FANDOM


Mapa Nippón

Nippón, también conocido como Imperio del Sol Divino o el Lejano Reino, es un distante archipiélago localizado al este de Catai, entre el Océano Negro y el Mar de Nippón. Más allá encontramos un interminable océano, hasta las legendarias tierras de Lumbria y Lemuria. Es un imperio independiente, conformado por multitud de islas y dominios marítimos, habitados por recios campesinos, expertos marineros y severos señores feudales. Esta lejana nación está envuelta en la niebla del misterio, pues sus gentes son enormemente reservadas, y pocos son aquellos que llegan al Viejo Mundo para comerciar. Sin embargo, muchos mercaderes llegados de la Ruta de la Seda cuentan extrañas leyendas sobre sus exóticos habitantes, fieros guerreros y majestuosas bestias.

Descripción Editar

La lejana Nippón es una de las naciones más misteriosas del mundo, y muy pocos han logrado alcanzar sus fronteras, pues el aislacionismo de sus habitantes les mantiene apartados del mundo exterior. Sus relaciones con el resto de naciones se limitan a lo diplomático y a lo militar, y muy pocos son los mercaderes que se aventuran más allá de Nippón para intercambiar sus exóticos productos. Sin embargo, en la ciudad de Marienburgo existe una pequeña comunidad nipona llamada Nipponsstad, formada por pescadores, obreros y diplomáticos, gracias a la cual se puede apreciar un ápice de la cultura de Nippón en el Viejo Mundo. También podemos encontrar nipones como sirvientes de los Altos Elfos, pues al parecer existe cierta simpatía entre ambos pueblos, unidos mayormente por su enemistad hacia los Druchii.

Samurai enmascarado Nippon 2ª Edición Battle Bestiary ilustración

El poder central de Nippón es ocupado por el Sol Divino, un poderoso emperador que gobierno sobre todo el archipiélago con puño de hierro. Este gobernante cuenta con una naturaleza semidivina, y es considerado un descendiente de los propios dioses. En todo Nippón se le venera y respeta como a una divinidad, pero su poder político y militar resulta ser sumamente limitado. Nippón se divide en una serie de feudos, enfrentados entre sí, y ferozmente independientes. Estos señores feudales son conocidos como Samuráis, y aquellos más poderosos de entre ellos son los Shogun. Son famosos por su crueldad, y no responde a nada que no sea su honor o su espada. Estos nobles guerreros gobiernan sobre grandes dominios y dirigen séquitos de leales fanáticos y ejércitos de impetuosos guerreros, entablando a menudo guerras internas entre ellos. El Sol Divino poco puede hacer al respecto, y su labor como líder consiste en unir a los nipones frente a las amenazas externas, pero poco puede hacer para evitar las eternas guerras civiles.

Nippón es una tierra inhóspita, salvaje, repleta de terribles bestias, demonios y peligros. Tan solo los aventureros se deciden a viajar a tan desconocidas islas, así como los saqueadores y piratas. Muchos otros se ven amedrentados por las oscuras leyendas sobre los habitantes de Nippón, así como por las cruentas tormentas que azotan las costas niponas. Las sombras caen sobre Nippón incesantes, y ellos así lo desean. Sus mejores guerreros son expertos asesinos que, ocultos en la oscuridad, acaban con cualquier invasor antes de que este pueda siquiera pestañear. Para los enemigos de los nipones, no hay lugar seguro en sus islas, pues estos sigilosos guerreros nacen de las sombras, y en el Lejano Reino, nadie sabe que oculta la oscuridad.

Sociedad y CulturaEditar

East89flytemplex

La sociedad nipona está sumamente influida por su aislacionismo, y sus habitantes son extremadamente desconfiados de los extraños: sólo permiten a los forasteros viajar por sus tierras muy de vez en cuando, y en aquellos lugares que ellos consideran. Es por ello que Nippón es un reino tan profundamente desconocido. Esto tan solo ha alimentado las leyendas y mitos que se cuentan sobre esta tierra, y muchos reniegan de visitar sus costas, atemorizados por las historias de coléricos demonios, bestias marinas y vengativos espectros.

