FANDOM


Mercader Árabe
Llegan procedentes de las tierras del desierto eterno, cruzando los mares y las montañas hasta alcanzar sus sueños de riqueza. Los Mercantes Árabes son legendarios por su astucia, su habilidad y por sus colosales viajes. La gloria y la fortuna es su destino, y recorrerán todas las tierras del mundo en su eterna búsqueda. Algunos mercaderes viajan en veloces barcos, llegando a Catai e Ind, e incluso más allá. Otros prefieren dirigir sus caravanas por tierra, en tortuosos y largos viajes por lugares exóticos y parajes recónditos.

Su importancia en la sociedad árabe no tiene parangón, pues el comercio es vital para mantener la soberana riqueza de Arabia. Los mercaderes y sus gremios controlan buena parte de los intercambios comerciales de todo el planeta, y su influencia se extiende mucho más allá de las fronteras de Arabia. En Lothern, Bretonia o el Imperio es muy común ver mercaderes provenientes del lejano sur, e incluso algunos de ellos se han establecido permanentemente en los puertos más importantes de estas regiones. Los Mercantes Árabes dominan infinidad de idiomas, y conocen al resto de culturas a la perfección, pudiendo elogiar con regalos cuando es necesario, así como despertar la codicia de sus compradores.

La riqueza que ostenta los mercaderes hace que en muchas ocasiones que les otorgue el título de emir o, más comúnmente, el de jeque. Los propios Príncipes y Sultanes regalan palacetes a los mercantes más reconocidos y famosos, ganándose así su apoyo económico en caso de necesitarlo. Las diferentes mercancías con las que comercian pueden ser muy dispares según su origen. En ciudades como Copher, el comercio de especias es el más común, mientras que en Lashiek, la mayoría de los mercaderes son esclavistas. Parte de sus ganancias acaban en las arcas del Sultán de la ciudad, y a mayor sea esta comisión, mayor será el favor del Sultán hacia ellos. Si se les considera de suficiente prestigio, el propio Sultán enviará corsarios para proteger a los mercaderes en sus viajes, garantizando así la inmensa riqueza que traerán en su regreso.

Ilustración Mercader Árabe

Aun con el gran dominio de los mercaderes árabes sobre las rutas marítimas, existen peligrosos competidores. Los Altos Elfos y los mercaderes de Catai son quizás los rivales más peligrosos de los árabes en las aguas. Esta rivalidad se materializó en una gran guerra comercial que comenzó en el año 1148 CI, la cual enfrentó a las tres potencias en una encarnizada batalla para dominar los mares del sur. Gracias a la riqueza de los Sultanes, sumada al poder marítimo de los corsarios, Arabia pudo sobreponerse a sus enemigos, y acabar por monopolizar buena parte de las rutas de comercio. A raíz de esta guerra, el Gran Sultán envió al explorador Ibn Jellaba a una larga expedición por la selva, estableciendo finalmente un comercio activo con los Hombres Lagarto de Zlatlan. Los mercaderes de Arabia ganarían renombre por ser los primeros y únicos capaces de comerciar con los Hombres Lagarto.

Las grandes flotas mercantes de los árabes, formadas por sus veloces dhows, realizan viajes constantes a tierras lejanas. Desde la lejana Catai a la peligrosa Norsca, los marineros árabes saben defenderse en cualquier mar del mundo. Y su riqueza proviene de estos intrépidos periplos. Acompañando a los mercaderes se encuentran normalmente los corsarios, y otros mercenarios contratados para asegurar la seguridad del botín. Los viajes suelen ser rápidos, y las flotas tienden a mantenerse a salvo de piratas y saqueadores. Los corsarios han luchado durante milenios contra los piratas de las costas cercanas a Arabia, así como contra los Elfos Oscuros, los cuales atacan las flotas mercantes en busca de esclavos fáciles.

Por tierra, la situación es incluso más complicada. Las grandes caravanas están formadas por inmensas hileras de corceles árabes y camellos, que se dirigen lenta pero firmemente hacia su destino. Los que se mantienen dentro de Arabia no suelen tener mayor problema, pues los mercenarios defienden la caravana de los escasos nómadas y No Muertos que intentan hostigarlos. Pero si la caravana se dirige lejos, más allá de las fronteras del desierto, los problemas se acrecientan. Algunas de ellas se dirigen al Imperio, cruzando por el Paso del Fuego Negro. Otras cruzan la Ruta de las Especias, partiendo de Ka-Sabar hacia las Tierras Oscuras, dirección hacia Catai. Y otras cruzan los Reinos Fronterizos, llegando a Tilea, para comerciar con sus príncipes. Las caravanas que realizan estos viajes están sumamente custodiadas, y los emires y jeques que viajan en ellas contratan regimientos enteros de mercenarios para poder cruzas por las peligrosas rutas que les separan de su destino.

Mercader arabia black library

El comercio activo ha provocado que los árabes ganen muy buena reputación en las tierras lejanas. Los ogros adoran negociar con los ricos mercantes del sur, así como los mercaderes de Catai e Ind, quienes venden sus exóticos artículos por una pequeña fortuna. Los Mercantes se caracterizan además por ser demasiado intrépidos y avariciosos, lo cual les ha llevado a intentar explorar lugares malignos y siniestros. Algunos se internan en la ciudad de la que han oído hablar en susurros aterrados y en las pesadillas de los niños. Buscan Mordheim, la Ciudad de los Condenados. Otros viajan a las tenebrosas y macabras ciudades de los Elfos Oscuros, intercambiando un sinfín de esclavos con los más terribles Druchii. Y otros llevan a sus caravanas a Sylvania, para intercambiar pérfidos artefactos mágicos con los Amos de la Noche.

Los mercaderes de Arabia no son especialmente famosos por su habilidad bélica. Si en ocasiones son contratados como mercenarios es por su papel como consejeros, buscadores de tesoros y coleccionistas de objetos arcanos. Los mercaderes suelen encontrarse en los bazares de calles mercantes, en los transitados puertos de todo el mundo y en las tabernas más opulentas. Tienen una extraña habilidad para encontrar los mejores objetos al mejor precio y saben adentrarse en el mundillo de los bajos fondos, mercados negros y comerciantes extranjeros para proporcionar material a los aventureros. Son expertos en tesoros y antigüedades y buscan su propia fortuna en los artefactos olvidados, enterrados en las arenas del tiempo. Aunque los mercaderes rehuyen cualquier tipo de conflicto, pues son mayormente malos para los negocios, sus mercenarios se encargan de acabar eficazmente con cualquier amenaza para su señor y su tesoro.

Fuentes Editar

  • Ejércitos Warhammer: Hombres Lagarto (5ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Reyes Funerarios (6ª Edición).
  • El Heraldo de Mordheim 21.
  • El Heraldo de Mordheim 22.
  • Warmaster: Armies (2006).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.