FANDOM


"Mientras viajaba a las tierras de la lejana Catai, detuve mi paso en la extraña tierra de Ind. ¡Qué maravillas he visto! Templos fabulosos, inmensas bestias blancas con trompas y colmillos, y que caminan sobre cuatro patas, pájaros de todos los colores, y la gastronomía... Me quita el aliento solo de pensarlo. De igual modo, mientras estaba en Ind, mi compañía tuvo la desgracia de ser atacada por una extraña raza de criaturas. Creo que de alguna manera están relacionados con nuestros propios Hombres Bestia, ya que combinaba las características y la forma del hombre y el animal. Pero estas criaturas viles eran diferentes. Tenían la cabeza de grandes felinos, versiones más grandes que las que acechan las calles nocturnas de nuestro gran Imperio, montadas sobre un cuerpo humano desnudo. Más extraño aún, mientras luchamos por nuestras vidas, nuestros guías nativos simplemente se postraron en el suelo, ignorando nuestros gritos de ayuda, sin pensar en las bestias, tanto cuando nuestros hombres fueron asesinados, como cuando ellos eran empalados y devorados por las fieras. Afortunadamente, gracias a mi propia habilidad con la espada y el fuego de las pistolas de mis compañeros, rechazamos a los desagradables anfitriones y los enviamos de vuelta al bosque. Después, azoté a nuestros guías, condenando su cobardía, como cualquier maestro haría. Semanas después, aprendí que estas criaturas son algo parecido a los espíritus santos para los nativos, y que si lastimaban a alguno, deberíamos estar atentos a un ataque. Afortunadamente, terminé su servicio cuando regresamos a la ciudad. Sin embargo, es extraño, pues he estado experimentando malestar estomacal, probablemente causado por aquella tortura infernal que hacen pasan por comida."

Leopoldo Riogillo, Príncipe Mercante de Magritta.
Mapa ind

Ind, también conocidos como los Reinos de Ind o la Tierra de los Mil Dioses, es una gran península ubicada en las tierras orientales del mundo, al sur de las Montañas de los Lamentos, al suroeste del Gran Imperio de Catai y al oeste de las infernales Tierras Interiores de Khuresh. Estas lejanas tierras son célebres por sus altas montañas, densas junglas y variopintos habitantes, que caminan entre un mundo de profunda superstición y férrea religiosidad.

DescripciónEditar

El más cercano de los tres grandes territorios humanos del lejano este es Ind, la legendaria tierra donde dioses, hombres y bestias se hacen inconfundibles. Las gentes que habitan en esta nación son tremendamente espirituales, atados a una religión que les obliga a adorar a miles de ídolos y divinidades, intentando no incurrir en la ira de estos terribles dioses-demonio. Son innumerables sus rituales y tradiciones, lo cual puede llegar a ser un problema para los viajeros, que, por mero desconocimiento, incumplen las sagradas costumbres, pudiendo llegar a desembocar un violento baño de sangre.

La riqueza no para de fluir entre sus puertos y ciudades, pues las gentes de Ind son insuperables en lo que al comercio se refiere. Las especias extrañas, el jade y otros bienes exóticos atraen a los aventureros a este caluroso y lejano reino, aunque pocos regresan del largo viaje. Algunos caen presas de todo tipo de criaturas a lo largo de las rutas hacia Ind, otros son capturados y sacrificados por cultos sedientos de sangre, y otros simplemente pierden el rumbo y acaban en lugares hostiles y olvidados, donde solo les queda sucumbir. Sin embargo, los viajeros que regresan cuentan que los gobernantes de Ind son ricos y generosos. Viven en palacios opulentos rodeados de esclavos y sirvientes, y son grandes mecenas de las artes y constructores de los numerosos templos dorados de Ind.