Se dice que los nipones son bajos y de complexión delgada, con una piel pálida y ojos rasgados. Aquellos más pudientes visten con ropas de seda y telas de gran calidad, mientras que los campesinos se cubren con harapos mugrientos. Los Samuráis se alzan resplandecientes, con armaduras de madera lacada con colores brillantes. Los ornamentos decoran sus yelmos y corazas, y les hacen parecer dioses para el resto de habitantes de las islas. Los nipones se rigen por un código de honor y valor, siendo para ellos vital no rendirse jamás, pues sería toda una deshonra. Esto les convierte en gente muy orgullosa, que se niega a aceptar la ayuda extraña. Además, muchos de ellos no ven con buenos ojos a los extranjeros, y se muestran reacios a entrar en contacto con ellos, o dejarle vagar por sus tierras.

El pueblo de Nippón está gobernado con puño de hierro por los Samuráis. Estos caudillos guerrean incesantemente entre ellos por aumentar sus dominios y poder militar y económico, llevando la hambruna y la desolación a muchos lugares de estas islas. Y aquellos que sufren sus juegos de poder son los campesinos. Nippón es un imperio sumamente feudal, donde el campesino vive en una situación lamentable, rodeados de enfermedades, bestias y peligros. Sus míseras vidas solo pueden ser protegidas por los Samuráis, quienes juran proteger aldeas y ciudades si sus habitantes de unen a sus filas y les pagan una desorbitada cantidad de impuestos. Los campesinos son muy reticentes a luchar por los Samuráis, pero en muchas ocasiones no les queda de otro remedio. Sin embargo, cuando la vanidad de sus señores supera todo límite, muchos campesinos acaban por organizarse, formando rebeliones para acabar con la tiranía que les oprime. Aunque estas revueltas rara vez llegan a buen puerto. Lo cierto es que la presencia de los Samuráis incluso en la más pequeña aldea se torna sumamente necesaria, pues son los únicos con capacidad para mantener el orden y proteger a los campesinos de las bestias que rondan los bosques y montañas de Nippón.

Hechicero de Nippón

Hechicero de Nippón

El Sol Divino se mantiene recluido en su esplendoroso palacio, y rara vez se aventura lejos de la sombra de sus murallas. Su poder sobre los diferentes señores feudales que gobiernan su imperio es prácticamente nulo, y nada puede hacer para evitar las constantes luchas y rencillas internas. Sin embargo, a ojos de la población más humilde, el Sol Divino es todo un dios, y su figura se venera como el elegido de Simca Naranja, la deidad principal de los nipones. La devoción a esta deidad es algo sumamente importante para las gentes de Nippón, y por ello existen una infinidad de órdenes de monjes, tanto militares como religiosas, las cuales seleccionan a aquellos niños con mayor potencial, y les entrenan para desarrollar sus capacidades físicas y mentales. Para muchos nipones, la fe es cuanto les queda, pues viven en un mundo de miseria y servidumbre, envueltos en la acechante y terrible oscuridad que cubre Nippón.

El sistema de clases de Nippón es muy severo, y muchos campesinos nacen condenados a la pobreza. Sin embargo, una creciente clase mercantil está logrando abrir la nación al mundo, siempre bajo la voluntad de los Samuráis, interesados estos en las riquezas del comercio. Aunque dada la localización de Nippón, y las fuertes tormentas que suelen rondar sus aguas, este comercio es muy precario, solo reservado para los más intrépidos. A parte de los mercaderes, tan solo algunos Señores Samuráis, sedientos de aventuras, marchan más allá de las islas. Acompañados por sus seguidores, zarpan en Juncos de Guerra hacia el horizonte en busca de tierras lejanas, especialmente si los otros clanes feudales le están cortando las alas en su hogar.

La magia es una fuerza misteriosa en Nippón. Entre sus gentes existen poderosos hechiceros, que utilizan sus artes mágicas para conspirar en las cortes y ganar influencia política. Muchos magos del Viejo Mundo viajan hasta esta lejana tierra para conocer de primera mano los secretos de los Hechiceros Nipones. Su verdadero poder sigue siendo un misterio, pero los Skaven del Clan Eshin fueron aprendices de estos hechiceros, y gracias a sus conocimientos pudieron desarrollar el Saber del Sigilo. Hemos de suponer que los Hechiceros Nipones disponen de las mismas capacidades.

