FANDOM


Swamp skimmer por Pat Loboyko Recolector del Pantano

"Un anzuelo, un sombrero viejo, una espada con muescas y dos piezas de bronce. En general, ha sido una mañana muy provechosa."

Recolector del Pantano anónimo

De todos los terrenos que puedan encontrarse en los Reinos Fronterizos, pocos son tan desagradables e inhóspitos como sus pantanos y ciénagas. Estos pedazos contaminados de tierra, plagados de mosquitos chupasangres y de sanguijuelas hambrientas, son caldos de cultivo para diversas enfermedades. Pese a ser territorios en los que generalmente nadie se aventura, hay todo tipo de tesoros y curiosidades sepultados bajo las enredaderas y el agua salobre, y aquellos con el temple y la constitución adecuada para resistir las enfermedades y las alimañas que lo infestan, descubren que pueden ganarse la vida en ellos. Conocidos como los Recolectores del Pantano, este colectivo de hombres y mujeres desafían el ambiente hostil con la esperanza de mejorar y quizá adquirir el pasaje fuera de esta peligrosa tierra.

Un peligroso estilo de vidaEditar

En tierras civilizadas, un “recolector del pantano” es un insulto hiriente, pero en los Reinos Fronterizos es una profesión que ofrece escapar de la pobreza extrema. Por cada recolector que es atraído a una tumba acuática por un fuego fatuo, o cuyos huesos blancos marcan la entrada de la guarida de una bestia, hay otro que regresa embarrado y con picaduras de mosquito, trayendo consigo una espada oxidada o un casco abollado con el que ganará algunos peniques.

Hay historias de un reino que una vez se extendió desde las regiones desérticas del extremo sur hasta el límite de lo que ahora es el Imperio, cuyos soldados marchaban a la guerra con armaduras de bronce y oro. De vez en cuando, un Recolector descubre los restos de esta civilización perdida, ocultando celosamente la ubicación de las ruinas, pero es solo cuestión de tiempo que otros converjan al hallazgo y lo saqueen. Muchos no regresan: los muertos descansan inquietos en los pantanos.

Algunos recolectores, cansados de recorrer las marismas, esperan su momento hasta que un inevitable grupo de aventureros llegue al lugar con la intención de explorarlo. Los recolectores siguen sus huellas, que generalmente les llevan a sus cadáveres devorados. Una vez que los depredadores del pantano han quedado satisfechos, los recolectores saquean lo que queda.

Recolectores del pantano conocidosEditar

FuentesEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.