FANDOM


Peregrinos del Grial Bretonia Adrian Smith

Aunque el culto a la Dama se centra en la nobleza, los campesinos no la ignoran. Es cierto que la mayoría de los campesinos adoran principalmente a otras deidades, no obstante, algunos campesinos sienten tanta devoción por la Dama del Lago como cualquier Caballero del Grial.

Como estos campesinos no pueden convenirse en caballeros ni Damiselas del Grial, tratan de estar lo más cerca que pueden de quienes lo hacen. La mayoría de los campesinos temen más que adoran a las damiselas de la Dama, y casi todas ahuyentarían a quienes intentaran seguirlas, de modo que la inmensa mayoría de estos campesinos deciden formar parte del séquito de un Caballero del Grial. A estas personas se las conoce como Peregrinos del Grial.

DescripciónEditar

Caballero y Peregrinos del Grial

Cada vez que los Caballeros del Grial llevan a cabo un viaje, a su alrededor se congrega un séquito de fanáticos cuyo único objetivo en la vida es reflejarse en la gloria de estos poderosos individuos. Estos peregrinos, que se dejan llevar por su obsesión, coleccionan cualquier cosa que el Caballero del Grial abandona o deja atrás, ya sean los pedazos de una armadura rota, sus ropajes o incluso comida. Siempre que siga a su caballero y acepte las penurias de la vida errante, un Peregrino del Grial se considera en peregrinación y por tanto no puede ser convocados por su señor. Sin embargo, muy pocos emprenden este camino únicamente por la independencia, ya que los Caballeros del Grial suelen frecuentar lugares peligrosos, y la esperanza de vida de un Peregrino del Grial no es demasiado alta.

Tal es la pasión de estos religiosos carroñeros, que seguirán a su ídolo bajo cualquier clima y por cualquier lugar mientras ensalzan sus actos y crean oraciones con sus palabras. Los caballeros aguantan a estos seguidores con una resignación que roza la estoicidad e intentan no enfervorizar a sus autoproclamados apóstoles. Sin embargo, se trata de una esperanza vana, ya que los peregrinos consideran la más mínima palabra o gesto del caballero un acto de gran importancia y lo inmortalizan en relatos y canciones desafinadas.

Peregrino del Grial por zhangji
La mayoría de los Caballeros del Grial creen que sus peregrinos se encuentran especialmente bajo su protección, pero apenas les dirigen la palabra, ni siquiera para darles órdenes. Después de todo, los Caballeros del Grial están muy por encima de los peregrinos. Esto no molesta a los peregrinos, pues comparten la opinión del caballero y están encantados con poder estar cerca de ellos. Los campesinos que no comparten esta opinión no se convierten en Peregrinos del Grial. La mayoría intenta prestar servicio a su caballero, ya sea limpiando su equipo, preparándole la comida o incluso montando guardia mientras duerme.

A cambio, los peregrinos recogen los objetos que el caballero desecha y los visten como si fueran reliquias de un santo vivo. Cualquier cosa vale; un peregrino del Grial típico visten varios botones viejos, calcetines, remaches de armaduras y trozos de correas de cuero. Los más afortunados podrían vestir un orinal roto por sombrero, o tener un jirón de capa liado alrededor del corazón. Si el caballero muere en combare, la mayoría de los Peregrinos del Grial despojan inmediatamente su cadáver de toda reliquia apropiada. Se conocen casos en que los desesperados peregrinos han dado por muerto a un caballero que solo estaba gravemente herido. De hecho, no es alocado pensar que, en más de una ocasión, un Caballero del Grial habrá perecido después de que su cuerpo malherido haya sido objeto del saqueo de estos peregrinos carroñeros.

Para estos peregrinos, el Relicario del Grial es su mayor icono de devoción, tanto hacia la Dama como hacia sus caballeros. Los consideran santuarios móviles, desde los cuales los elegidos de entre estos peregrinos pueden predicar su credo. Siempre hay gente para escuchar a estos demagogos, ya que, en todo pueblo o ciudad, la gente de a pie se reunirá en torno al relicario para escuchar los detalles de la última hazaña del heroico caballero que, sin pretenderlo, encabeza la procesión. Estas reuniones pueden acabar mal, puesto que el celo fanático de los peregrinos tiende a desembocar en una violencia que a la milicia local le costará contener. No obstante, estas revueltas no duran mucho, puesto que las acalla en seguida otro Caballero del Grial, que los peregrinos interpretan, extasiados, como un enviado de su ídolo.

Peregrinos por Karl Kopinski

A menudo, algunos de los campesinos de la muchedumbre se unirán al variopinto grupo de peregrinos, movidos por las promesas de salvación que estos les habrán hecho y creyendo que van a recibir la bendición de la Dama. Otros se unen al grupo mediante tratos, en ocasiones sucios, pensando que aquí se encuentra su oportunidad para ganarse el perdón de la Dama por los crímenes que han cometido o que el predicador de los peregrinos ha magnificado (pues nunca está de más aumentar el rebaño, sea por los medios que sea).

Los Peregrinos del Grial primerizos huyen y se esconden cuando el caballero entra en combate, pero con el paso del tiempo aprenden a proporcionar cierto apoyo militar. Los más experimentados se convierten en Peregrinos de Batalla, tan competentes en combate como cualquier Caballero del Reino. Un caballero del Grial apoyado por un grupo de peregrinos de batalla es un enemigo verdaderamente formidable.

ImágenesEditar

MiniaturasEditar

FuentesEditar

  • Libro de Ejército: Bretonia (6ª Edición).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.