FANDOM


Warhammer signs of faith ii by nachomolina-d34dm08

El saber divino es aquella magia generada a partir de la fe y devoción de una deidad. En ocasiones, la devoción de una persona por una deidad en particular es tal que sus oraciones tienen un efecto mágico. En general este tipo de cosas son consideradas como “bendiciones”, o incluso “milagros” divinos, por la mayoría de la gente, muestras de agradecimiento de un dios específico a sus fieles que ha decidido responder a las plegarias manifestando parte de su poder en la tierra.

Las desagradables miserias de la vida demuestran que los dioses existen, que son caprichosos, a menudo incluso crueles, y que deben ser apaciguados a toda costa. Los milagros no hacen sino probar más aún su existencia; son la voluntad de los dioses transmitida a sus siervos predilectos. Cualquier sacerdote puede llevar a cabo una bendición, ritual o hechizo con la esperanza de que sus dioses le respondan, pero en la práctica sólo unos cuantos complacen a los dioses lo suficiente como para que estos les concedan su poder. Puede que los elfos digan lo contrario, pero sinceramente, ¿quién va a hacerle caso a esos canallas arrogantes y desconfiados?

Saber DivinoEditar

War-is-coming

Al contrario que la magia y conjuros que emplea los magos y hechiceros, no es peligroso ni corrupto, aunque suele carecer del gran alcance y poder de estos. En general es una magia destina a facilitar la vida de las personas, y sus efectos son muy variados (dependiendo de la deidad a la que se implore su poder), que van desde fertilizar la tierra para mejorar los cultivos, dar cierta protección contra enfermedades y males, hasta tener visiones oníricas de un futuro próximo, pasando por otorgar más suerte en una partida de cartas, permitir respirar bajo el agua durante un cierto periodo de tiempo, etc…. El Saber divino no es un único talento sino que son varios, tantos como dioses a los que la gente del Viejo Mundo rindan devoción. 

Es tal la devoción necesaria para manifestar este poder que una persona sólo puede llegar a emplear el poder de una deidad (nunca de dos o más), que suele ser la deidad a la que más fervientemente muestre su devoción. Es por eso que suele ser en los sacerdotes particulares de un dios quienes suele recibir su poder mágico, mediante la oración y la devoción que procesan, siendo bastante más raro en el vulgo, más acostumbrados a rezar a los dioses equitativamente.

Cada Saber divino es una competencia mágica independiente una de otras y que tiene efectos distintos dependiendo de la deidad. Así que el saber divino de Sigmar tiene efectos muy distintos a al saber divino de Ranald, que a su vez también es distinto al de Ulric .

Lengua ArcanaEditar

La mayoría de los sacerdotes hablan un dialecto ritualizado de la magia específico de su culto, utilizado para conceder bendiciones y a veces incluso para predicar. A diferencia de la lengua praestantía (el dialecto mágico supuestamente creado por Teclis para los Colegios de la Magia), las antiguas variantes de los cultos son lenguas irregulares y tremendamente complejas cuyos orígenes no son del todo conocidos. Sin embargo, estos dialectos arcaicos comparten mucho vocabulario y a menudo poseen estructuras gramaticales idénticas, por lo que pueden entenderse mutuamente (aunque con algo de esfuerzo). Muchos eruditos eclesiásticos afirman que esto se debe a que todas las lenguas de los cultos proceden del idioma de los dioses que Verena enseñó a la humanidad. Otros creen en la teoría del lenguaje primigenio, que sugiere que la madre de todas las lenguas no era la de los dioses, sino la de unos mortales extremadamente poderosos conocidos como Ancestrales.

CaracterísticasEditar

Judgement of verena Lukasz Jaskolski

Digan lo que digan los elfos, la forma en que se percibe la magia divina demuestra que es muy diferente a la magia arcana. Cuando los hechiceros lanzan un conjuro, manipulan los vientos de la magia y los canalizan para producir efectos concretos. Esto se percibe mediante la habilidad Sentir magia como un reflujo, concentración y posterior emisión de magia hacia el objetivo. Por otro lado, la magia divina presenta un aspecto completamente distinto. A veces un milagro puede cegar a quienes lo contemplen con visión bruja, pues la deidad correspondiente o uno de sus siervos se ha manifestado en el Aethyr del lugar; en otras ocasiones el efecto apenas si es perceptible y se limita a una tenue aureola de luz sagrada que envuelve al sacerdote en cuestión.

En ambos casos, el sentido mágico también puede detectar a los practicantes de este tipo de magia, aun cuando no estén lanzando hechizos ni recitando plegarias. La forma en que se perciben también varía; mientras que un sigmarita podría ver a un magister de jade como una criatura rodeada por tenues tentáculos de corrupción, un taalita lo percibiría como un hombre envuelto en enredaderas y emitiendo una difusa aura verde. Del mismo modo, al contemplar a otros sacerdotes practicantes de magia, la imagen percibida varía. Un adorador de Manann podría parecer el mismísimo dios durante unos instantes, con un tridente en su mano y una corona alrededor de su frente. Es posible que aparezca chorreando agua Salobre aethírica, y que vaya dejando huellas húmedas al caminar, o tal vez no tenga más que un leve halo alrededor de su cabeza. Los resultados percibidos casi nunca son los mismos, si bien las creencias del culto al que pertenece el observador parecen influir en lo que ve.

Magia RitualEditar

Los rituales son un parte importante de la vida en un culto; sin embargo, tan sólo una cantidad sorprendentemente pequeña de estas ceremonias tienen resultados verdaderamente milagrosos.

Algunos analistas magisteriales creen que todos los ritos practicados por los cultos ejercían un gran poder en el pasado, pero que los continuados errores en la transcripción de textos sagrados los han desvirtuado hasta el punto de que son prácticamente inútiles. Los cultos niegan esta afirmación; consideran que sus rituales encierran un poder e importancia que van más allá de las meras formalidades, y que las observaciones de los Colegios Imperiales de la Magia se deben sencillamente a que no comprenden sus antiguas tradiciones.

Sea cual sea la verdad, todos los cultos conocen alguna variante de los dos rituales que se describen a continuación, si bien existen muchos más en obras religiosas arcaicas diseminadas por todo el Imperio:

El Poder de los DiosesEditar

El Saber divino no es un único talento sino que son varios, tantos como dioses a los que la gente del Viejo Mundo rindan devoción. Es tal la devoción necesaria para manifestar este poder que una persona sólo puede llegar a emplear el poder de una deidad (nunca de dos o más). Dependiendo del Dios al que se rece, sus efectos son muy variados.

FuentesEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.