FANDOM


Skwiknibble ojomohoso
"Mi gustar. Mi ayudar."
Skwiknibble Ojomohoso, Chamán de la Madre Hongo

Skwiknibble es un snotling de alrededor de sesenta y cinco centímetros de estatura, encorvado y sucio. Con unos cuantos pelos tiesos en su cabeza verde cubierta de verrugas. Los ojos amarillos legañosos demuestran mucha más inteligencia de la que se podría esperar de un snotling.

Skwiknibble fue mascota y compañero del Elementalista Carstein, un Hechicero Imperial que se compadeció del pequeño pielverde que estaba escondido en una cueva que acababa de limpiar de goblins. Reconociendo en él un débil destello de inteligencia (el snotling sabe contar hasta cuatro), Carstein lo domó e incluso le tomo cierto afecto. Como no podía llevarlo consigo abiertamente, lo transportaba en una pequeña maleta con agujeros de ventilación.

El hechicero murió en Marienburgo, en su habitación del Reposo del Príncipe. Cuando investigaba un artefacto de extraños poderes que había adquirido, se ausentó un momento para ir al excusado, y volvió justo a tiempo para ver cómo Skwiknibble se tragaba el amuleto. Antes de que pudiera hacérselo vomitar, le sobrevino un ataque de apoplejía por la sobreexcitación y murió.

Skwiknibble no entendía qué es lo que había sucedido, pero sabía que tenía que esconderse o habría problemas. No tenía ningún sitio a donde ir, así que, como a Carstein le gustaba el mesón, decidió quedarse allí, escondiéndose en las paredes y en la sentina, para ayudar a esta buena gente. Pronto descubrió que podía hacer el sitio más "acogedor" (para un snotling) sólo "deseándolo". Como ha olvidado que se tragó aquella piedra refulgente, supone que es por una bendición de la propia Madre Hongo, y que él es un gran chamán. Ha estado todo el mes pasado dando toques aquí y allá por todo el establecimiento y está muy contento por las reacciones de los empleados. Incluso ha empezado a cultivar setas en las vigas del ático.

Aasenberg y sus ayudantes han oído algunas noches pisadas de pies pequeños, pero dan por supuesto que es el "fantasma". La verdad sólo la sabe Harry, el gato. Ha visto por la noche a Skwiknibble y los dos han congeniado. A veces, Harry se queda sentado durante horas delante de la pared detrás de la cual está escondido el snotling, o maúlla mirando el agujero del banco del lavabo. Por supuesto, los empleados creen que el gato sólo persigue ratones.

Fuente Editar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.