado a menudo son expulsados de sus grupos y deben unirse a otros o buscar consuelo en la soledad de la Naturaleza. Aunque no hay un dirigente concreto del culto, la mayoría de los clérigos respetan los consejos y el buen juicio de los sumos sacerdotes más sabios y experimentados.

FaccionesEditar

Druida por Carl Frank Hechicero de Batalla Imperial

Existen divisiones internas en el culto de Taal y Rhya, pero no tan pronunciadas como los feroces cismas que se dan en los demás cultos. Quienes están en desacuerdo con los principios fundamentales del culto prefieren marcharse a las profundidades de los bosques antes que provocar conflictos. Sin embargo, hay algunas perspectivas distintas que dominan ciertos aspectos del culto, en función de la relación que debe existir entre la humanidad y la Naturaleza.

El primer grupo, y con diferencia el más numeroso, es el formado por la Estirpe de Taal. Compuesta mayoritariamente por hombres, esta facción personifica los aspectos de la masculinidad en sus niveles más básicos. Los sacerdotes que pertenecen a esta facción son los encargados de proteger los “secretos del hombre” y los misterios de lo salvaje. Ayudan a las comunidades a iniciar a sus jóvenes en su vida adulta mediante un ritual conocido como Renovación, así como enseñándoles a cazar, pescar y sobrevivir en tierra salvaje. La Estirpe de Taal pasa gran parte de su tiempo construyendo y utilizando tiendas de sudoración, consumiendo alcohol y empleando sustancias alucinógenas para inducirse estados mentales muy alterados. Conducen a los hombres al corazón de los bosques, y allí bailan, beben y hacen sonar sus tambores durante días o semanas, o celebran cacerías salvajes cuyas piezas son cocinadas e ingeridas en honor a Taal, bien regadas con litros y litros de alcohol destilado clandestinamente.

Los miembros del segundo grupo se hacen llamar los Custodios. Son firmes defensores de los lugares sagrados de Taal y Rhya, y los protegen de las incursiones de hombres bestia, pieles verdes e imperiales ignorantes que tal vez no saben lo que hacen. Los Custodios prestan especial atención a aquellos que saquean o mancillan el nombre y los dones de Taal y Rhya; los cazadores furtivos son sus más odiados enemigos. Los Custodios son conocidos por su actitud silenciosa, severa y a menudo misteriosa, y son temidos (con razón) por la pasión con que defienden los lugares sagrados de Taal y Rhya. También actúan como guardianes de sus ritos secretos, persiguiendo y cegando a todo infiel que se atreva a presenciarlos. Creen que la Naturaleza se ríe de la industria humana, pues ella prevalece por siempre mientras la obra de los humanos se corroe, se pudre y se reduce a polvo.

La última facción, conocida como los Procuradores de Abundancia, es la más respetada y aceptada por los ciudadanos del Imperio. Sus miembros viven en y entre comunidades, otorgando las bendiciones de Taal y Rhya a gente ordinaria. Los Procuradores celebran rituales para los cultivos y el ganado, rogando a sus dioses que les permitan crecer sanos y abundantes.

La mayoría están bien versados en la labranza y la cría de animales, y los plebeyos recurren a ellos tanto por sus conocimientos prácticos como por sus bendiciones. Organizan festividades y rituales locales para celebrar los equinoccios y solsticios, protegen los espíritus de los maizales y los campos de trigo, y ayudan a las mujeres a dar a luz. Las sacerdotisas que pertenecen a esta facción están muy solicitadas por los consejos que dan en asuntos referidos al amor y los actos carnales, y son muy admiradas por su sabiduría y sinceridad.

Amigos y enemigosEditar

El culto de Taal está en buenas relaciones con el culto de su esposa Rhya (generalmente suelen ser adorados juntos( y su hijo Manann, y el culto del hermano de Taal, Ulric, y y se muestra neutral frente a la mayoría de los demás. Los seguidores de Taal son amistosos con los seguidores de La Vieja Fe, aunque no tanto como los de Rhya

En Kislev, el culto a Taal tiene buenas relaciones con el culto a Ursun, pues comparten muchos aspectos. Taal es una deidad Humana, y hay una cierta antipatía entre sus seguidores y los Elfos, pero su odio más profundo se reserva para los Dioses del Caos, responsables de la destrucción de vastas áreas de bosque salvaje.

Órdenes MenoresEditar

Entre las diversas órdenes importantes del culto de Taal y Rhya destacan las siguientes:

Los ZancaslargasEditar

Los Cazadores AstadosEditar

Templos y SantuariosEditar

Altar de Taal
Aunque son venerado en todo el Viejo Mundo, el culto de Taal es extremadamente popular en las regiones del centro y el este del Imperio, donde la humanidad ha ejercido un impacto relativamente escaso en el entorno natural. La mayoría de los santuarios consagrados a esta pareja de dioses son pequeños, modestos y rústicos: suelen consistir en refugios de poco tamaño, construidos de madera y piedra sin trabajar de una manera que apenas a cambiado en los incontables siglos, o bien altares diminutos al aire libre en los confines de las huertas. Por lo general, se encuentran alejados de los caminos más transitados.

Los sacerdotes de Taal evitan construir grandes edificios para que los fieles rindan culto en ellos; sus “templos” suelen levantar en cañadas abiertas, antiguos bosques, cascadas, lagos, montañas y otros lugares de belleza natural que la mano del hombre aún no ha arruinado. Los templos de Taal suelen ser monolitos inmensos, círculos de menhires o montículos de piedras peculiarmente talladas. Algunos no son más que robles extraordinariamente viejos en los que se han grabado imágenes sagradas; y a menudo tienen pequeñas cabañas de sudor adjuntas.

