FANDOM


Símbolo Quenelles
Quenelles es el mayor de los ducados de Bretonia; se extiende por la mayor parte del centro de la región. Al este, comparte una larga frontera con el bosque de Loren, y los quenelleses tienen más tratos directos con las hadas que los habitantes de cualquier otro ducado. Al sur, el ducado limita con Carcassonne al otro lado del río Brienne, y siguiendo las agujas del reloj, limita además con Brionne, Aquitaine, Bastonne, Montfort y Parravon (estas dos últimas separadas de Quenelles por el río Grismerie)

En términos generales, el norte de Quenelles es pastoral. mientras que el sur es tierra cultivable.

RegiónEditar

El norte del ducado está dominado por el Cerro del Orco, una cadena montañosa que se alza en mitad de la región y en la que nace el río Gilleau. Las montañas del Cerro son relativamente bajas, redondeadas y horadadas por numerosas cuevas conectadas entre sí. Estas cavernas están habitadas por un gran número de pieles verdes que efectúan incursiones frecuentes contra los asentamientos periféricos.

Pocos humanos viven en el Cerro por decisión propia, aunque los duques propugnan la creación de asentamientos humanos con la esperanza de debilitar a los orcos. La mayoría de las aldeas son saqueadas al cabo de pocos años, por lo que los pueblos y castillos en ruinas son una visión habitual. Sin embargó, algunas han logrado sobrevivir, y actualmente están muy bien fortificadas. La más destacada es Viefin, que se halla al final del camino que atraviesa el Paso del Mordisco del Hacha. Viefin es un pueblo pequeño, pero sus casas son diminutas en comparación con sus inmensas murallas y torres de vigilancia. Todos los habitantes de Viefin están adiestrados para luchar, y salvo los más jóvenes o los inmigrantes más recientes, todos tienen experiencia en combate contra incursores orcos.

Entre el Cerro del Orco y el río Gilleau se extiende parte del bosque de Chálons. Esta zona parece casi completamente desprovista de monstruos: sólo se ven uno o dos grupos pequeños de hombres bestia u orcos al año. Grupos reducidas de cazadores, carboneros o leñadores pueden trabajar en el bosque sin ser molestados.

Todos los intentos de fundar aldeas han fracasado, pues resultaban en la toral destrucción de la aldea. De la noche a la mañana, la aldea era sustituida por una depresión desnuda en el suelo, como si algo la hubiera cogido entera y se la hubiera llevado. Los quenelleses sospechan que a los grupos numerosos de Orcos y Hombres Bestia les sucede lo mismo. Nadie sabe quién, o más probablemente qué es lo responsable.

En el pasado, antes de la fundación de Bretonia, el suroeste de Quenelles era la región de Cuilaux. Los caballeros de Cuileux fueron aniquilados por goblinoides, y sus tierras se anexionaron a Quenelles. Sin embargo, el valor que mostraron en su último combate los ha convertido en leyenda. Hay una gran zona conocida como la Tumba de Cuileux, en la que no se cultiva nada. Según las historias, todo el que lo intenta muere a manos de los fantasmas de los caballeros de Cuileux, que creen que sólo un orco perturbaría su descanso. El descubrimiento ocasional de huesos orcos y humanos en la zona sugiere que se trata verdaderamente del escenario de la última batalla de los caballeros de Cuileux.

Mapa Editar

  • Mapa campaña: La Gesta de Agravain

La GenteEditar

El pueblo de Quenelles es conocido por su odio implacable hacia los pieles verdes que atacan continuamente sus tierras. Resulta algo extraño: desde luego, es cierto que los habitantes del Cerro del Orco atacan con bastante frecuencia, pero las incursiones de pieles verdes no han tenido el mismo efecto en otras regiones. Algunas personas creen que los muertos de Cuileux han lanzado algún tipo de maldición sobre quienes han heredado sus tierras, obligándoles a proseguir la lucha. Ciertamente, es de notar que todas y cada una de las festividades de Quenelles implica la quema de un orco o goblin, ya sea en efigie o de carne y hueso.

Muchos aventureros quenelleses se marchan para llevar esta lucha al territorio de los pieles verdes. Estos individuos suelen dirigirse al Cerro del Orco, pero como hay orcos y goblins en todas las cadenas montañosas, hay otros que viajan a países más lejanos. A menudo se alían con los enanos con la intención de expulsar a los pieles verdes de sus fortalezas.

La política del ducado gira en torno al problema de la sucesión, ya que el duque Tancred no es el único que se ha dado cuenta de que envejece. Si Einhard regresa será el claro heredero, pero la mayoría de los caballeros andantes que van a regresar lo han hecho en el plazo de diez años. Existe una media docena de nobles con aspiraciones realistas al ducado, pero de todos ellos hay dos que destacan.

El conde Hinemar es el primogénito de la hermana mayor del duque. Es también el señor de un gran feudo situado alrededor del Cerro del Orco, y es famoso por el gran valor que demuestra frente a las incursiones orcas. Es temido incluso por sus propios vasallos, ya que la crueldad arbitraria de su “justicia" es notoria.

Lord Therevault es el nieto del hermano menor del duque, y el varón más próximo en linaje si Einhard no regresa. Sin embargo, aún no ha cumplido los veinte años, y se convirtió en caballero del reino prematuramente debido a la muerte de su padre en un accidente de caza. El accidente fue obviamente genuino, pero Therevaulr aún no está listo para gobernar. Es por eso que cuenta con el apoyo de varios nobles más dispuestos que él, con la esperanza de contar con una marioneta manejable.

La decisión final está en manos del rey, pero el duque Tancred no es el único noble que espera sinceramente que aparezca Einhard. El conde Hinemar estaría encantado de que Einhard fuese hallado muerto. Lord Therevault no sabe ni qué pensar.

Expresiones de QuenellesEditar

  • "Invertiría en la Compañía de Exploración Forestal del Loren": es increíblemente simplón.
  • “Ha olfateado sangre de orco": cree tener una oportunidad para que algo le vaya bien.
  • “Tu madre es una orca” : un insulto que puede dar pie a disputas de sangre que se prolonguen durante generaciones.
  • "Tu madre era una snotling” un insulto bromista, que se usa mucho entre amigos.

Lugares de InterésEditar

HeráldicaEditar

Heráldica de quenelles
El Duque Tancred II es el señor de las antiguas tierras de Quenelles, tierras fronterizas con el reino de las hadas. En honor a los caprichosos y peligrosos espíritus y hadas de estas tierras, su familia porta el unicornio en su heráldica; de hecho, se dice que en tiempos del primer duque, Rademund el Puro, humanos y duendes eran amigos y se podía caminar sin peligro por sus dominios.

FuenteEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.