Este es el destino favorito para los comerciantes de especias de todo el mundo, que viajan ansiosamente, aun con el incipiente peligro, para comprar hierbas raras y valiosas. Otros interesados en viajar hasta estos lejanos reinos son los armeros y maestros artesanos, quienes, atraídos por las historias sobre el legendario acero de Ind, se aventuran en un lejano viaje hacia los albores del mundo. Quizás el material más célebre de esta tierra es el Acero de Sangre, cuya forja sigue siendo un completo misterio, pero que se dice que pueden cortar casi cualquier cosa.

Sociedad y Cultura Editar

Venk kataswaran

Venk Kataswaran, dueño del fumadero del Loto Dorado en Marienburgo

Las gentes que habitan en Ind son un conjunto de diversos pueblos y culturas, divididos a lo largo de las decenas de reinos que conforman la península. Su sociedad está marcada por una enorme diferencia entre rangos y clases, pues existe una rica y adinerada élite aristocrática, que controla el comercio y habita en inmensos palacios de oro y marfil, y una clase baja compuesta por campesinos y agricultores, sumidos en una cruenta pobreza y rodeados de mitos y superstición.

Una característica muy remarcada por viajeros y mercaderes es la suculenta comida de Ind. Se dice que son maestros culinarios, expertos utilizando especias y otro tipo de condimentos para realzar el sabor de los platos. Esta es la razón por la cual muchos mercaderes adoran viajar hasta esta tierra, y pasar un tiempo degustando comidas exóticas. Aunque se ha de tener cuidado, pues no todo el mundo es capaz de resistir el terrible picante que caracteriza a la comida en Ind, pudiendo poner en aprietos incluso al hombre más corpulento.

Las ciudades son enormemente coloridas, donde se celebran desfiles, festividades y banquetes, y la riqueza fluye sin parar. Sin embargo, lejos de las ciudades la situación es bien distinta, sin guirnaldas, ni música, ni artistas callejeros. Las aldeas y pueblos de Ind son oscuros, decadentes, inmersos en una gran pobreza, y rodeados de sombras y oscuridad, repleta de peligros. Su gente puede parecer extrañamente alegre para los extraños, pero es solo su curiosa forma de lidiar con los horrores de la vida cotidiana. Y esta actitud no debe distraer al viajero de los peligros de este lugar, pues puede llegar a ser difícil entender las costumbres de los lugareños. De hecho, hacer algo tan simple como cruzar un puente por el camino equivocado, o comer cierta carne en ciertos días de la semana puede despertar la ira de los lugareños, dependiendo del lugar de donde procedan, condenando al extranjero a una muerte rápida.

El comercio es un pilar fundamental para la economía de Ind, pues la agricultura está condicionada por las terribles tormentas, y la minería se torna peligrosa dada la cantidad de bestias que moran en las profundidades del mundo. Por el norte llega la Ruta de las Especias, convergiendo en la Ciudad de las Especias, conectando así Ind con el Viejo Mundo por tierra. Del mismo modo, la ciudad catayana de Jianchang actúa como frontera de ambos territorios. En el sur, los puertos de Ind reciben naves llegadas de Ulthuan, Arabia y el Viejo Mundo, las cuales han bordeado las Tierras del Sur en un largo y tortuoso viaje marítimo. Pero dadas las incontables riquezas de Ind, cualquier peligro vale la pena. Sedas de calidad inimaginable, exóticas especias, afilados tulwars, marfil impoluto y piedras preciosas de todo tipo son tan solo algunos de los objetos más cotizados por los mercaderes que recorren el mundo hasta el lejano oriente. Su huella se mantiene incluso en el lejano Imperio, donde se puede encontrar 25 Suvarnas, monedas venidas de Ind, hechas de oro, cuyo valor es absolutamente incalculable. 

