FANDOM


La torre de Kellar

La Torre de Kellar es una caja de expansión del juego HeroQuest publicado en el año 1991.

Contenido de la caja Editar

  • Librito de aventuras (10 nuevas misiones)
  • 17 Miniaturas (8 orcos, 6 goblins y 3 fimirs)
  • 2 Puertas sin base (puerta de hierro y puerta de madera)
  • 4 fichas de escalera corta
  • 2 fichas de escalera largas
  • 1 ficha trampa de Gran Bola de Piedra
  • 4 fichas de mapa (Mapa de Grin)
  • 1 ficha de Acantilado (Escarpado de Grin)
  • 12 fichas de Roca Caída
  • 2 fichas de Trampa de Pozo
  • 1 ficha de Forja de los Enanos
  • 1 ficha grande de Nube del Caos
  • 10 cartas de artefacto
  • Anillo de Fuego
  • Daga Mágica Arrojadiza
  • Pergamino Bola de Fuego
  • Pergamino Cura Corporal
  • Pergamino Dormir
  • Pergamino Fuego de Ira
  • Pergamino Genio
  • Pergamino Piel de Piedra
  • Pergamino Tempestad
  • Pergamino Valentía

Trama Editar

Portada Kellars Keep Heroquest por Les Edwards

"Amigos, como sabéis el Emperador está sitiado en la Torre de Kellar, al bastión interior de la Fortaleza Karak Varn. La plaza está bien defendida, pero temo que el tiempo actúa contra nosotros. El destacamento se debilita por hambre, mientras el enemigo se fortalece día a día.

Hay una forma en la que podemos ayudar. El gran libro del Tomo Lore me ha revelado la existencia de un pasadizo secreto ya olvidado. Será vuestro empeño encontrar este pasadizo y rescatar al Emperador llevándolo a lugar seguro. El pasadizo es conocido como el Escarpado de Grin y fue llamado así en honor al Enano que lo descubrió. Grin era un solitario. Toda su vida la dedico a buscar una veta de oro, pero jamas la encontró. Sin embargo en su búsqueda. descubrió un estrecho pasadizo que recorría la orilla de un abismo. Exploró más allá y se centró en las cavernas inferiores de la Torre de Kellar, el bastión interior de la fortaleza de Karak Varn (la gran fortaleza de los Enanos que queda en el corazón de las Montañas del Fin del Mundo). Grin grabó un mapa en una piedra para poder encontrar de nuevo la senda descubierta. Este mapa se lo dio a su Señor, Belorn.

Las Montañas del Fin del Mundo recorren la frontera oriental del Imperio. Hace muchos miles de años los Enanos hicieron de estas montañas su hogar. Con su destreza y talento como ingenieros construyeron grandes ciudades excavadas en la roca viva. Las ciudades se comunican por túneles que se extendían por muchos kilómetros bajo las montañas. En la ladera este de las montañas, los Enanos construyeron grandes fortalezas para vigilar la Tierra de Tinieblas. La mayor de estas fortalezas era Karak Varn.

Los Enanos vivieron muchos años en paz, pues los Orcos y los Goblins no se atrevían a molestarlos después de su terrible derrota en el Tor de Keloth. Pero durante este tiempo de paz los Enanos descuidaron sus fortalezas. Los destacamentos se hicieron más y más pequeños, y las guardias menos vigilantes. Entonces llegó Morcar. Durante años había reclutado pacientemente un nuevo ejército de Orcos y Goblins. Cuando atacó lo hizo por sorpresa. Los Enanos lucharon con gran valor pero sus enemigos eran demasiados eran demasiados.

Una a una cayeron sus ciudades. Solo Karak Varn se mantuvo.

Tendréis que viajar a través de los Aposentos de Belorn, por pasadizos antiquísimos que se extienden en la profundidades de las Montañas del Fin del Mundo. Los Aposentos de Belorn son ahora ruinas. Han sido despojados de las riquezas que un día adoraron los distintos salones y pasadizos. Ahora solo viven allí los Orcos y los Goblins. Deberéis hacerles pagar cara su transgresión.

