FANDOM


Arabia es una tierra que puede llegar a ser sumamente peligrosa, y una amenaza constante, en especial entre las laberínticas y bulliciosas calles, son los Ladrones. Se dice que los Gremios de Ladrones del Viejo Mundo no son nada comparado con la brutal eficiencia y la insuperable disciplina de los gremios de ladrones de Arabia. Cuentan que su habilidad es tal que podrían llegar a robar los tesoros de los dioses.

Los ladrones árabes visten con capas y ropas oscuras, que les ayudan a pasar totalmente desapercibidos en las ciudades. Conocen los bajos fondos, y no tienen problemas en ocultarse entre las sombras, desapareciendo de todas las miradas. Aunque llegados al cuerpo a cuerpo, son excelentes combatientes. Su habilidad con las dagas puede llegar a poner en aprietos al más experimentado guerrero. Muchos son los que han logrado gloria con sus asaltos, asi como renombre y fama, con el célebre Ibn Sullan.

El principal núcleo de operaciones de los ladrones en Arabia son las grandes urbes, en especial Al-Haikk, apodada “Ciudad de los Ladrones” por la increíble afluencia de ellos entre sus incontables calles y mercados. Muchos de sus tesoros acaban en escondites en las montañas, o bajo las calles de las ciudades. Los asaltos perpetrados por los ladrones van desde el más simple hurto en las calles, hasta grandes golpes, infiltrándose en los palacios de los nobles, y llevándose buena parte de su inagotable riqueza. Otros, aun más imprudente, deciden viajar hasta las ruinas de la vecina Nehekhara, con el objetivo de saquear los fabulosos tesoros de los Reyes Funerarios. Muchos de ellos sufren la maldición de los antiguos monarcas, pero otros tienen la habilidad y la perspicacia para volver a la civilización con rebosantes tesoros y reliquias. Gracias a su conocimiento, saben evadir las trampas colocadas siglos atrás, pero nada los protege de la magia de los Sacerdotes Funerarios.

Fuentes Editar

  • El Heraldo de Mordheim 19
  • Warmaster: Armies (2006).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.