La Tierra de los Mil Dioses Editar

Jungla de Lustria por Jonathan Kirtz

Ind es un territorio inmenso, que se extiende a lo largo de multitud de montañas, como el monte Shambani, valles y caudalosos ríos. Sus tierras son tan variopintas como su gente, y vemos desde enormes cordilleras nevadas al norte, plagadas de tribus de ogros y otras bestias salvajes, hasta calurosas y húmedas selvas, que ocultan todo tipo de horrores inimaginables. La mayoría de la población vive en torno a los valles más fértiles, los únicos lugares donde la agricultura es viable, así como en las zonas de costa, subsistiendo a base de pescado y legumbres. Las zonas del interior se encuentran mayormente deshabitadas, especialmente las selvas, donde muchos nativos se niegan siquiera a acercarse. La superstición los aleja de la sombra de la jungla, pero dados los horrores que moran en su interior, el miedo resulta ser toda una bendición.

Al sur de Ind se encuentran las Islas del Rey Mono, donde las especias más buscadas son cosechadas para ser exportadas por los Altos Elfos y luego compradas por los comerciantes más ricos del Viejo Mundo en Marienburgo. Al sur del reino hay una serie de islas donde aún se encuentran algunas colonias élficas como la Torre de las Estrellas y la Torre del Sol.

Religión Editar

Los habitantes de Ind veneran un impresionante panteón de más de mil dioses y centenares de espíritus, a los que hace ofrendas y dedica oraciones incesantemente a lo largo del día. Las deidades de Ind también son un tanto desconcertante, y se aconseja a los viajeros sonreír cortésmente y asentir con la cabeza, mientras un lugareño ofrece oraciones a su dios ratón o deidad gorgojo. De igual modo, las celebraciones en Ind son muy coloridas y alegres, y se celebran enormes cabalgatas y desfiles, donde los monjes de Ind, cubiertos por túnicas rojas, realizan bailes y danzas rituales. Estas fiestas suelen estar limitadas a las ciudades, puesto que en los pueblos, la adoración se realiza en pequeñas plegarias y sacrificios de animales. La gente de Ind considera que sus dioses habitan entre los hombres, y adoran a los guerreros más renombrados de sus ejércitos como avatares divinos. Del mismo modo, realizan sacrificios y plegarias para suplicar la ayuda de dioses y espíritus en caso de conflicto, rogando por la llegada de un enviado divino que les libre de todo mal.

Otros dioses son terriblemente coléricos, señores de la destrucción y la desolación. Muchos de sus creyentes actúan en consecuencia a estas deidades, y no tienen mayor problema en asesinar a cualquiera que represente una amenaza para su culto. La devoción religiosa de las gentes de Ind acaba basándose en el miedo más que en la adoración. Temen tan profundamente la cólera de sus dioses que prefieren morir antes que despertar la ira de estos espíritus ancestrales. Y es por ello que cualquiera que perturbe ese inestable equilibrio ha de ser exterminado. Algunos de los dioses más célebres de Ind serían: 

  • Brahmir: Una deidad de cuatro brazos que infunde un terror ancestral a los servidores de los Dioses Oscuros.
  • Diosa de los Cien Ojos.
  • Gilgadresh.
  • She’ar Khawn: El dios de la guerra más aclamado de Ind, siempre representado como un tigre humanoide de ocho brazos. Las estatuas de la divinidad atemorizan a cualquiera que las contempla, demostrando una fiereza sin igual y una cruel inteligencia. Es la deidad principal de los Bengalís, cuyos templos son protegidos por estos fieros Hombres Bestia.

En los últimos tiempos, cierta deidad popular en oriente, Simca Naranja, ha intentado hacerse un hueco entre los fervientes habitantes de Ind. Lentamente, sus monjes han podido convertir a las gentes del norte de estos reinos, pero en muchos otros lugares de Ind son perseguidos hasta la extenuación, pues según cuentan los fieles, su mera presencia perturba a los espíritus.

