FANDOM


Torturador

Imagen ilustrativa

Muchos terminan trabajando de interrogador debido a una cierta despreocupación por el dolor de los demás y un talento razonable para infligirlo. El mundo a menudo pide a un individuo ser productor de dolor, o ser el dador del mismo, y no es antinatural que muchos elijan lo último. Sin embargo, algunas veces hay personas que parecen haber nacido para este trabajo.

Karlos de Kislev es un artista rodeado de patanes. Mientras que otros utilizarían el dolor como un medio para un fin, para él, el dolor es el propio fin, y el interrogatorio la parte más aburrida y banal del trabajo. Ha pasado de patrón a patrón, siempre contratado por su experiencia y siempre despedido por su despreocupación por descubrir información.

Ha trabajado para cazadores de brujas, pero incluso ellos terminan por despedirlo, pues ni siquiera se preocupa por obtener las confesiones de herejes o brujos. Sólo quiere ganar dinero haciendo lo que ama, torturar a la gente.

Se le puede encontrar casi en cualquier parte del Viejo Mundo, haciendo uso de su oficio para quien lo contrate. Si se encuentra con un compañero interrogador, puede decidir ponerlos a prueba para ver si tienen lo que hay que tener, y enseñarles sus habilidades si la superan, y si no... bueno... a veces trabaja gratis.

FuenteEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.