Mullah Aklan'd.jpg

Célebre y reverenciado guerrero árabe, Mullah Aklan’d pasó a la historia por liderar al pueblo árabe contra los Altos Elfos, los cuales habían ocupado buena parte de la costa de Arabia en su expansión territorial. Además, su devoción religiosa hacia ciertas sectas del desierto dejó huella en todos aquellos que siguieron sus pasos, formando lo que hoy conocemos como Comandos de la Muerte. Fue aquel que unió a los árabes por primera vez, siendo el primer Gran Sultán, recordado por el resto de la historia de Arabia como el líder más férreo y capaz que ha liderado al pueblo árabe.

Historia[editar | editar código]

Nativo de la isla de Fyrus, Mullah Aklan’d vivió en su infancia el saqueo y la ocupación de su isla natal por parte de supuestos Altos Elfos. Tras lograr huir, invirtió su juventud y buena parte de su vida en aunar a los habitantes de Arabia, en aquellos días divididos y enfrentados, formando un gran ejército para acabar con la presencia Asur en la península. Sus ataques fueron terribles, acabando con la poca resistencia que los Altos Elfos fueron capaces de presentar. Este conflicto con los Altos Elfos y la Guerra de la Barba comenzaron simultáneamente, por lo cual se podría intuir que el Rey Brujo influyó en esta carnicería orquestada por los árabes. Mullah Aklan’d logró aunar a cientos, o incluso a miles de guerreros bajo su mando, y se ganó el favor del pueblo árabe. Por ello, tras librar su última batalla, el Gran Asedio de Fyrus, y recuperar su isla natal de manos de los elfos, se autoproclamó Gran Sultán, y unificó toda Arabia por primera vez en su historia.

Las batallas con los Asur se alargaron por siglos, incluso tras la muerte de Mullah, hasta que finalmente los elfos fueron expulsados definitivamente, en torno al año -1500 CI. La leyenda de Mullah Aklan’d se preserva en la memoria de los árabes, quienes, aún recuperando las relaciones con los Altos Elfos, recuerdan a Mullah como un héroe, que defendió a su pueblo en momentos de necesidad, y logró unirlos para combatir al mal que los atormentaba. La dinastía de Mullah se ha mantenido hasta nuestros días, aunque no sin interrupciones, como ocurrió durante las Cruzadas. Fue por ello que Jaffar era considerado un vil usurpador por buena parte de los árabes.

Mullah Aklan’d era un brujo de prestigio, considerado como uno de los mejores hechiceros que han existido en Arabia. Además, era un férreo luchador con la espada, acabando con cuantos enemigos enfrentó. Formó una secta que adoraba a antiguos dioses de las tribus del desierto, perdidos en el recuerdo, aún más remotos en el tiempo que los dioses de Nehekhara. Entre sus filas existían hombres dispuestos a dar su vida por estos dioses, guerreros que luchaban con una rabia ciega. Estos soldados formaron finalmente los Comandos de la Muerte de Mullah Aklan'd. Estos decían luchar por el St’oec, y allí viajaban tras morir. Aunque jamás compartieron los secretos de sus dioses. Los Comandos de la Muerte se han mantenido activos hasta la actualidad, rondando por la Tierra de los Asesinos, y vendiendo su espada a cualquiera que desee contratarles. Muchos han intentado reclamar el legado de Mullah, pero pocos han logrado el carisma que este portentoso guerrero desprendía.

Objetos Mágicos[editar | editar código]

  • Escudo de Fyrus: Este portentoso escudo reluce con la fuerza del sol, portando el símbolo del propio Mullah. Todos sus seguidores, así como los miembros de los Comandos de la Muerte, intentan imitar sus formas, tratando de imitar al legendario héroe que fue de Mullah. Se decía que el escudo contenía el sol en su interior, y que podía reflectar su luz.
  • Sagradas Escrituras de Mullah Aklan’d

Miniaturas[editar | editar código]

Fuentes[editar | editar código]

  • Solegends, extraido de la caja de regimiento.
  • Citadel Journal Spring 1985, pág 49.
  • Citadel Journal Spring 1987.
  • Ejércitos Warhammer: Altos Elfos (5ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Altos Elfos (6ª Edición).
  • First Citadel Compendium.
  • Warhammer: Forces of Fantasy (1ª edición).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.