Ni siquiera el Tomo Lore no podido mostrarme exactamente donde esta la senda secreta. Tendréis que encontrar los cuatro trozos del mapa de Grin que están dispersos por las habitaciones para hallar el camino a la Torre de Kellar. No podéis fallar, pues significaría la perdición de nuestra causa. Ya os conduciré a La Gran Puerta, pero desde allí tendréis que seguir solos.

Preparaos, pues salimos al amanecer".

La aventura Editar

La Gran Puerta Editar

Puerta

No puedo ir más lejos con vosotros: una vez sobrepaséis esta puerta dependeréis solamente de vosotros mismos. Estas puertas os llevarán a los Aposentos de Belorn. Yo vigilaré vuestro progreso y os ayudaré si puedo. Llevad estos cristales con vosotros siempre. Si el cristal que lleváis brilla rojos, mirad fijamente en sus profundidades. Así es como contactaré con vosotros cuando me necesitéis.

Las Salas de los Guerreros Editar

Otra gran puerta esta delante de ti. El cristal que te dio Mentor brilla con una luz roja. Lo observas y ves a Mentor que te dice: Delante están las Salas de los Guerreros, salas antiguas en las que se honraban a los grandes guerreros de los Enanos. Los hechos de cada uno han sido grabados en las paredes para que jamás sea olvidado su valor. Pisad con cuidado. Estas salas fueron diseñadas para probar a los más valientes y sagaces de los guerreros Enanos. Están llenas de trampas y enemigos magicos.

El Pasaje Espiral Editar

La Gran Ciudadela queda profundamente enterrada en las montañas en las montañas. A la serie de escaleras que llevan a la Ciudadela se las conoce como el Pasaje Espiral. Aquellos que las atraviesan les parece que bajan para siempre, girando hasta el mismo corazón de la montaña. El viaje descendente a las habitaciones principales es largo. Tened cuidado, pues los Orcos han colocado trampas para protegerse contra los ataques.

La Forja de los Enanos Editar

El mejor arte y el mayor talento de los Enanos se manifiesto siempre en sus trabajos en metal. Pocos pueden comprarse con los Enanos en su destreza y comprensión del metal que trabajan. Las armas que forjaron en el amanecer de los tiempos son legendarias: la belleza de sus joyas codiciadas por reyes y ladrones por igual. Se dice que aunque los Orcos han vivido en los Aposentos de Belorn por mucho tiempo, aún no han podido encontrar la Forja de los Enanos. "Parte del mapa de piedra de Grin se encuentra aquí."

El Panteón de los Reyes de los Enanos Editar

Los Enanos tuvieron muchos y muy grandes Reyes. Belorn construyó la gran Ciudadela y fue honrado con un gran Panteón funerario. Sus descendientes, que demostraron ser todos dignos de su linaje, fueron enterrados, allí, junto a sus progenitores. Reyes como Holgar, quien comandó a sus guerreros en las batallas de las Colinas de Keloth: y Garin quien luchó hasta morir, junto a sus hermanos, cuando las legiones de Morcar atacaron los Aposentos. Que nadie diga que los Enanos no tuvieron valor, pues su valor no tiene igual. "Aquí encontrarás otra parte del mapa de piedra de Grin."

La Gran Ciudadela Editar

La Gran Ciudadela queda en el centro de los Aposentos de Belorn. Es aquí donde viven la mayoria de los Orcos. Los encontrareis en gran número, pues se están congregando para lanzar su ataque sobre el Imperio. Los lidera Gragor, un malvado mago. Quedáis advertidos. La batalla pronto estallará. Preparaos bien, pues la victoria no esta asegurada. La tercera parte del mapa de piedra de Grin se encontrará en La Gran Ciudadela.

El Pasillo del Este Editar

La Puerta del Este es el final de los Aposentos de Belorn. Pero para llegar a ella tendrá que franquear el pasillo. El pasillo está bien guardado. Los enemigos serán muchos. Tendrás que luchar todo el camino hasta la Puerta del Este. Deberás penetrar en el pasillo a través de la puerta Sur. La última parte del mapa de piedra de Grin se encontrá aquí.

