FANDOM


Rossana Ophuls por Martin McKenna

Rosanna Ophuls es una joven en la veintena hermosa y esbelta, de rostro delgado dominado por cabello rojizo. Rosanna nació con el don (o la maldición) de la psicometría, la capacidad de "leer" las emociones y espigar algunos acontecimientos a partir de objetos materiales. También puede sentir los pensamientos y emociones de la gente cuando está cerca o en contacto con ella, por lo que suele ser bastante cautelosa con las personas que hay a su alrededor (ser capaz de leer la mente hace que sea aprensiva y cuidadosa).

Debido a su poderes, suele ser enviada por el templo a los lugares de los asesinatos para ver si se puede detectar cualquier cosa sobre el asesino. Con sus poderes y las pruebas adecuadas puede revivir los últimos pensamientos de la víctima, conocer fragmentos del pasado de una persona u objeto, o recrear los pensamientos del asesino... pero sus poderes no son del todo precisos, y muchas veces lo que ve en sus visiones la angustian y suelen confundirla, pero trata siempre de dar lo mejor de sí, y gracias a ella se resolvieron varios crímenes.

Historia Editar

Plantilla Spoiler Cazador de Brujas
Alto, estás caminando por la senda del Hereje. Si continúas, corres riesgo de... perderte.
Este artículo puede contener spoilers de La Bestia de Altdorf

Rosanna nació en un pequeño pueblo de las Montañas Grises del lado del Imperio. Tuvo una infancia dura dado que los aldeanos la temían debido a sus dotes, ya que le permitía conocer todos sus secretos y no dudaban en considerarla una bruja. Incluso su familia no sentía demasiado afecto por ella, y la última persona de la familia que había tenido el don de la videncia, había sido quemada por una de las inquisiciones.

Portada la Bestia de Altdorf por martinhanford1974-d3je294

Rosanna Ophuls (Ddch) con Harald y Johann von Mecklenberg

Rosanna había sobrevivido debido a que el Templo de Sigmar en Altdorf emplea a un pequeño número de videntes encargados de llevar asuntos de considerable importancia, por lo que fue rescatada de la perspectiva de una vida como costurera, y la posible perspectiva de ser enviada a la hoguera de ser denunciada como una bruja, gracias a que el Culto de Sigmar la había puesto bajo el sello de la protección tan pronto como el sacerdote del pueblo informó de su don.

Desde el primer momento la educaron para enviarla al templo de Altdorf como servidora del culto, aunque no se la presiona para que se una al sacerdocio, ni ella siente inclinaciones por hacerlo, pues no tiene fuertes creencias religiosas o fe de ningún tipo. Aún así, el Culto de Sigmar gastó mucho dinero en su educación, y siente que le debe a la catedral el servicio de sus dones.

Durante la ola de asesinatos cometidos por la Bestia, Rosanna se ofreció voluntariamente para ayudar en el caso debido a su sentido del deber. Formando grupo con Helmut Elsasser y Harald Kleindeinst, junto al elector Johann von Mecklenberg, trata de resolver el caso empleando sus poderes de psicometría. Lo que descubre la asusta y la confunde, y a medida que se acerca más a la verdad, Rosanna se vuelve progresivamente más incierta, confusa y angustiada. Se da cuenta de que la bestia es una criatura muy compleja y que en muchos aspectos refleja el lado oscuro de la gente que conoce durante sus investigaciones. Pero juntos, consiguen desenmascarar a la persona que estaba detrás de los asesinatos.

Después de los acontecimientos de la Bestia, continúa residiendo en Altdorf, bajo el amparo de Johann von Mecklenberg, ayudando a Harald a resolver otros crímenes.

Fuentes Editar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.