FANDOM


Caida ciudad hombres lagarto warhammer total war por Milek Jakubiec

Los ruinas de Huanabic están tan cubiertas por la vegetación que ni las grandes pirámides templo son distinguibles de la selva que les rodea. Lo que antes era una próspera plaza ahora es un cráter negro de varios kilómetros de ancho. Aquí el Cacique Blotlbova, un Mago Sacerdote Slann del Primer Desove, encontró su amargo final. Cuando los Demonios asediaban su ciudad, el gran Blotlbova lanzó su hechizo más potente y desató relámpagos y tormentas ígneas, abrió brechas a otras dimensiones y, finalmente, se convirtió en una columna de pura energía que se proyectó hacia las estrellas, devastándolo todo a su alrededor con un destello apocalíptico.

El enemigo fue destruido, sí, pero también Blotlbova y su ciudad. Cualquier cosa próxima al epicentro se evapora, e incluso edificaciones lejanas se derrumbaron. Muchos milenios después de la Gran Catástrofe sigue brillando una mota de energía sobre el cráter, como un sol en miniatura que ciega a quienes lo miran.

Los Eslizones, inquietos y supersticiosos, rehúsan acercarse al diminuto orbe radiante. Creen que es el espíritu iracundo del Cacique Blotlbova. Argumentan que las plantas se han extendido, grandes y fuertes, hasta cubrir toda la región, incluso los bloques de piedra y las calzadas quebradas que hay en las ruinas de Huanabic. Todo, salvo una zona. Nada crece cerca de la luz ardiente que los Hombres Lagarto conocen como la Estrella Diurna. Aún hoy el cráter sigue desolado, con el suelo devastado, tan vacío como el día del fatídico encantamiento.

FuenteEditar

  • Ejércitos Warhammer: Hombres Lagarto (8ª Edición).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.