Wiki La Biblioteca del Viejo Mundo
Wiki La Biblioteca del Viejo Mundo

Noble 4ª edición.jpg

"Como vástago de un linaje noble, destacas orgulloso de la purria."

Descripción de la profesión

"Nacer en una casa noble no es tan fácil como parece. Estás ante dilemas constantemente. ¿Qué túnica de seda debería usar hoy? ¿Qué vino tendré con mi faisán asado?"

Noble

Los Nobles son la clase dirigente del Viejo Mundo. Ellos tienen el poder, ellos controlan la tierra, y ellos dictan las leyes, aunque esto depende de su posición y de donde sean. Así, por ejemplo, en el Imperio, las familias nobles más importantes son las de los electores imperiales y, por supuesto el propio Emperador. No obstante, hay cientos más, y todos compiten por más dinero y más poder. Algunos buscan fortuna en la guerra, otros a través de negocios o política. Ninguno se rebajaría a practicar un oficio común. Los nobles más despreciables no hacen nada en absoluto, y se dedican a vivir de la fortuna familiar y asistir a innumerables fiesta, bailes y otras galas.

Descripción

Noble.jpg

"Todos creen que los nobles lo tenemos fácil, pero es una vida traicionera y siempre te acabas interponiendo en el camino de alguien. Es mejor correr riesgos ahí fuera con vosotros que enfrentarse a asesinos en casa. Prefiero mil veces una manada de hombres bestia."

‘Lugner’ Rodziner, décimo de su linaje

La sangre de sus antepasados de noble cuna corre por las venas de la nobleza, concediendo a los nobles el poder de gobernar, legislar y dispensar justicia. Pertenecer a la clase dominante parece, a ojos del ciudadano ordinario del Viejo Mundo, garantizar el derecho a vivir una vida apartada de las preocupaciones y penalidades de los hombre comunes. Los nobles controlan la tierra, y muchos han tenido la precaución de introducirse en asuntos de comercio, compitiendo con banqueros y financieros. Los nobles suelen heredar enormes riquezas y posesiones, aunque sólo quienes tienen línea directa a la sucesión pueden aspirar al poder genuino. Muchos se pasan la vida consolidando su riqueza y su poder mediante los negocios, la política y la conquista.

Sin embargo, los hijos más jóvenes y segundones de las familias nobles no lo tienen tan fácil: Como herencia va para el mayor, a menudo deben ganarse la vida como pueden y cuidar de si mismos, cuando sus hermanos mayores heredan la fortuna y las tierras familiares, ya que una de las principales preocupaciones de los miembros de la nobleza parece ser atacarse discretamente unos a otros, incluso entre parientes. Quienes no disponen de una herencia sustancial deben buscar su propio camino en el mundo, alistándose en el Ejército Estatal o en la Marina como oficiales, o poniéndose al servicio de uno de los dioses. Es común encontrarse con nobles que trabajan para casas nobles aún más poderosas que la suya, enviando por ejemplo a sus hijas a servir como doncellas de la realeza.

Noble Conde Vampiro Sylvania por zhangji.jpg

Cierto, muchos nobles desheredados se vuelven hacia la vida militar o aventurera en busca de diversión, incluso aunque para ello tengan que codearse con las clases bajas y rodearse de aventureros y zascandiles, pero son muchos más los que no sabrían hacer otra cosa: ninguno de ellos se rebajaría a vivir de su trabajo, y pocos podrían soportar el aburrimiento de estudiar con vistas a una profesión académica. Consideran la guerra un gran juego de gloria, y ven emborracharse, insultar a los plebeyos y destrozar restaurantes con una perspectiva similar.

Los Nobles tienden a tener una escasa capacidad de concentración, un acento irritante y una infalible habilidad para molestar a sus "inferiores", pero casi siempre se las arreglan para navegar incólumes por la vida, gracias a la suerte, el encanto y la deferencia que sus costumbres derrochadoras tienden a generar en los comerciantes locales.

Muchos nobles sirven a sus familias fuera de casa, esperando poder acrecentar su estatus y ser aclamados por sus pares. Otros, aburridos de una vida mimada, buscan la excitación como aventureros y aspirantes a héroes. Los vástagos con pocas expectativas buscan a veces fortuna lejos de las intrigas y las traiciones palaciegas, asumiendo otras ocupaciones para expandir sus opciones en la vida.

Un día en su vida

Noble por Tony Ackland conde.jpg

Al despertar en un suntuoso dormitorio, el noble llama a los sirvientes para que lo ayuden a arreglarse, vestirse y llevarle el desayuno. Es posible que desee escuchar algo de música, por lo que convocará a un intérprete con laúd. Puede que desee visitar la ciudad, en cuyo caso los sirvientes preparan su carruaje y le ponen una capa de terciopelo verde sobre sus hombros.

La mayoría de las personas con las que se reúnen los nobles buscan su favor a través de aduladores espectáculos de obediencia, pero puede que tenga que tratar con individuos menos respetuosos. Un agricultor puede quejarse de los impuestos, o una mujer afligida se queja de que si el Culto de Shallya tuviera una mejor financiación, su bebé no tendría haber sufrido. Ocasionalmente puede haber un momento de drama cuando un joven enojado arroja algo desagradable al noble antes de salir corriendo. Si la guardia local está lo suficientemente alerta, el noble puede tener la satisfacción de ver al plebeyo colgando.

Todos son distracciones de su verdadera función: el arte de gobernar y socializar. Se reunirá con magisters, maestres del gremio, sacerdotes y burgomaestres, y revisará el desempeño de sus subordinados, alguaciles, heraldos y sargentos. Puede redactar una nueva ley o decidir instigar alguna aventura militar. La velada podría transcurrir entre sus nobles pares en un club de clase alta, disfrutando de la última producción de Sierck en un teatro, o bailando un elegante vals en un evento.

La responsabilidad social y la nobleza

Noble dibujo.jpg

Mientras que los agitadores pueden condenarlos como parásitos corruptos, muchos nobles se dan cuenta de que se espera (aunque no se requiere) que actúen como modelos de virtud. Los nobles con conciencia social o una comprensión más profunda de la política saben que cada vez que se comportan de una manera menos que ejemplar proporcionan munición a quienes intentan atacar a la nobleza. Tales nobles hacen todo lo posible para dar un ejemplo a los que están más abajo. Juzgan a la opinión pública donando a los orfanatos de Shallya, o tomando una posición destacada en las filas de los militares en tiempos de conflicto.

Los miembros más egoístas o ignorantes de la nobleza no se molestan con tal carga de responsabilidad. Este comportamiento desagradable es más notable en el “calavera” arquetípico. Estos son generalmente nobles jóvenes y petulantes que se complace en infligir todo tipo de travesuras pueriles y humillantes a sus inferiores sociales, sabiendo que podrán librarse de cualquier problema en el que podría meterse como resultado mediante sobornos e intimidación. En muchas ciudades del Viejo Mundo se pueden encontrar pandillas de tales vividores, emborrachándose con licores caro y buscando entretenimiento.

Imágenes

Fuentes