FANDOM


Bretonia Templo Dama

Por toda Bretonia pueden encontrarse templos y capillas dedicadas a la Dama del Lago y al Grial. Estos lugares reciben el nombre de Santuarios del Grial. Estos santuarios han sido levantados cerca de un lugar donde la Dama del Lago haya aparecido a alguno de sus adoradores. A menudo suele ser un lugar donde se ha permitido beber del Grial a un caballero andante, para así convertirlo en caballero del Grial. También se levantan en un pueblo o aldea, o incluso en el interior de un castillo. Los santuarios son normalmente piadosamente fundados por los caballeros que tienen la esperanza de encontrar algún día el Grial, o que ya han conseguido encontrarlo.

Muchos de estos santuarios están situados en lugares remotos, ocultos en algún bosque junto a un lugar que se considere sagrado para la Dama del Lago. Los Santuarios del Grial han ido construyéndose a lo largo de toda la historia de Bretonia, por lo que algunos son muy viejos. Algunos incluso fueron construidos antes de la época de Gilles el Bretón.

DescripciónEditar

Como prácticamente todos los Santuarios del Grial son construidos por la nobleza, la mayoría son de piedra y tienen un estilo de gran envergadura dominado por arcos apuntados y grandes ventanas. La forma original y más simple de Santuario del Grial tiene una planta similar a la Fleur de Lys. Así, la nave central puede ser cuadrada, rectangular o de forma circular, y tiene tres ábsides semicirculares en tres de sus lados. En el cuarto lado se encuentra el pórtico de entrada. El ábside del extremo opuesto alberga el altar sagrado del Santuario del Grial, sobre o ante el cual descansa el relicario sagrado.

Los ábsides laterales albergan los sepulcros de los Caballeros del Grial, coronados por sus efigies talladas. Éstas representan a un caballero descansando bajo su escudo. Puede haber una pequeña puerta arqueada con peldaños que llevan hacia la cripta subterránea en la que descansan otros caballeros y Doncellas del Grial. La nave central muchas veces se eleva formando una alta torre, que descansa sobre fuertes columnas y arcos ojivales, una puerta en un extremo, ventanas en las paredes laterales y un gran ventanal en el extremo opuesto al de la puerta. Todos los santuarios del Grial están orientados hacia el bosque de Loren, hogar de las hadas y lugar donde, según se cree, son adiestradas las Damiselas del Grial. Por tanto, en la mayor parte de Bretonia están orientados hacia el sureste, lo que implica que en ese lado incide una gran cantidad de luz del sol.

El altar habitualmente tiene la forma de una pila de agua bendita o a veces es una corriente o un pozo sagrado. El relicario, normalmente recubierto de oro y plata y engastado con piedras preciosas, contiene las reliquias de los anteriores Caballeros o Doncellas del Grial que sirvieron a la capilla en un pasado remoto. Estas reliquias pueden ser cualquier objeto, desde armas a talismanes, o incluso sus huesos. Alrededor de la pila sagrada habrá varios tipos de cálices, donados al Santuario del Grial por Caballeros píos. Estos simbolizan el Grial porque, por supuesto, el verdadero Grial es mágico, no posee forma física, y nadie puede poseerlo.

Damisela del Grial imagen

La principal forma de decoración son vidrieras de colores, normalmente con la forma de la Fleur de Lys, que ilustran a la Dama, sus símbolos, sirvientes y grandes hazañas caballerescas. Las vidrieras consiguen magníficas luces multicolores para iluminar el interior; y sus numerosos tapices colgantes. En la ventana principal casi siempre está representada la Dama, pero en las capillas más pequeñas o pobres puede haber una imagen del Grial o una flor de lis. Las ventanas están decoradas en orden, partiendo de la ventana principal hacia el fondo del santuario. La ventana que hay sobre la puerta suele tener forma de flor de lis, y casi nunca está vidriada.

El suelo habitualmente estará decorado con losas lacadas con el motivo de la Fleur de Lys. Junto a la capilla se encontrarán los aposentos de las Doncellas del Grial que sirven como enfermería para los caballeros heridos. A su alrededor se cultivan hierbas para elaborar pociones y, por supuesto, Fleurs de Lys.

ResidentesEditar

Supuestamente, todo santuario del Grial está atendido por un Caballero del Grial que lo protege, lo mantiene y sirve como dechado de los valores de la Dama. En la práctica, muchos Caballeros del Grial fundaron santuarios del Grial en el lugar donde encontraron a la Dama, y por tanto hay muchos más santuarios que Caballeros del Grial. Además, la mayoría de estos caballeros pasan sus vidas errando por la región y luchando contra el mal o sirviendo a sus señores. Solo unos pocos, los caballeros eremitas, deciden pasar sus vidas cuidando de un Santuario del Grial. Es costumbre entre los Caballeros del Grial vivir como ermitaños en una habitación separada cerca de la capilla, o incluso dormir bajo el pórtico de la propia capilla, vigilando la puerta.

Grial Bretonia

En un santuario atendido, el Caballero del Grial pronuncia un breve sermón todos los damares (el nombre bretoniano del sabático), y se espera que todo el que viva cerca acuda a ellos. Los Caballeros del Grial no son escogidos por sus dotes de oratoria, pero muchos se sienten en la obligación de hacer un esfuerzo, de modo que son frecuentes los sermones prolongados, inconexos y sin sentido. El santuario permanece abierto el resto del tiempo a todo el que desee rezar o meditar, pero los caballeros impiden cualquier tipo de uso menor del edificio.