La Tierra del Sol Divino Editar

Nippon mapa warhammer

El archipiélago de Nippón consiste en un conjunto de islas, al este de Catai, envueltas por el Mar Lejano al norte y este, y por el Mar de Nippón, al sur y oeste. No se sabe el número exacto de islas que componen el imperio de Nippón, pero sabemos con certeza que el poder marítimo de estas gentes les ha hecho conquistar toda isla a su alrededor. Las aguas que rodean Nippón son cambiantes y tumultuosas. Los tifones y tormentas destrozan cuanto encuentran en su camino, y poco o nada puede hacer un capitán inexperto para sobrevivir en estas aguas. Además, se dice que unas nieblas cubren el archipiélago, por lo que cualquier marinero que no conozca estos mares acabará encallando en alguno de sus bancos de arena, o en las rocas de la costa. Las gentes de Nippón también sufren las tempestades e impetuosas tormentas, pues estas destrozan los cultivos, condenando a la hambruna a los campesinos.

Las tierras de Nippón son vastas e inhóspitas, rodeadas de tierra muy poco fértil y de escarpadas montañas. El frío es demoledor en invierno, mientras que en verano, el calor es terrible y abrasador. En estas condiciones, tan solo los más duros pueden sobrevivir. La gente tiende a habitar mayormente en pequeñas aldeas, por lo que muy pocas ciudades existen en Nippón. Los Samuráis controlan sus feudos desde austeros castillos en lo alto de las colinas, rodeados de bellos jardines de cerezos y flores, mientras que los campesinos se aglomeran en torno a las pocas tierras fértiles y a los ríos, pues son los únicos lugares donde se puede sobrevivir. Quizás la única gran ciudad que existe en todo el archipiélago es aquella que rodea el Palacio de Sol Divino. Las pequeñas ciudades como Asigawa o Bakemono poco logran desarrollarse dadas las constante guerras y la falta de comercio entre ellas. 

Los bosques que plagan los valles de Nippón son oscuros y tupidos, de cerezos y sauces, donde casi no penetra la luz del sol, y nadie osa poner un pie. Se dice que en sus entrañas habitan lobos, grandes jabalíes y majestuosos ciervos. Pero nadie se atreve a internarse en su interior, ni siquiera los cazadores más expertos. No faltan las leyendas de seres terribles que acechan en las sombras, dispuestos a acabar con el viajero al más mínimo descuido. De las miles de leyendas sobre monstruos, espíritus y engendros, la única que conocemos del cierto son los Oni. Estos seres, parientes de los Ogros, habitan en cuevas y grutas, y atacan a cualquiera que vean para alimentarse de su carne. Son seres muy agresivos, que rara vez se mezclan con los humanos apara algo que no sea devorarles. En el mar también existen leyendas sobre grandes bestias marinas, pero a los pescadores no les queda más remedio que aventurarse a las aguas si quieren sobrevivir.

ReligiónEditar

Monje Simca Naranja

Monje de Simca Naranja

La deidad principal de las gentes de Nippón es Simca Naranja, el cual se extiende también por buena parte de oriente. Aunque otros espíritus y deidades menores también conforman las creencias de Nippón, este dios es el pilar espiritual para los habitantes de estas islas, y aquellos que profesan su fe se ven envueltos en una vida de tradiciones, ritos, rezos y meditación. Los monjes de este dios viajan por toda la nación, dedicados a la contemplación y la reflexión, ayudando a todo aquel que lo necesite. Aunque existe una rama de estos monjes expertos en el combate, el llamado Vimto, y aquellos que lo profesan son los Magos Vimtoístas. Su poder en combate no tiene parangón, viajando estos por toda Nippón para acabar con cualquier amenaza para su pueblo. No se conoce el poder real de estos monjes guerreros, pero si es cierto que parecen tener habilidades relacionadas con la curación, así como hechizos para destruir a todo demonio que se encuentren en su camino. Para acceder a estas órdenes de monjes, los niños son elegidos desde pequeños, siendo aceptados solo aquellos que presenten cualidades únicas. Estos dedican toda su vida a la filosofía, la teología y las artes marciales. Toda una vida de duro estudio que perfecciona enormemente sus cuerpos y sus mentes.

Algunos nipones adoran al Señor Tsien-Tsin, conocido en el Viejo Mundo como Tzeentch. Su adoración se centra mayormente en la corte, e influye enormemente en las decisiones tomadas por los Samuráis, o incluso por el propio Sol Divino. En el archipiélago también existe la mácula del Caos, y sus bestias y adoradores se ocultan en las montañas, listos para guerrear en nombre de sus dioses. Algunos Samuráis se han vuelto verdaderos fanáticos del Caos, y tan solo los Magos Vimtoístas pueden enfrentarse a ellos cuando comienzan a devastar la tierra, seguidos por grandes ejércitos de demonios.