Fauna Editar

Muchos son los cuentos de maravillas contados por los comerciantes de especias que regresan de las tierras al este del Viejo Mundo, pero pocas leyendas pueden ser tan extrañas como los relatos de las criaturas que se dice que residen en las verdes selvas tropicales del centro de Ind. Se habla de fieras terribles, como lobos y grandes tigres, al acecho ante cualquier presa. En los cielos planean enormes águilas, tan grandes que pueden llevarse volando incluso a un caballero con armadura, rodeadas de aves de cientos de colores, que cubren el cielo como un gran arcoiris. Y otros hablan de las criaturas que reptan en sus aguas, desde enormes cocodrilos hasta serpientes ciegas, que brotan del barro para acabar con los incautos. Aunque sin duda la bestia más célebre de Ind son los elefantes. Estos bellos animales, característicos por su piel blanca y sus bellos colmillos, vagan en grandes rebaños por las tupidas selvas de la península, y no dudan en cargar contra cualquier amenaza hacia su manada.

Entre las criaturas exóticas podemos destacar además a las abejas gigantes, cuya cera es muy cotizada por los mercaderes, dadas sus extrañas propiedades. Esta cera es utilizada para crear las Velas de Escribano, adquiriendo estas poderes mágicos.

Aunque son otras criaturas las que aterran a los nativos, y hacen que cualquier mercader se replantee el viaje hacia esta perdida tierra. Los Bengalís representan una verdadera amenaza, tanto para nativo como para extranjeros, pues son hábiles con las armas, y su brutal fuerza física puede superar hasta al más hábil guerrero. Las manadas acechan a sus presas durante días, hasta abalanzarse sobre ellos en los momentos de mayor debilidad. Otra criatura que ronda las selvas de Ind son los Leones Alados. Estas exóticas criaturas moran en las profundidades de la selva, y dado su carácter orgulloso y territorial, no permiten que nadie more por sus tierras. Y otro ser a resaltar son los Hombres Mono, algo diferentes a los de Catai, pues estos se caracterizan por tener seis brazos. Todos estos seres, y muchos otros, provocan que las selvas de Ind sean un verdadero infierno.

Ciudades y Localizaciones Editar

  • Ciudad de las Especias - Según Jacob Stackeldhorf, la Ciudad de las Especias, localizada en la costa noroeste de Ind, fue fundada por los Altos Elfos de Ulthuan durante su expansión marítima. Actualmente, está en manos de los ricos mandatarios de Ind, y su poder económico no tiene parangón, recibiendo las caravanas comerciales que recorren la Ruta de las Especias. La ciudad puede ser avistada desde la lejanía gracias al brillo de sus palacios dorados.
  • Templo de Gilgadresh: Un lugar sagrado arrasado y saqueado por Lokhir Fellheart en 2087 CI.
  • Ojo del Tigre: Una cueva profunda ubicada en las faldas del monte Shambani, que se dice que contiene la Piedra Perdida de Simba. Se ha convertido en una gran guarida de Bengalis, una cruel raza de Hombres Bestia con cabeza de tigre.

