FANDOM


Pináculo de plata
En lo alto de la parte más inaccesible de las Montañas del Fin del Mundo se levanta una desolada montaña denominada el Pináculo de Plata. Hace siglos, los Enanos habían estado excavando en las minas de este remoto lugar de las Montañas del Fin del Mundo en busca de plata y piedras preciosas y, por este motivo, habían construido allí una pequeña fortaleza. Sin embargo, como recuerda el Dammaz-Kron (el Gran Libro de los Agravios), una noche, una horda invasora penetró de algún modo en la montaña y cogió a los defensores por sorpresa. No se trataba de Goblins o Skavens, sino de una horda de Zombis, Esqueletos y Tumularios, dirigidos por una mujer vampiro a la que llamaron la "Reina del Mal”, que no era otra que Neferata. Su ejército no muerto obligó a los enanos a abandonar la fortaleza, y desde entonces jamás han conseguido recuperarla.

Los Enanos hace mucho que abandonaron la zona y ninguno de ellos, excepto los más desequilibrados matadores enanos, se atreve a acercarse al Pináculo de Plata, pues es un refugio de muertos vivientes. Ahora únicamente viajantes procedentes de los reinos humanos osan aventurarse a poner el pie en ese lugar. Si algún hombre llega a entrar en los pasadizos llenos de trampas y consigue abrirse paso entre las inmensas salas repletas de guerreros no muertos, conseguirá llegar al centro de la montaña, donde se encuentran las habitaciones privadas de Neferata.

Entrar en las salas interiores del Pináculo de Plata es como entrar en otro mundo y en otro tiempo. Aunque pueda parecer extraño, algunos han conseguido ver el Pináculo de Plata y han podido volver para contarlo. Sus historias no hablan de terror, como podría pensarse; sino que hablan de un espléndido patio, decorado al estilo de una antigua civilización, y de un palacio excavado en la roca con estatuas y muros adornados con extrañas inscripciones. Se trata de un lugar de oscuridad, donde no entra la luz del sol. Se rumorea que la reina que allí habita posee una belleza exquisita y que es atendida por doncellas de tal hermosura que cualquier hombre moriría por ellas. Nadie ha podido ver directamente a la reina de la montaña o hablar con ella. Ella trata todos sus asuntos con el rostro oculto tras siete velos y su voz es engañosa. Se dice que cría gatos.

Enanos contra Guerreros Esqueletos
Es un lugar extraño y desconcertante, ocupado por los espíritus de los muertos y las poderosas vampiresas que los gobiernan. Durante la noche gigantescas criaturas aladas levantan el vuelo desde lo alto de la montaña, y a veces llegan al lugar carruajes negros que transportan encapuchadas mujeres que atraviesan sin problemas las puertas vigiladas por zombis. Nadie sabe qué planes son urdidos durante estas visitas, pero seguro que serán causa de miseria y desgracias para los que hayan atraído la atención de las vampiresas del clan Lahmia.

Se dice que los guardianes del Pináculo de Plata visten con ropajes negros y no muestran sus rostros. Caminan arrastrando los pies y sostienen sus armas de forma espasmódica. Entrar en las salas interiores del Pináculo de Plata es como entrar en otro mundo y en otro tiempo. Vestidos con antiguos ropajes, los cortesanos no muertos de la Reina de los Vampiros mantienen vivos los antiguos ritos y tradiciones de Nehekhara. El enfermizo olor dulzón del incienso y los lujuriosos aceites impregnan las ampulosas salas en las que estatuas de dioses con cabeza de águila o chacal vigilan las puertas. El interior del palacio se ha descrito como un lugar oscuro, como si estuviera iluminado por la luz de la luna. El oro y el lapislázuli brillan en la penumbra, iluminados tan solo por el brillo rojizo de las antorchas. Las historias del palacio de Neferata se han recogido durante siglos: pueden hallarse en las baladas de Bretonia, en los escritos del Imperio y en los poemas de Tilea. Rumores similares han circulado desde las kasbahs de Arabia hasta las cabañas de Kislev.

FuentesEditar

  • Ejércitos Warhammer: Condes Vampiro (5ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Condes Vampiro (6ª Edición).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.