Cronología (según el Calendario Imperial) Editar

  • -238 - El gran explorador Elfo Oscuro Kaledor Maglen, de los Sombras, descubrió y exploró el Camino Negro, una ruta a través de las cavernas inundadas del Mar Subterráneo. Esta permite a las Arcas Negras Druchii pasar por debajo de las Montañas Espinazo Negro a las Tierras Quebradas y al Mar Hirviente, en la costa occidental del Nuevo Mundo. Los Naggarothi utilizan las cuevas para llegar a las tierras de Nippón y Catai que se encuentran al otro lado del Mar Remoto.
  • -87 - Las Arcas Negras empezaron a cruzar el Mar Hirviente y a saquear las tierras orientales más alejadas del Viejo Mundo. Para los Elfos Oscuros estos eran territorios desconocidos, y por cada flota que regresaba con trofeos y esclavos, media docena volvían a Naggaroth con las manos vacías.
  • 1103 - Laithikir Fellheart sigue a las flotas de los Altos Elfos en torno a Catai y Nippón y lanza un siglo de incursiones despiadadas que dan un gran poder a la familia Fellheart. Con sus mapas otras flotas druchii saquean con mucho éxito las ricas costas de Ind y Catai. La competición por el permiso del Rey Brujo para asaltar estas tierras provocó un periodo de luchas internas e intrigas que inundó de oro y plata las arcas de Malekith.
  • 1315 – Parte de los restos del ejército bárbaro que asaltó Catai durante la Gran Invasión Kurgan llega a Nippón, huyendo de las espadas de sus enemigos. Se dedican a saquear esta tierra, hasta que los Señores Samuráis forman un gran ejército para expulsarles de vuelta al mar.
  • 2322 – Los mercaderes de Marienburgo arriban por primera vez en Nippón, fomentando el comercio en sus puertos. De este modo llega la pólvora a Nippón, y estos comienzan a desarrollar armas y artillería para poder rivalizar con la todopoderosa Catai.
  • 2475 – Mercaderes nipones fundan una colonia mercante en Marienburgo, la llamada Nipponstaad. Nippón comienza a abrirse al mundo, y el Sol Divino se esfuerza en mejorar sus relaciones diplomáticas con el resto de naciones.

Contactos con otras razas y naciones Editar

Skaven Editar

Hoja asesina WH Invasion por chrzan666 Asesino Skaven

Los primeros Skaven que llegaron al Lejano Oriente pertenecían al Clan Eshin. Este clan había sido dirigido hacia el este a través de las Tierras Oscuras por Lord Visktrin, que murió hacia el -1400 CI tras luchar contra un dragón en las Montañas de los Lamentos y encargó a su sucesor que estableciese su bastión aún más al este, de modo que estos Skaven perdieron el contacto con el Consejo de los Trece y alcanzaron Catai. Cuando regresaron a Plagaskaven en medio de la Primera Guerra Civil Skaven, habían cambiado mucho. Durante ese largo periodo en contacto con las misteriosas culturas humanas de Ind, Catai y Nippón, los Skaven habían aprendido mucho, especialmente en las artes del sigilo y el asesinato. Un producto de esta copia de técnicas fue la bomba de humo, una pequeña y frágil granada llena de polvo explosivo que detona con un estallido al golpear el suelo. Hoy día, gracias al gran laberinto de túneles que mantiene unido al Imperio Subterráneo cubre todo el mundo, los agentes Eshin pueden cruzar de Nippón a Bretonia en menos de seis meses. Aún mantienen mucha influencia dentro de la política de Nippón, y se arrastran entre las sombras, compitiendo y colaborando con los Asesinos Ninjas en sus complots de asesinato.

Elfos Oscuros Editar

Desde tiempos inmemoriales, la relación entre Nippón y los Druchii ha sido sangrienta y oscura. Milenios atrás, los saqueos constantes devastaron las costas de este imperio marítimo, y los Elfos Oscuros secuestraron a miles de nipones para venderlos como esclavos. Centenares de capitanes han obtenido fama y riqueza de sus saqueos en estas aguas, tales como Laithikir Fellheart y Kaledor Maglen. El odio une a ambos pueblos en una guerra eterna, y las flotas de los nipones parten para intentar dar caza a los Druchii antes de que estos alcancen sus costas y saqueen cada pueblo que encuentren.

