FANDOM


Los Reyes Funerarios de Khemri son bien conocidos por sus esfuerzos en proteger sus lugares de último descanso con intrincadas trampas, trucos y guardas mágicas para asegurar el éxito de su viaje a la vida tras la muerte. Muchos de sus Sacerdotes no solo eran buenos conocedores de cómo momificar un cadáver sino también como mezclar hierbas raras y pociones. Muchos eruditos creen que esta enfermedad fue creada por los Sacerdotes de Khemri a petición de los Reyes Funerarios. Para asegurar que todo ladrón de tumbas recibiría el castigo adecuado, los Sacerdotes rociaban el polvo causante del contagio por toda la cripta antes de sellarla. Cualquiera que entrara en la tumba inhalaría el polvo y sucumbiría a la enfermedad.

Pocos días después de la exposición al polvo, la víctima comienza a sufrir delirios paranoicos, sintiéndose totalmente seguro de que la venganza le visitará por rapiñar la tumba sagrada. Cualquiera parece un enemigo, incluso amigos y familiares. Las víctimas a menudo se suicidan o son enviadas a un manicomio antes de que puedan deshacerse de los efectos de la enfermedad. Es posible que la enfermedad se propague a cualquiera que toque objetos cubiertos con el polvo que ha sido retirado de una tumba.

Los eruditos de Khemri creen que la Maldición de los Reyes Funerarios pudo haber sido una de las razones de la locura que devastó el reino bajo el gobierno de Ankenat I. El efímero reinado de este rey terminó casi por la noche mientras las leyendas dicen que ocurrió una sublevación sanguinaria, y murieron miles. Otro brote fue reportado en Nuln cuando el famoso explorador Hans der Kartur regresó de Khemri para mostrar los tesoros que había descubierto de la tumba del Rey Ankamun. Hans fue obligado a dejar la ciudad cuando más de 100 personas que habían visto sus objetos en la exposición enloquecieron.

Las víctimas de esta enfermedad sufren delirios paranoicos de que han sido malditos por los Reyes Funerarios de Khemri por perturbar sus criptas. Las víctimas serán con seguridad perseguidas y asesinadas en represalia por sus acciones. Muchos terminan pasando a una conducta asesina en un esfuerzo por silenciar a los que pudieran delatarles a sus enemigos.

Fuente Editar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.