FANDOM


Nagash Gran Nigromante retornado Fin de los Tiempos

El Fin de los Tiempos

El trasfondo que puedes leer en esta sección o artículo se basa en la serie de libros de campaña y novelas de El Fin de los Tiempos, que recientemente ha sustituido la línea argumental de La Tormenta del Caos

Archaon Señor del Fin de los Tiempos

Shadowblade imagen 8ª

Shadowblade en tareas de espionaje

Shadowblade se agarró a la parte inferior de la ventana, con sus hábiles dedos encontrando fácilmente agarre en las piedras, a pesar de los vientos que aullaban a través de las paredes exteriores de la torre. Un verdadero asesino no necesitaba ni cuerdas ni escarpias. La cámara interior estaba vacía salvo por Malekith y sus dos invitados - uno de los cuales había llegado a la torre mientras caía la noche. Shadowblade no podía ver nada, pero sus agudos oídos escuchaban todo.

"Cuanto más hablas", Shadowblade oyó decir al Rey Brujo, "más convencidos estamos de que te has reunido con nuestra madre, que imagina que es Hekarti renacida".

"Y tal vez lo es", respondió Teclis. "Tal vez ella siempre lo fue. ¿Es tan difícil de creer? Sabemos que Isha y Kurnous habitan en Athel Loren".

"¿Mantienes que nuestros dioses caminan entre nosotros?"

"No todos ellos, pero los suficientes. El ciclo de la historia tiene un momento que supera incluso a los reyes. Voluntariamente o no, vamos a repetir ese ciclo en imitación de los que lo vivieron antes. ¿Qué es el Rhana Dandra, si no el eco de la última batalla de los dioses?"

"Soy Nethu", la voz era de Imrik, y sus susurradas palabras hablaban de repentina verdad. "He abierto una puerta que debería haber permanecido cerrada".

"Di más bien que has abierto el camino a la llama", corrigió Teclis. "Pero sí, la comparación es apta. Las acciones de Nethu, aunque una traición, evitaron el desastre - y eso has hecho tú".

Malekith habló a continuación, con su peligrosa voz. "¿Es tu opinión, entonces, que hemos de desempeñar el papel de Khaine?"

"No, tu camino no es el de Khaine. Has llevado a este personaje como un manto sólo cuando te convenía".

"¿Entonces quién?" exigió el Rey Brujo. "¿Quién más está en condiciones de asumir el manto del Destructor?"

"Khaine aún no ha llegado. Ya conoces las historias - a pesar de que comenzó la guerra de los dioses, pasó mucho tiempo antes de que mostrara su mano. En el presente duerme trifurcado, atrapado en prisiones de sangre, almas y acero. Sólo cuando estas tres sean una se despertará. Tu camino está en otra parte".

En un momento, Shadowblade escuchó un chillido en lo alto mientras una arpía se lanzaba desde los cielos, con las garras extendidas. ¡Demasiado ruido! maldijo el asesino en silencio, soltando su agarre en el alféizar y deslizándose por las piedras de la torre. Al mismo tiempo, una daga voló de su mano y se clavó en la garganta de la arpía. Deteniendo su descenso y agachándose bajo el cadáver que caía, Shadowblade anduvo su camino de regreso a la ventana, con la esperanza de que el sonido no hubiera alertado a los que estaban dentro.

Parecía que no.

"¡Imposible!" El grito de Malekith hizo eco claramente en el cielo nocturno.

"No, es la verdad", la voz Teclis todavía estaba en calma. "Es por eso que todos casi sucumbimos a la locura. Era el precio de la traición".

"¡Déjadnos, los dos!" gruñó Malekith. "Antes de que nos olvidemos de los servicios que habéis prestado, y dejemos que la guardia negra se entretenga con vuestros huesos".

Se oyó el ruido de pasos alejándose; parecía que la reunión había terminado. Shadowblade soltó el alféizar y se deslizó por la torre una vez más. El asesino maldijo porque no había oído lo que había ocurrido en el momento del ataque de la arpía, pero se consoló con que su señora estaría más interesada en cómo Teclis había hablado de Khaine. Momentos después, se metió por la ventana por la que originalmente había hecho su salida. La cámara había estado vacía antes; no lo estaba ahora.

"Creo que es hora de que tus travesuras lleguen a su fin", susurró Drusala, con sus ojos brillando violetas en la oscuridad. La mano de Shadowblade voló a su cinturón. Pero ya sabía que no sería lo suficientemente rápido.

Masacre en la Puerta del Águila
Prefacio | Augurios Divinos | Tensiones Familiares | Contendientes | Batalla | ¿Por qué luchar cuando no hay esperanza? | Susurros de Liberación | Traición en la Puerta del Águila | Tras la Masacre en la Puerta del Águila | Sombras Atentas

FuenteEditar

  • The End Times III - Khaine
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.