Santa Magritta, la joya de la corona estaliana en Lustria, se localiza en la isla Colombo. Este bello asentamiento rivaliza con las ciudades del Viejo Mundo, y sus edificios de blanco resplandeciente embelesan a cuantos los contemplan. Multitud de barcos arriban y zarpan continuamente en su floreciente puerto. Los colonos llegan diariamente, junto a convictos, mercenarios, mercaderes y misioneros. A veces poderosos nobles se acercan para supervisar sus propiedades y empresas de comercio, por lo que uno nunca sabe con quién puede encontrarse en Santa Magritta. La corona de Magritta envía multitud de recursos para proteger la colonia, pues es uno de sus enclaves más ricos y florecientes.

Santa Magritta cuenta con una bien equipada milicia con la que defenderse de los asaltos de los Hombres Lagarto, así como de las odiosas incursiones tileanas. La milicia también mantiene la ley y el orden dentro del asentamiento. La zona comercial es un hervidero plagado tanto de exóticos productos locales como de bienes importados desde el Viejo Mundo. Cualquier cosa puede encontrarse en el mercado.

Fuente[editar | editar código]

  • El Heraldo de Mordheim 15.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.