Cronología (según el Calendario Imperial) Editar

  • -1163 a -1152 - Nagash declara la guerra a los Reyes Sacerdote de Nehekhara. Junto a otras horribles criaturas, los vampiros dirigen los ejércitos de Nagash. Los Reyes Sacerdote se unen bajo Alcadizaar el Conquistador, y su formidable liderazgo derrota al primer asalto de Nagash. El vampiro W'soran permanece con Nagash a pesar de su ira, mientras que los demás vampiros huyen para escapar de la furia del Gran Nigromante. Maatmeses, el obeso y corrupto jefe de justicia de Lahmia, y Harakhte, el brillante y siniestro visir de la corte de Neferata, se desvanecieron entonces de la historia, aunque hay rumores de vampiros en el Lejano Oriente y las Tierras del Sur que podrían pertenecer a sus estirpes perdidas. Hay historias de las selvas de Ind y Khuresh sobre sacerdotes dementes que arrancan los corazones de los hombres para alimentar a sus dioses oscuros, quizás descendientes de Maatmeses o Harakhte.
  • -87 – Los Elfos Oscuros comienzan a arrasar y saquear las costas de Ind.
  • 1000 – Los Enanos del Caos comienzan a realizar viajes fuera de sus tierras para esclavizar todo cuanto se encuentran en su camino. Muchos viajeros de la Ruta de las Especias fueron capturados, así como muchas ciudades del norte de Ind fueron saqueadas por estos servidores del Caos.
  • 1103 - Laithikir Fellheart sigue a las flotas de los Altos Elfos en torno a Catai y Nippon y lanza un siglo de incursiones despiadadas que dan un gran poder a la familia Fellheart. Con sus mapas otras flotas druchii saquean con mucho éxito las ricas costas de Ind y Catai.
  • 1438 – Los Ogros de las Montañas de los Lamentos atacan y saquean Ind, destrozando algunos templos de Brahmir. De allí roban las veneradas estatuillas de este dios.
  • 2087 - Lokhir Fellheart mata a los sacerdotes del Templo de Gilgadresh y saquea una estatua hecha de Acero de Sangre. A su regreso a Naggaroth, fundió el metal, ahora transformado en el par de espadas más mortífero en alta mar: las Espadas Rojas.

Relaciones con otras razas y naciones Editar

Caos Editar

Imagen Ind

Bengalí de Ind

Los Hombres Bestia parecen extenderse en las regiones central y sudoccidental de Ind. Los viajeros del este traen historias de bestias con forma de hombre tan distintas de la humanidad como de las criaturas, de naturaleza similar a las del Bosque de Drakwald. Sabemos que una de estas crueles tribus de Hombres Bestia con cabeza de tigre, los Bengalís, ha tomado la cueva de El Ojo del Tigre como su guarida. La gente de Ind considera estos seres nobles pero terribles en la ira, tan propensos a luchar junto a los habitantes de una aldea o ciudad de Ind como a arrasar todo lo que se cruce en su camino. Estas criaturas rara vez se dejan ver, y sus motivos son insondables, sin embargo, se cuentan cuentos de advertencia por los reinos de Ind, y se realizan ofrendas de carne y arroz para mantenerlos a raya en los santuarios de los caminos, o cerca de los sombríos bosques, con la esperanza de apaciguarlos. Sin embargo, al menos uno de los miles de dioses de Ind, conocido como Brahmir, y representado con cuatro brazos, provoca un horror particular en los adoradores de los Dioses Oscuros.

Los reinos de Ind también han sido asaltados por hombres del norte, como Scyla Anfingrim, quien arrasó las costas de este exótico reino en sus largos viajes de saqueo.

Ogros Editar

Las tribus ogras de los Comepantanos, Retuercetripas, Tragaldabas, Martillos de Árbol y Cuentamuertos están asentadas a lo largo de la Ruta de las Especias hacia Ind, entre el Río de las Ruinas, las Montañas de los Lamentos y el Bosque Encantado que cubre la costa frente a las Islas Dragón. Están son mayormente neutrales, y no atacan a las caravanas, siempre y cuando estas paguen tributos. Los Ogros no suelen causar problemas a las gentes de Ind, sin embargo, en más de una ocasión han bajado de sus guaridas en las montañas para saquear las tierras a su paso.

Si un Ogro Comehombres viaja a lo largo de las selvas de Ind se le puede reconocer fácilmente por sus decoraciones de joyas de oro, y por empuñar una espada curva finamente diseñada. Además, tiempo atrás un Matarife, conocido como Bannaga, viajó extensamente a través de Catai e Ind, refinando su “técnica” culinaria.

