FANDOM


La imponente ciudad de Ka-Sabar, conocida como la Ciudad de Bronce o el Templo de los Lamentos, fue una ciudad de Nehekhara, con una renombrada importancia dadas sus forjas y altos hornos. Ahora ocupada por los árabes tras su destrucción a manos de Nagash, mantiene una gran importancia en el comercio hacia las Tierras del Sur. Dada su localización, la ciudad esta rodeada de sabanas y sotobosques poco densos, aportándole una riqueza natural inusual en las tierras aledañas. La cercanía con las selvas les suele atraer ciertos problemas, como incursiones de los Goblins Silvanos y los Hombres Simio, ademas de un calor húmedo y sofocante. Pero los ejércitos del Sultán de la ciudad están más que dispuestos para acabar con cualquier amenaza que aparezca en el difuso horizonte de la estepa.

Bajo el reinado de Nehekhara Editar

Warhammer Reyes Funerarios Ciudad de Nehekhara Liber Necris

Ka-Sabar bajo el mando de Nehekhara

Conocida como la Ciudad de Bronce cuando Nehekhara aún existía, durante siglos, Ka-Sabar fue considerada una ciudad industrial y se había hecho rica comerciando con todo, desde hebillas para cinturones y armazones para ruedas a espadas de primera calidad y armaduras de escamas. Los hornos de la ciudad iluminaban el cielo oriental por la noche y un perpetuo manto de humo acre envolvía sus forjas.

En la Ciudad del Bronce el viento del este recibía el nombre de Enmeshna Geheb, pues era el lado de la ciudad la que contenía el mayor parte del complejo de fundiciones de Ka-Sabar. El aliento de Geheb apestaba a carbonilla y a cobre quemado mientras lingotes de mena extraídos de las Cumbres Quebradizas se fundían en grandes crisoles y se combinaban con barras de níquel para producir bronce de gran calidad.

Durante la guerra entre Nagash y la alianza entre las distintas ciudades de Nehekhara, las forjas de Ka-Sabar producían armamento para alianza. Caravanas fuertemente armadas descendían por el camino comercial procedentes de Quatar portando arcones de oro y plata, y regresaban cargadas de espadas y hachas, petos de escamas y escudos, lanzas con puntas de bronce y cestas de puntas de flecha. La ciudad y sus habitante sufrieron mucho cuando fueron conquistados y sometidos por los ejércitos de Nagash. Después de la derrota del usurpador, la ciudad se recuperaría, entrando de nuevo en la vorágine de conflictos entre las distintas ciudades de Nehekhara, siendo conquistada en varias ocasiones, hasta que Nagash volvió atacar el reino. La ciudad fue defendida valientemente, e incluso lograron rechazar a Nagash en la Batalla de Zedri, gracias a los Jinetes del Desierto del nómada árabe Shahid el Zorro Rojo, aunque finalmente acabaría cayendo al poder del hechicero. Con la destrucción de Nehekhara a manos de Nagash, el lugar se ganó el epíteto de Templo de los Lamentos.

Bajo el reinado de Arabia Editar

Con el paso del tiempo, Ka-Sabar fue ocupada y rehabitada por tribus árabes, convirtiéndose en un sultanato de Arabia. Poco a poco recuperaría el esplendor de antaño, bajo el gobierno de Arabia. Su posición implicaría la necesidad de fortificar la ciudad, para protegerse tanto de los coléricos Reyes Funerarios como de las incursiones provenientes de las selvas del sur.

Sería en esta ciudad donde nacería el infame príncipe árabe Abdul ben Rachid, famoso por escribir el tratado nigromántico El libro de los Muertos, tras viajar a la vecina Nehekhara. Su locura le condujo a enfrascar una maldad sin nombre es aquellas paginas, recopilando todo cuando un mortal es capaz de conocer sobre la nigromancia. El califa de Ka-Sabar intentaría acabar con todas las copias existentes en una gran pira, pero por desgracia no pudo encontrarlas todas. Los Derviches acechan atentos cualquier indicio del oscuro arte dentro de los muros de la ciudad, pues los enemigos de Arabia surgen entre sus habitantes, en forma de terribles nigromantes.

Desde Ka-Sabar partiría el famoso comerciante y explorador árabe Ibn Jellaba, en el año 1150 CI. Lograría abrir una ruta comercial hacia el interior de las Tierras del Sur en busca de especias y oro, descubriendo la fortaleza de Zlatlan en el proceso. Esto llevaría a Ka-Sabar a una época de riquezas y gloria, pues el acuerdo de comercio con los Hombres Lagarto hizo que Ka-Sabar se transformase en una de las ciudades mas ricas de toda Arabia. Su influencia se alzaría ahora poderosa, capaz de rivalizar con el mismísimo trono de Al-Haikk. Muchos mercaderes viajan ahora a Ka-Sabar, pues la leyenda de las riqueza de la ciudad despiertan la curiosidad y la codicia de muchos.

Los habitantes árabes de Ka-Sabar son descritos como de piel negra, característica que comparten con las tribus nómadas que rondan por su territorio. Actualmente se alza como la ciudad más sureña de Arabia, y el bastión humano más cercano a las Tierras del Sur. Los ejércitos del Sultán de la ciudad son célebres por su ingente número de elefantes, pues estos son numerosos en la región, y provocan el terror en sus enemigos, pues pocos pueden resistir sus cargas. Y todas sus fuerzas son mas que necesarias para alejar las codiciosas miradas que se posan sobre la gran Ka-Sabar.

FuentesEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.