Algunos santuarios están atendidos por peregrinos del Grial y de batalla, que a menudo veneran el relicario del Caballero del Grial que fundó el santuario. En estos santuarios se procede de modo similar a los custodiados. por Caballeros del Grial, con la salvedad de que los sermones suelen ser mejores; los líderes de los peregrinos del Grial sí se escogen en función de su capacidad de oratoria.

Los Caballeros del Grial pueden decidir convertirse en Caballeros Ermitaños, viviendo en un remoto Santuario del Grial, protegiendo las reliquias guardadas en su interior, y los restos de los Caballeros del Grial enterrados en la capilla. Estos Caballeros Ermitaños defienden los Santuarios del Grial de las criaturas malignas que intenten robar las reliquias o incluso los huesos de los muertos, para realizar sus malignos hechizos. Afortunadamente, los huesos de los Caballeros del Grial son incorruptibles, y no pueden sucumbir al mal, pero sus sepulcros atraen a los ladrones de tumbas, con frecuencia No Muertos o Skaven, en busca de cualquier cosa que pueda serles útil, desecrando la santidad de la capilla con sus actos.

Algunos santuarios están mantenidos por nobles que no son Caballeros del Grial. Por lo general han sido fundados por un antepasado de los nobles en cuestión, y en algunos casos el mantenimiento del santuario es una de las obligaciones asociadas a un feudo. Apenas un puñado de ellos están atendidos por damiselas y profetisas de la Dama. Estos son los santuarios más sagrados y se consideran destinos populares para las peregrinaciones.

Estatua olvidada Bretonia por Milek Jakubiec Warhammer Total War

Sin embargo, muchos de los Santuarios del Grial más remotos están desatendidos, abandonados y la vegetación los ha cubierto totalmente, olvidándose su existencia. Estos edificios pueden convertirse en ruinas o ser usados por los campesinos como almacenes. Esto es especialmente cierto en los bosques y las regiones que han sido asoladas por el enemigo, y posteriormente reconquistadas. Al ser edificios de piedra, normalmente son las estructuras más robustas de una aldea. Los Caballeros del Grial desaprueban la mayoría de estos usos, con una excepción.

Se considera que los campesinos que ocupan un santuario para refugiarse de atacantes se someten a la protección de la Dama, un acto de piedad. Es raro que incluso estos santuarios se conviertan en ruinas, ya que los edificios de piedra son duraderos y normalmente sólo se desmoronan completamente cuando se les quita material de su construcción. En Bretonia sólo se permite construir con piedra a los nobles, y ninguno de ellos se arriesgaría a ser descubierto robando material de construcción de un Santuario del Grial.

Caballeros del Grial por Adrian Smith

Muchas veces se pierden todos los archivos o recuerdos sobre la localización de algún Santuario del Grial, y un nuevo caballero construye un nuevo santuario. Algún día un Caballero Andante encontrará por casualidad una de estas viejas capillas y sus reliquias mientras busca el Grial. Puesto que normalmente todos los Santuarios del Grial están situados cerca de los lugares donde aparece la Dama del Lago, los Caballeros Andantes buscan deliberadamente estos antiguos santuarios, o pueden ser guiados hasta ellos por visiones y sueños. En el interior de sus ruinosas criptas pueden encontrar armas mágicas, u otras reliquias depositadas en ellas por algún Caballero del Grial, que incluso puede haber sido enterrado en la propia capilla. Estas reliquias son consideradas como recompensas de la Dama del Lago, por su búsqueda.

A lo largo de los siglos, algunos Santuarios del Grial han sido ampliados por algunos nobles que han reconstruido viejas capillas o han reformado las ya existentes. Estas capillas, habitualmente denominadas Abadías del Grial, pueden contener tal cantidad de valiosas reliquias, que es necesario edificar defensas a su alrededor como las de los castillos, y cuentan con numerosos Caballeros Ermitaños para defenderlas.

Damisela y caballero

Además, en estas capillas pueden encontrarse pequeños grupos de mujeres anacoretas conocidas como Doncellas del Grial, que desean dedicar su vida a la Dama del Lago. Muchas veces son hijas y hermanas de caballeros que al no ser caballeros no pueden expresar su devoción buscando el Grial, y por tanto se convierten en Monjas del Grial. Su función primordial es cuidar de los caballeros heridos en el campo de batalla o en una justa, y proporcionar refugio y alimento a los Caballeros Andantes que recorren Bretonia. También cuidan de las necesidades religiosas de los campesinos y caballeros, como bendecir campos y espadas, y expurgar los diablillos de los pozos y hornos de pan del pueblo con el agua sagrada de los pozos y ríos de la Dama del Lago.

El más sagrado Santuario del Grial de Bretonia es el Primer Santuario, situado en el castillo de Bordeleaux. Fundado por Marcus de Bordeleaux, uno de los Compañeros del Grial, en la gran sala donde fue visitado por la Dama, estableció el patrón arquitectónico para todos los santuarios futuros, aunque se diferencia de ellos en que está orientado hacia el oeste (la sala ya existía antes). Este santuario está atendido en todo momento por una Profetisa del Grial, al menos tres Damiselas del Grial, y un mínimo de dos Caballeros del Grial. Todos los grandes nobles de Bretonia financian su mantenimiento, pero el Duque de Bordeleaux paga voluntariamente la parte más elevada.

FuentesEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.