La Mina de Belorn Editar

Los Enanos eran expertos mineros, capaces de perforar las rocas más duras para llegar a las vetas de oro y hierro que buscan. Los Reinos de los Enanos de antaño se construyeron sobre estos valiosos metales. Dentro de los Aposentos está la Mina de Belorn, una antiquísima mina que una vez fue la más rica de todas. Sin embargo, tened cuidado, pues la mina ha sido abandonada desde hace mucho tiempo y los túneles pueden derrumbarse. Los Orcos a menudo buscan por las minas, esperando encontrar el oro que, según la leyenda, fue escondido aquí en los últimos días antes de la caída de los Enanos.

El Portón del Este Editar

Habéis viajado lejos para llegar aquí. Debéis franquear El Portón del Este para llegar al Pico de Grin y rescatar al Rey. El Portón del Este indudablemente estará vigilado, pues estáis más cerca a la Tierra de Tiniebla de lo que jamás habéis estado.

El Escarpado de Grin Editar

Ahora que tenéis el mapa de Grin podréis encontrar la senda del Escapado de Grin. Recordad vuestro deber. No os desviéis de él, pues el enemigo es demasiado numeroso. La hora de la victoria esta cerca. Una vez pasada la senda del Escarpado de Grin podréis conducir el destacamento de Karak Varn a un lugar seguro. La Senda es estrecha. Deberéis pisar cuidadosamente o caeréis al abismo.

El Final Editar

La puerta se abrió a las tinieblas de la Torre de Kellar. Desde arriba, se escuchó el fragor de la batalla. Las tuerzas de Morcar lanzaron su último y despiadado asalto. Esta vez no se les pudo contener. El Emperador reunió sus capitanes, intentado organizar por ultima vez la linea de defensa. Entonces llegó la noticia: un grupo de Campeones había encontrado un camino a través de los Aposentos de Belorn.

Sin vacilar el Emperador ordenó a sus capitanes llevar a sus hombres de nuevo hacia el Escarpado de Grin. LA Guardia luchó valientemente dando tiempo al resto del ejército y a los heridos a ponerse a salvo. La Guardia luchó con tanto valor y tanta fuerza que los Orcos y los Goblins del ejercito de Morcar cedieron terreno, sin atravesé a caer sobre un enemigo tan temible. Morcar miró hacia su izquierda y señalo, amenazante, a la Guardia del Emperador. La Guardia Fatídica salio de su silencio adelantándose.

La Guardia del Emperador retrocedió, cediendo terreno lentamente hasta que alcanzó la Puerta. Recayó en un solo hombre el honor de contener al enemigo mientras que el pasadizo tras él era destruido para que nadie más pudiese pasar. Kenarón el capitán de la Guardia mantenía la puerta. Uno a uno los guerreros de la Guardia Fatídica, con toda su armadura cayeron ante la espada de Kenarón. Morcar lo observó, admirado ante el valor y la destreza mostrada por Kenarón. Un momento más tarde, se agotó su paciencia y Kenarón cayó bajo la tormenta de fuego que se abatió sobre la puerta. Pero ya era tarde. El pasillo había sido destruido. Los guerreros de Morcar solo pudieron aullar de rabia. El Emperador y el resto de su ejército habían escapado.

"-Habéis hecho bien. El Emperador me ha pedido que os exprese su gratitud. Cada uno de vosotros recibirá 500 monedas de oro por sus esfuerzos. Pero no dejéis que esta victoria os engañe. Una nube negra se cierne aún sobre el Imperio. El ejército necesita descansar. Y aún avanzan las fuerzas del Caos desde el Este. Nada les hace frente. Estamos necesitados de tiempo. Buscaré la forma en la que podamos dilatar el avance de Morcar. Descansad, amigos. Una vez haya consultado el Tomo Lore volveremos a vernos"

Mapas Editar

  • La Gran Puerta
  • Las Salas de los Guerreros
  • El Pasaje Espiral
  • La Forja de los Enanos
  • El Panteón de los Reyes de los Enanos
  • La Gran Ciudadela.jpg
  • El Pasillo del Este
  • La Mina de Belorn
  • El Portón del Este
  • El Escarpado de Grin

FuentesEditar

  • Librito de aventuras de La Torre de Kellar.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.