La Oscuridad Deslizante, la Noche Demencial, la Devoradora de Almas

Todo el que practica las artes oscuras es un necio pues, no importa cuán consumado sea, algún día acabará renunciando a su mente, cuerpo y alma con toda seguridad. Pero los peligros del uso de la magia oscura no llegan sólo a largo plazo. La Oscuridad puede cansarse de esperar. Puede surgir de cualquier sombra o rincón oscuro en forma e una abrasadora niebla aceitosa de negrura absoluta, susurrando en un millar de voces. Algunas lloran, otras ríen, unas gritan y hay tras que aúllan, pero todas suenan apagadas y desesperadas. La nube susurrante calcinará el suelo en su camino hacia el magíster que la convocó, y sus susurros se harán cada vez más fuertes y demenciales, inspirando locura en codo lo que toque.

Fuente[editar | editar código]

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.