Viejo MundoEditar

En ocasiones, se pueden ver regimientos de nipones en el sur del Viejo Mundo, rondando por las ciudades tileanas. Muchos Samuráis deshonrados, o simplemente aburridos de su tierra natal, se embarcan para servir como mercenarios. Estos regimientos son muy estimados por los príncipes de Tilea, puesto que su disciplina es férrea, y luchan con una valentía que muy pocos pueden llegar a igualar.

Marienburgo Editar

Marienburgo Puerto Marino por John Wigley

Los mercaderes de Marienburgo en el Viejo Mundo han alcanzado Nippón desde al menos el 2322 CI, comerciando con sus aldeas costeras. Un siglo después, se estableció una gran comunidad nipona en Marienburgo, conocida como Nipponstaad. El barrio está cubierto de cerezos y sauces, y cuenta con esplendorosas decoraciones de jade, como en el célebre Puente de la Luna Verde. Los farolillos iluminan cada rincón, así como las estatuas de los dioses de oriente. Su poder comercial no es muy relevante, pero el Sol Divino está más interesado en las relaciones diplomáticas que en las ganancias económicas. Ha establecido una embajada en el Vreemdelingsvaart, aunque sus extrañas costumbres y su impenetrable lenguaje dificultan a los marienburgueses adivinar sus intenciones.

Se sabe que la Casa den Euwe, de las más influyentes de Marienburgo, está fuertemente influida por su comercio con Nippón. Su emblema es un óvalo de jade decorado con el carácter blanco nipón de la prosperidad, su mansión está junto al Puente de la Luna Verde, y su muelle privado está decorado con sauces, cerezos y pequeñas estatuas de dioses nipones y catayanos. El líder de los den Euwe, Karl, está casado con una dama nipona llamada Katsi Okumoto, y su hijo, Egmond, ha viajado por mar hasta Nippón y Catai.

CaosEditar

No se sabe prácticamente nada sobre la presencia del Caos en Nippón, ni de cómo es visto por sus gobernantes. Sin embargo, sí que existen sectas adoradoras del Señor Tsien-Tsin, conocido en el Viejo Mundo como Tzeentch, que forman cábalas para obtener el poder en las cortes. Además, dada la cercanía con los desiertos del Caos, bárbaros del norte llegan a sus costas en busca de botín y sangre para sus dioses, enfrentándose a los ejércitos nipones. Muchas bestias mutadas por el caos, así como extraños demonios, habitan en las montañas de Nippón, atormentando a sus ciudadanos. La leyendas hablan de hombres con cabeza de jabalí, armados con fauces temibles y colérico temperamento, e incluso se cuenta sobre embelesadoras mujeres con colas de zorro, con gran habilidad manipulando la magia, pero estas leyendas son solo habladurías de los viajeros. Es trabajo de los Magos Vimtoístas lidiar con ellos, así como de los Ronin que vagan por todo el territorio de Nippón.

Altos ElfosEditar

Alto Elfo Cuerno

Los Altos Elfos han comerciado con el Lejano Oriente desde antes incluso del 1103 CI. Sus relaciones siempre han sido muy cordiales, casi anecdóticas, pero intentan colaborar en la medida de lo posible para expulsar a los Druchii de las aguas del este. Se puede llegar a ver a nipones al servicios de los Asur, pues ambos pueblos tienen un sentido de la justicia y el deber muy similar, y es por ello que tienden a entenderse. El Clan Lianllach, una familia de Altos Elfos asentada en Marienburgo, comercia intensamente con Nippón, Catai y el Nuevo Mundo.

CataiEditar

Las dos potencias del este, el Imperio del Emperador Dragón y el Imperio del Sol Divino, han sido enemigas desde su mismo nacimiento. Las guerras entre Catai y los diversos feudos de Nippón tienen su origen en el control de las aguas que separan ambos territorios, puesto que ambas desean controlar los mares y enriquecerse con su comercio. A lo largo de los siglos, estas pequeñas escaramuzas derivaron en guerras a gran escala, donde las flotas niponas arrasaban la costa catayana, y donde las legiones de Catai invadían las islas de Nippón, y saqueaban sus aldeas y ciudades. Las hostilidades constantes han acabado por desarrollar una gran enemistad entre ambos pueblos, por lo cual una alianza entre ellos es algo impensable. Y estas luchan han mermado enormemente a ambos imperio, debilitándolos frente a la verdadera amenaza, el Caos, acechante desde el norte. Se dice además que, en una época de relativa paz, el Rey Mono tomó el poder en Catai, y su enemistad con el Sol Divino derivó en una reavivación de los conflictos. 