Altos Elfos Editar

Alarielle fin de los tiempos

Según Jacob Stackeldhorf, la Ciudad de las Especias, en la costa noroeste de Ind, fue fundada por los Altos Elfos de Ulthuan. Además, la Fortaleza del Amanecer, Tor Elasor, la Torre de las Estrellas y la Torre del Sol son puertos y fortalezas Asur que protegen las rutas marítimas a través del Mar del Terror hacia Ind, Catai y Nippon. En particular, la Torre del Sol es una fortaleza de alabastro que vigila las rutas marítimas a través del océano austral, y actúa como lanzadera en caso de que los ejércitos de Ulthuan necesiten pasar a las tierras de Ind y más allá.

Cada diez años, la corte de la Reina Eterna se embarca en una peregrinación marítima a la Torre del Sol, oculta al sur del ecuador. Solo la Reina puede contener la lenta invasión de la luna Morrslieb que ocurre con cada eclipse. Con ella va la Flota Real de Ulthuan, llevando una inmensa hueste de sus mejores tropas, con una veintena de Dragones Lunares volando a su lado. La comitiva real se abre paso a través de las tierras de Ind, acabando con los extraños y peligrosos habitantes de la Tierra de los Mil Dioses, luchando contra tribus de guerreros Hombres Tigre, orgullosos Leones Alados y tropas de Guerreros Monos de seis brazos que resisten la intrusión de los Elfos en su dominio. Al llegar a la Torre, la Reina Eterna vierte su propia sangre en un gran ritual que asegura que Morrslieb se mantenga a raya durante otra década.

Elfos Oscuros Editar

Las costas de Ind han sido saqueadas sin piedad por los corsarios Druchii desde tiempos inmemoriales, pero la primera gran invasión comenzó en el 1103 CI, cuando Laithikir Fellheart persiguió las flotas de los Asur alrededor de Catai y Nippon y comenzó un siglo de incursiones despiadadas que provocaron que la familia Fellheart elevarse con gran poder. Siguiendo sus pasos, otras flotas de Elfos Oscuros merodearon y asaltaron con mucho éxito a lo largo de las ricas costas de Ind y Catai.

Otros corsarios famosos que asaltaron las ciudades de Ind fueron Duriath Helbane, el ambicioso comandante del Arca Negra Templo del Rencor, y Lokhir Fellheart, que en el 2087 CI asesinó a los sacerdotes del Templo de Gilgadresh y saqueó una estatua hecha de Acero de Sangre, con las que forjaría sus Espadas Rojas. Kouran Manoscura también ganó renombre e infamia como miembro de la Guardia Negra en los ejércitos de Malekith, luchando en el Imperio, Bretonia e Ind antes de convertirse en Capitán de la Guardia Negra.

Arabia Editar

Mercader arabia black library

Los comerciantes de Arabia, astutos y ladinos, tratan muy activamente con Ind y Catai, lo que les permite monopolizar el mercado de especias, seda y otros productos, en competencia directa con el Imperio, Bretonia y Tilea. Esta tensión en las rutas de intercambio desembocó en una gran guerra comercial, en torno al año 1148 CI, por el control de los mares circundantes a las Tierras del Sur. Arabia, Ulthuan y Catai se enfrascan en un largo periodo de competición y sabotaje, con el objetivo de monopolizar las rutas marítimas que conectan Ind y Catai con el Viejo Mundo.

Las caravanas árabes recorren constantemente la Ruta de las Especias hacia Ind, y muchos ejércitos mercenarios son contratados por estos, para acabar sirviendo a los mandatarios de Ind una vez lleguen a su destino.

Viejo Mundo Editar

Ruta de las Especias Editar

La ruta comercial más famosa hacia el este es la Carretera de la Plata. Esta senda conecta las naciones del Viejo Mundo con las distantes Ind y Catai. Pocas caravanas se atreven a recorrer el largo viaje, expuestos a las hordas de Hobgobla-Khan que les acechan desde el norte. Pero debido a que un solo alguien tremendamente rico puede afrontarla, por la necesidad de contratar escoltas y mercenarios, muchos se enfrentan un enigma inexplorado en las tierras de oriente.