El gran templo de Taal en Talabheim es algo así como una anomalía en comparación con esto. Parece más un bien mantenido, aunque salvaje, jardín que un templo, y semanalmente se llevan a cabo servicios bajo los extensos serbales. Oficialmente, el Jerarca lidera el culto desde allí, aunque pasa la mayor parte de su tiempo en los territorio salvajes del cercano bosque de Taalgrunhaar.

Los miembros del culto únicamente se reúnen en estos lugares sagrados en los equinoccios, solsticios y cuando hay luna llena; el resto del tiempo el culto se rinde en solitario o con la familia en santuarios menores, y las localizaciones principales se dejan en paz. Esto no significa que los templos estén desprotegidos. Rastreadores, tramperos, zancaslargas y cazadores astados merodean constantemente por estos territorios, y los sacerdotes de Taal y Rhya suelen conversar con animales cerca de sus hogares para encomendarles que impidan cualquier posible profanación.

Hace muchos siglos, los sacerdotes de la primera encarnación de Taal y Rhya, el dios Ishnernos, erigieron inmensos monolitos de piedra que servían como punto central para la adoración. Las pocas piedras que se conservan en pie son muy visitadas por los fieles, aunque abundan historias según las cuales estos lugares están habitados por espíritus salvajes y animales temibles. Los pozos y manantiales se consideran sagrados para Rhya, al que los gigantescos montículos de tierra que representan la fecundidad, la abundancia y el misterio de la Naturaleza

Warhammer-invasion-shrine-to-taal

La mayoría de las grandes ciudades poseen algún templo tradicional simbólico consagrado a Taal y Rhya dentro de sus límites, cuyo propósito es el de mostrar una cara formal y pública con la que puedan interactuar ciudadanos y representantes del gobierno. Estos edificios han sido diseñados para fundirse con el terreno y normalmente están rodeados de grandes parques de vegetación salvaje. Los templos dedicados específicamente a Taal son de poca altura, están construidos con madera oscura y tienen una o más tiendas de sudoración en las que se celebran los ritos de iniciación más importantes.

Los santuarios de Taal apenas son estructuras. Algunos árboles viejos se consideran sagrados. Las cabañas, los bosquecillos y otros lugares naturales también se usan como santuarios, y por lo general solo un seguidor local o devoto de Taal puede encontrarlos. La mayoría de los campesinos, leñadores y demás habitantes de los bosques del Viejo Mundo erigen pequeños santuarios en los árboles, claros o Cañadas cercanas consagradas a Taal. Estos santuarios son sencillos, y su finalidad es la de albergar ofrendas de cosechas o cacerías recientes para obtener el favor del dios. En los santuarios de Taal es frecuente colocar una cornamenta o un cráneo de ciervo, y también pieles de estos animales, de alces y de otros herbívoros de gran tamaño. El culto de Taal, junto con Rhya, se lleva a cabo en suelos trillados, campos, prados comunales y otros lugares que proporcionan frutos de la tierra a la gente.

La Roca de Aguas PartidasEditar

Sectas fanáticas de TaalEditar

Dada la gran antigüedad de ambos cultos, existen muchas y muy extrañas sectas fanáticas que veneran a Taal y Rhya.

Los CelebrantesEditar

Los SalvajesEditar

Días sagradosEditar

El culto de Taal y Rhya comparten los mismos días sagrados y festividades pero el principal día sagrado es el de los Primeros Brotes (el equinoccio de primavera), que marca el renacer de la naturaleza tras el invierno. Los días sagrados del culto de Ulric también se consideran como festividades menores dentro de este culto.

PenitenciasEditar

Las penitencias de Taal generalmente implican eliminar enfermedades o monstruos mutados de áreas silvestres, replantar árboles sagrados y mantener bosques importantes para el culto. También se le puede ordenar a un adorador que suba a una montaña alta y deje un guijarro en un montículo de piedras en la parte superior, o despeje una obstrucción en la parte superior de una cascada. Cualquiera sea la tarea específica que deba emprenderse, las penitencias de Taal casi siempre desafían al devoto a sobrevivir en la naturaleza.

PreceptosEditar

Cazador taal ciervo

Los sacerdotes de Taal y Rhya deben acatar los siguientes preceptos:

  • Los hijos de Taal se entregan gustosos para proporcionar alimento y sacrificios.
  • Respeta y honra este don que se te concede.
  • Ofrezce una oración de agradecimiento por cada animal cazado.
  • No matar nunca a un animal salvo en defensa propia, para comer, o como sacrificio.
  • Debes presentar un sacrificio animal o de grano a Taal una vez al mes, durante la luna nueva. En el caso de sacrificar un animal a Taal, este debe ser capturado por el sacrificante.
  • Cada año, todos los sacerdotes deben pasar siete días con sus noches en soledad y apartados de la civilización, entrando en comunión con la naturaleza y viviendo de lo que puedan coger. El momento en que debe retirarse cada sacerdote será determinado por los jerarcas de la región.
  • No te cubras con metal; en su lugar, cúbrete con las pieles de tus congéneres animales.
  • Enorgullécete de tu fuerza y tu habilidad natural. Evita las armas de Fuego y demás productos de la ciencia.

FuentesEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.