EjércitosEditar

Nippon diorama

El poderío del imperio insular de Nippón es considerado una amenaza incluso en el Magno Imperio de Catai, pues tanto en tierra como en el mar son grandes militares y estrategas, contando con milenios de experiencia en combate. En las aguas, sus Juncos de Guerra cazan a las naves enemigas utilizando su velocidad, para reducirles a astillas con uno sus rugientes cañones. Aunque sin duda aquello que transforma a Nippón en una gran potencia marítima son los Atakebune. Son inmensas naves, tan titánicas que llevan verdaderos castillos sobre sus cubiertas, cada uno de los cuales está repleto de cañones y lanzacohetes. Su tamaño les hace capaces de rivalizar incluso con las Arcas Negras de los Elfos Oscuros, protegiendo así las costas niponas frente a cualquier ejército invasor. Si un Junco de Guerra naufraga en costas extranjeras, el Comandante Samurái reunirá a sus hombres y marchará directamente hacia el representante de la autoridad más cercana para ofrecerle sus servicios a cambio de comida y refugio. Muchas veces los ejércitos de Nippón viajan hacia el norte, con el objetivo de repeler a los Hobgoblins. Estos no son una amenaza marítima, pero el riesgo que supone su presencia es alto, y deben ser ocasionalmente expulsados para evitar que comiencen a aventurarse en las aguas de Nippón. 

Y en tierra, sus ejércitos siguen siendo igual de eficaces. Las endebles infanterías campesinas, los llamados Ashigaru, son dirigidas por los Samuráis, la nobleza guerrera de Nippón, a quienes siguen con disciplina y devoción. Su código marcial no admite el fracaso, y no puede haber honor en la derrota. Los Samuráis se preocupan mucho por mantener su reputación como guerreros, y siempre luchan al máximo de sus capacidades. El entrenamiento, la devoción y la práctica continua han convertido a los Samuráis en combatientes fabulosos. Aquellos que siguen a la guerra a los Samuráis son mayormente fanáticos, guerreros obsesionados con la figura de su Comandante, que darán su vida gustosos por la causa. Algunos de ellos llegan a convertirse en Kamikazes, transformándose en bombas humanas, y acudiendo al combate portando barriles de pólvora o cargas explosivas. Si por azares del destino, estos no mueren en batalla, se suicidarán, ofreciendo su vida a Simca por la deshonra. 

Señor Samurai

Los Samuráis son enormemente polivalente, y su entrenamiento es simplemente insuperable por cualquier humano, siendo expertos en el combate con espada, lanza, naginata y arco. Algunos utilizan además pistolas, mientras que otros se especializan en ser diestros jinetes. Otros reciben mayor honor en combate, y pueden llegar a montar un poderoso Perro del Templo, o incluso un legendario Ki-rin. Algunos Samuráis, ya sea por deshonra o por nacimiento, acababan por transformarse en espadas errantes, los llamados Ronin. Estos limpiaban la mácula de sus nombres en duelos a muerte, luchando sin armadura contra los enemigos más dignos que lograban encontrar. Muchos nobles, tanto hombres como mujeres, acababan transformando en Ronin para limpiar el honor de su familia, simplemente como forma de vida, errando eternamente en busca de enemigos dignos. 

Pero nadie es superado en combate por los Magos Vimtoístas, los cuales, totalmente desarmados, pueden acabar con el más terrible enemigo. Tienen gran agilidad para esquivar y detener golpes, y la protección de su dios parece ser más que suficiente para salir indemnes incluso de los combates más peligrosos. Nadie se atreve a oponerse a su voluntad, y en las aldeas se les venera como si de legendarios héroes se tratara.