La Ruta de las Especias es una rama secundaria de la Carretera de la Plata, que se bifurca desde la Ruta del Marfil en los Centinelas, viajando hacia el sur hasta el asentamiento comercial de Truequecerdos, en la desembocadura del contaminado Rio de la Ruina. Esta es, con mucho, la ruta más segura, ya que una vez que el viajero ha superado los apestosos pozos de azufre de la Desolación de Azgorh, se encuentra en las tierras salvajes y en gran parte desiertas de los Goblins de las Colinas, territorios mayormente deshabitados. Desde Truequecerdos, la Ruta de las Especias se dirige hacia el este, hasta el lejano reino de Ind. Serpentea por el extremo norte de Ind, bajo la sombvra de las Montañas de los Lamentos y las Montañas del Cielo, donde se encuentran los monasterios de los Monjes del Dragón Celestial

Suvarna de Ind

Suvarna de Ind

Un hombre, un explorador tileano llamado Nigel Francisco, se decidió a recorrer la Carretera de la Plata para explorar este extraño lugar, más exótico incluso que las leyendas de Catai. Como prueba de su viaje, trajo muchos tesoros, entre los que se encontraban pequeñas piezas de marfil que representaban animales o personas. Al llamar a estas monedas Suvarna, afirmó que Ind no tenía uso para el oro o los metales, y en su lugar comerciaba con marfil y piedras preciosas. Se cree que hay 25 Suvarnas dispersas entre varios propietarios a lo largo del Imperio, pero las falsificaciones y las copias están muy extendidas, lo que reduce el valor general de estas monedas raras.

Marienburgo Editar

Cuando los habitantes de Marienburgo lograron evitar a los asaltantes de Norsca a través de la guerra y el comercio, exploraron como nueva empresa las costas del Viejo Mundo, estableciendo contacto y comerciando con las ciudades y pueblos de Bretonia, Estalia y Tilea. Incluso cruzaron el Mar de las Garras para firmar tratados de comercio con los puertos de Albión, y se aventuraron lejos, hacia el sur para traer de vuelta sedas y especias de las lejanas tierras de Arabia e Ind.

Hoy en día hay un gueto independiente en Marienburgo, poblado por mercaderes y viajeros de los Reinos de Ind. Está poblada por comerciantes de especias, extraños magos y familias nobles con sus sirvientes. Muchas gentes de Ind que llegan a la ciudad se asientan en los barcos más ricos, tratándose mayormente de las familias de mercaderes o de emisarios y diplomáticos extranjeros.

El calendario de la ciudad reconoce, entre muchos otros, las fiestas religiosas de Ind, ya que la comunidad de Ind ha traído a sus dioses con ellos, y sus celebraciones públicas le dan un aire exótico a la vida cotidiana de la ciudad. Más abiertos y tolerantes que la mayoría de sus primos del Viejo Mundo, los marienburgueses lo toman con alegría y expectación. No es nada inusual, por ejemplo, pasar una solemne procesión de penitentes Shallya, y al cruzar la esquina y contemplar un desfiles de monjes de Ind, cubiertos de rojo, realizando cánticos y danzas rituales. Muchos marienburgueses toman este conglomerado religioso como un signo de la vitalidad de su ciudad.

Los Altos Elfos del enclave de Sith Rionnasc son, con mucho, los mejores viajeros oceánicos del mundo, y el comercio de transporte entre el Viejo Mundo, Catai, Ind y el Nuevo Mundo trae riquezas a Ulthuan y Marienburgo. Clan Ulliogtha, encabezado por el propio Exarca, es el más grande e importante de los clanes de Sith Rionnasc.

