FANDOM


Ciudad nehekhara

Fortaleza de las Almas Vengativas

Rasetra es una ciudad pequeña que se encuentra en la zona oriental de Nehekhara y es la más meridional de todas ellas, encontrándose cerca del borde de las tórridas junglas de las Tierras del Sur y de las ciudades de los Hombres Lagarto de aquel continente, por lo que se encontraba constantemente amenazada por tribus de salvajes hombres lagarto. No pasaba un año en el que los rasetranos no tuvieran que rechazar destacamentos de asalto o conducir expediciones punitivas hacia la espesura para quemar aldeas y tomar rehenes en las tribus más grandes.

La ciudad fuera fundada por el rey Rakhash de Khemri para que actuara como bastión defensivo contra las amenazas procedentes del sur. Debido a su lejanía del centro de Nehekhara, a menudo era la última ciudad en ser conquistada por los reyes más importantes del pasado de Nehekhara. Fue conquistada por Khetep, al igual que las demás ciudades de Nehekhara, pero se unió en el ataque a Khemri durante el reinado de Nagash. Por desgracia, la alianza que había derrocado a Nagash se derrumbó tras su derrota y las ciudades volvieron a luchar entre sí. Sería conquistada por Alkharad y más tarde por Alcadizzar. Por último, Settra, en su segunda venida, tomó la ciudad y ordenó a los reyes de vuelta a sus aposentos, en espera de su llamada para volver a levantarse.

Aunque Rasetra era la más pequeña de las grandes ciudades, debido a su proximidad a las mortíferas selvas meridionales y sus tribus de hombres lagarto, su ejército era inigualable. En vida, los soldados de Rasetra eran conocidos por su habilidad y ferocidad en la batalla, después de años de defenderse de los ataques de los Hombres Lagarto y se sabía que habían entrenado a los grandes lagartos de la jungla para emplearlos en la batalla. Llevaban faldellines más largos y pesados de grueso algodón que les llegaban más abajo de las rodillas y estaban recubiertos de cuero curtido que sacaban de los enormes lagartos de trueno que se abrían paso por la espesa vegetación de la selva. Se cubrían los torsos con gruesas camisas de escamosa piel de lagarto con placas óseas traslapadas para desviar dientes o garras. La extraña armadura les daba a los rasetranos un aspecto salvaje y exótico que contrastaba de manera espectacular con el de resto de ciudades.

FuentesEditar

  • Ejércitos Warhammer: Reyes Funerarios (6ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Reyes Funerarios (8ª Edición).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.