Ninja kusarigama Nippon 2ª Edición Ravening Hordes ilustración

Los Asesinos Ninja son miembros indispensables del séquito de un Señor Samurái, oscuros agentes de la muerte que se lanzan sobre los incautos y los matan sin piedad. Se mantienen ocultos entre los regimientos de tropas comunes hasta que llega el momento de saltar a la acción. Una vez que su regimiento está luchando cuerpo a cuerpo contra otro, el asesino se despoja de su disfraz, salta de entre sus compañeros y ataca a cualquier figura importante del ejército enemigo. En otras ocasiones forman comandos, muy apreciados por su eficacia para acabar con cualquier tropa enemiga con suma rapidez. Controlan gran variedad de armas, y tienen extraños artefactos para evadir el combate en caso de necesitarlo. Otros prefieren confiar en el su fe para combatir, seguros de sus posibilidades si su devoción hacia su dios es absoluta.

Los ejércitos de Nippón utilizan la pólvora en multitud de sus armas, como podría ser en los regimientos de toscos arcabuces, en las sencillas pistolas de chispa, apreciadas por los Jinetes Samuráis, y en los Cañones y los Lanzacohetes de Guerra. Aunque muchos Samuráis jamás se rebajarían a trabajar tan de cerca con sus inferiores, ni a manejar armas fundamentalmente "cobardes", la profesión de artillero es muy apreciada entre los escalafones militares inferiores.

Gracias a la voluntad de su poderoso dios, los Perros del Templo cobran vida en caso de extrema necesidad, para ayudar a los nipones a combatir a sus enemigos.  Otras bestias que marchan junto a los ejércitos de Nippón son los Oni. Estos son mucho más escasos, y tan solo acuden a la llamada de las armas cuando sus propios hogares están en peligro. Aunque su hambre es voraz, su fuerza y tamaño son muy apreciados por los nipones, pues no tienen problemas en devastar las filas enemigas con sus martillos y garrotes. En muchas ocasiones, destacamentos de mercenarios son contratados para la guerra, siendo mayormente conformados por Ogros y Gigantes.

Héroes Editar

Unidades Editar

Nipones conocidosEditar

  • An Lu-Shan - Conformando grandes alianzas y ejércitos, este Shogun es la mayor amenaza para el poder del Sol Divino, pues sus fuerzas son realmente temibles. Se cuentan leyendas sobre su juventud, cuando se embarcó para combatir contra los poderosos Hobgoblins.
  • Atachi - Poderoso vasallo Samurái, que dirige a diez Samuráis montados en caballos con bardas y armados con arcos y espadas.
  • Chuhoi - Es un legendario Ronin, famoso por retar a todo aquel que se cruce en su camino, desde el más pequeño de los niños hasta el más terrible de los demonios.
  • Fujima - Era el principal colador de té de Sanyo Kawasaki. Durante el asedio a la capital de Nippón, dirigió a siete Kamikazes con armaduras de placas y espadas.
  • Honda Susuki - Otro de los compañeros de Sanyo. Era un poderoso héroe que había liberado a los monjes vimtoístas de Asigawa del dominio de su opresivo señor. Esos quince monjes le seguían desde entonces en sus viajes, ofreciéndole consejos místicos y solaz religioso, y apaleando a cualquiera que no le mostrase el debido respeto. Honda vestía armadura de placas y tenía una espada mágica.
  • Katsi Okumoto - Esposa de Karl den Euwe, líder de la Casa den Euwe de Marienburgo.
  • Masahito - Un silencioso e imponente portero al servicio de Venk Kataswaran, un mercader de Ind.
  • Min - Comandante mercenario de un antiguo ejército leal al Sol Divino, que ahora vende su espada al mejor postor. Los Señores Samuráis compiten por contratarle.
  • Naga - Es el líder de un ejército campesino que amenaza la estabilidad de los nobles nipones. Ha acabado con cuantos rivales le han enfrentado, pues como Ninja renegado, no tiene rival en combate.
  • Nagajima - Un vasallo Samurái de Sanyo, que dirigía a sus lanceros Ashigaru.
  • Nissan - Era el portador del cuenco de arroz de mayor confianza de Sanyo Kawasaki. Durante el asedio a la capital de Nippón, dirigió a nueve Samuráis con armaduras de placas, espadas y arcos largos.
  • Nitto - Un anciano pero sabio Mago Vimtoísta que no necesitaba de armas para defenderse. Le acompañaba su pupilo, Akai, que llevaba un bastón y otras armas ocultas, como cuchillos y hachas.
  • Po - Mago Vimtoísta que ha viajado por toda Nippón, combatiendo contra los servidores de la oscuridad. Detesta a los demonios más que a cualquier otro ser.
  • Sanyo Kawasaji - La historia de Sanyo Kawasaki es un ejemplo típico de los relatos tan honrados por la casta Samurái de Nippón. Kawasaki estaba amargamente enfrentado con el gobierno de su país, al que consideraba débil y liberal. El conflicto se desató cuando un navío extranjero fue visto en la costa occidental, y las perezosas autoridades no hicieron el menor esfuerzo por hundirlo. Desperdiciar esa oportunidad de causar muerte y destrucción era anatema para los verdaderos Samuráis, y provocó un amplio rechazo. Sanyo Kawasaki reunió un ejército y sitió la capital, pero el asedio fracasó y Kawasaki cometió suicidio ritual como gesto de desprecio. Sanyo vestía armadura de placas y combatía con su espada mágica.
  • Sansui Lee - Un devoto vimtoísta y seguidor juramentado de Honda que combatía sin armas.
  • Tachi - Nadie sabe el origen de este Ninja, pero es terriblemente conocido por asesinar a cualquiera que sea señalado por su dedo. Los líderes de Nippón tiemblan ante su nombre.
  • Toko - Un Asesino Ninja al servicio de Venk Kataswaran, el dueño del Loto Dorado de Marienburgo.
  • Wak-So - Este portentoso guerrero es la espada predilecta del Sol Divino, el general de sus ejércitos. Gracias a sus prodigiosas habilidades, este caudillo intenta evitar que los poderosos Shogun ostenten todo el poder.
Estandartes Nippon 3ª Edición ilustración