Vampiros Editar

Hay historias de las selvas de Ind y las Tierras del Sur sobre sacerdotes dementes que arrancan los corazones de los hombres incautos para alimentar a sus dioses oscuros. Quizás estos son los hijos de Maatmeses o Harakhte, los dos primeros Hijos de Lahmia perdidos, de los que no se volvió a tener noticias después de la traición de Nagash en el -1152 CI. Las selvas de Ind son terribles y oscuras, y las malvadas influencias reptan entre sus sombras.

Skaven Editar

En los albores de la historia de los Skavens, el Clan Eshin huyó al Lejano Oriente. Se pensó que los Eshin se habían perdido por para siempre en el confín del mundo, pero el Clan regresó misteriosamente a Plagaskaven para ofrecer su lealtad al Consejo de los Trece. El tiempo que pasaron explorando las tierras de Nippon, Ind y Catai le había servido bien, ya que el clan obtuvo un entrenamiento significativo en las artes del sigilo y el asesinato. No está claro cuál es su situación en los Reinos de Ind, ya que la mayor parte de lo que se sabe de este Clan se refiere a Catai y Nippon, pero algunos Skaven aprendieron sus habilidades marciales de célebres guerreros de este reino.

Ejércitos de IndEditar

Las tierras de Ind son enormemente duras para sus habitantes. En muchas ocasiones, son los campesinos quienes deben luchar para sobrevivir a las hordas de monstruos y demonios que brotan de las selvas. Los guerreros de Ind portan tulwars, espadas largas y enormemente curvas diseñadas para atacar con rapidez y agilidad a los oponentes. En estas hojas se suele grabar estelas e inscripciones de cada aventura y hazaña de sus dueños, teniendo cada tulwar la vida de sus propietarios tallada en su hoja.

Muchas bestias acompañan a los ejércitos de Ind en batalla, aunque sin duda los más impresionantes son los elefantes. De piel blanca, y repletos de abalorios dorados y finas sedas, estas bellas criaturas son el orgullo de los generales de Ind. Sus colmillos también se recubren de ornamentos, demostrando la riqueza de aquellos que lo poseen. Otros seres como tigres y lobos también luchan junto a sus ejércitos, pero la criatura más aterradora son los Bengalís. Estas fieras pueden tanto defender las tierras de Ind y a sus habitantes, como asaltar sus aldeas y masacrar a cuantos encuentren. Por tanto, son una fuerza importante en batalla, pero incluso los aliados sienten un temor irracional en su presencia.

El ejército de Ind, tanto en tierra como en las aguas, está comandado por los Lascar, los líderes militares más competentes. Una gran flota guarda Ind, para proteger los intereses comerciales de sus reinos en mares lejanos, así como para protegerse de las constantes incursiones enemigas. Aunque el ejército de Ind tiende a ser muy rudimentario, utilizando arcos, hondas y armas de hierro y madera, gracias a los comerciantes imperiales y catayanos, la pólvora ha llegado hasta sus fronteras, aunque aún de una forma minoritaria, con una recepción muy escéptica por los tradicionales nativos.

Las leyendas cuentan como en casos de extrema necesidad, los crueles dioses de Ind se apiadan de su pueblo, y envían a sus guerreros celestiales al combate. Avatares de los mismos dioses se presentan en el campo de batalla, para aplastar al enemigo con todo su divino poder. Aunque muchos consideran esto como una simple superstición, estas leyendas de Ind inspiran a sus guerreros para luchar con gran valor, siempre observados y protegidos por sus divinidades.

FuentesEditar

  • Warhammer: Reglamento (6ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Reinos Ogros (6ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Hombres Bestia (6ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Altos Elfos (6ª Edición).
  • Suplemento: Lustria (6ª Edición).
  • Warhammer: Reglamento (7ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Elfos Oscuros (7ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Skaven (7ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Guerreros del Caos (7ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Condes Vampiro (8ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Reinos Ogros (8ª Edición).
  • Warhammer Fantasy JdR: Marienburgo (1ª Ed. Rol).
  • Warhammer Fantasy JdR: Arsenal del Viejo Mundo (2ª Ed. Rol).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.