NotasEditar

Hasta la 3ª Edición de Warhammer, el trasfondo tenía un tono paródico mucho más marcado, y puesto que la mayor parte del trasfondo nipón viene de aquella primera época, pueden encontrarse bromas ocultas en casi todos los nombres. Además, la idea de completar y aumentar el trasfondo, así como de hacer un ejército oficial para Nippón, fue abandonada por GW. Según Graeme Davis:

Oriente nunca fue desbloqueado oficialmente por GW. Se mojaron un poco en ese terreno cuando Kagemusha, la miniserie Shogun y la moda ochentera de las camisetas de personajes japoneses despertaron el interés de los frikis de los 80 por el Japón feudal. Existió brevemente una gama de Héroes Orientales, y los gemelos Perry hicieron unas pocas miniaturas de ninjas, pero casi no había textos sobre ellos. Yo propuse una caja de batalla de Héroes Orientales contra Hobgoblins, que se iba a titular La Venganza de Bakemono, pero las cajas de batalla fueron abandonadas después de McDeath. Lo que Mark ha encontrado son los restos mortales del proyecto Tetsubo. Dave Morris y Oliver Johnson, autores de los libros de juego "Way of the Tiger", recibieron el encargo de crear un suplemento de Nippón para la 1ª Edición de WFJDR. Yo fui uno de los que revisaron los manuscritos originales cuando los entregaron, y todos estuvimos de acuerdo en que no encajaba totalmente con el ambiente de WFJDR. Pasó mucho tiempo languideciendo en la pila de "pendientes de desarrollar", pero nada salió de ahí. Con el paso del tiempo se fue haciendo más difícil obtener el visto bueno para una nueva aventura de Enemy Within, y mucho menos para abrir una nueva región entera. Entonces la moda de Japón se pasó, y ahí acabó todo.

MiniaturasEditar

ImágenesEditar

  • Ronin.
  • Ninja con kusarigama.
  • Ninja con espada.
  • Arcabucero Ashigaru.
  • Cañón nipón.
  • Samurai y Arquero Ashigaru.
  • Señor Samurai a caballo.
  • Arquero Samurai.
  • Asesino Ninja.
  • Lancero Ashigaru.
  • Guerrero Samurái.
  • Oni.

FuentesEditar

  • The Book of Battalions (1ª Edición).
  • White Dwarf 52 (Inglesa).
  • White Dwarf 64 (Inglesa).
  • White Dwarf 78 (Inglesa).
  • White Dwarf 81 (Inglesa).
  • Citadel Journal Summer 1985.
  • Citadel Journal Winter 1985.
  • Warhammer Armies: Battle Bestiary (2ª Edición).
  • Ravening Hordes (2ª Edición).
  • Warhammer Armies (3ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Elfos Oscuros (4ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Skaven (4ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Skaven (6ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Elfos Oscuros (7ª Edición).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.