FANDOM


Harald Kleindeinst por Paul Bonner

Harald Kleindeinst, más conocido como El Sucio Harald, es el capitán de la guardia de los muelles de Altdorf. Duro, honesto y sin el terrible cinismo de muchos guardias de la ciudad, aunque es demasiado honesto y decente para un hombre que está también bien versado en los caminos del mundo, es difícil de engañarle y es capaz de detectar mentiras muy fácilmente.

Harald siempre se obstina en atrapar al culpable. Detesta a los criminales con pasión (independientemente de que sea un ladrón, un traficante o un asesino en serie) y en su interior arde un profundo deseo de justicia e integridad. Cuando está cerca de un culpable, siente molestias en el estómago, como una especie de “sexto” sentido.

Harald permanece imperturbable, enfrentándose a los acontecimientos preocupantes con calma e imparcialidad, pero no le gusta perder frente a un criminal y en las raras ocasiones en que uno le puede llevar la delantera, suele sacar lo peor de sí, provocando peleas en las tabernas contra matones y criminales de poca monta para descargar su frustración.

Aunque cuenta con muchos enemigos, incluso entre otros miembros de la guardia, que incluso recurren a la violencia, tratando de ajustar cuentas viejas cuentas con él, es un hombre intimidante, de más de metro ochenta de alto y todavía en excelente condición física a pesar de estar ya en la mediana edad, capaz de defenderse perfectamente el solo.

El arma característica de Harald es un cuchillo de lanzamiento forjado por Magnin el herrero, que maneja con gran destreza y puntería. El arma está perfectamente equilibrada para su persona, y cuenta con láminas de plata en el acero, por lo que es un arma peligrosa tanto para los vivos y como para los muertos vivientes.

Historia Editar

Plantilla Spoiler Cazador de Brujas
Alto, estás caminando por la senda del Hereje. Si continúas, corres riesgo de... perderte.
Este artículo puede contener spoilers de La Bestia de Altdorf y Uñas de plata

Nacido en 2460, Harald Kleindeinst fue capitán de la guardia del muelle de Altdorf, estacionado en el distrito Luitpoldstrasse, número de placa 89. Una vez estuvo casado, pero su esposa murió durante una de las guerra del puerto entre las bandas de los “Ganchos” y los “Peces”. Nunca se supo quién fue el asesino ni a qué bando pertenecía, pero aquella guerra acabó prematuramente cuando los jefes de guerra de los Ganchos y los Peces desaparecieron. Harald fue el encargado de ello.

Harald continuó en su puesto hasta el año 2503. Ese año se tuvo la desgracia de matar al hombre equivocado, al salvar la vida de una joven de trece años que estaba siendo perseguida a un maníaco armado con un cuchillo. Aquel loco resultó ser el sobrino de uno de los electores, por lo que su carrera quedó truncada: el escándalo se mantuvo en secreto pero Harald lo perdió todo: su casa, sus ahorros, su trabajo, etc...

Harald buscó empleo en otros lugares, y actuó como inspector para la Compañía Comercial del Reik y el Talabec durante 3 años. Ha pasado su tiempo viajando por las carreteras y vías fluviales del Imperio, Marienburgo y más allá desde entonces, trabajando al servicio de comerciantes que quieren que proteja sus cargamentos, se asegure de que las cuentas correspondan o recupere sus pérdidas.

Portada la Bestia de Altdorf por martinhanford1974-d3je294

Harald (izq) con Johann von Mecklenberg y Rosanna Ophuls

Su vida continuó de esta manera hasta el año 2506, cuando se produjeron en los barrios bajos de la ciudad de Altdorf una serie de brutales asesinatos. Las víctimas eran todas mujeres dedicadas a la prostitución el asesino parecía ser un noble, lo que generaba un gran descontento popular en la población, que era aprovechado por agitadores insidiosos para desatar una revuelta en la ciudad contra las clases dirigentes. Estos acontecidos hicieron que Johann von Mecklenberg, un noble residente en el palacio imperial, lo arrastrara fuera del retiro para ayudarle a cazar al asesino, al que se le conocía como la Bestia, por la brutalidad de sus crímenes, contando con la ayuda de un joven entusiasta llamado Helmut Elsasser y el vidente Rosanna Ophuls.

Todos juntos consiguen desenmascarar al asesino, que no resulta ser otro que Leos von Liebwitz, el hermano pequeño de la condesa electora Emmanuelle von Liebwitz, que sufría de una doble personalidad. Durante el enfrentamiento final, Leos muere al ser alcanzado por la daga de Harald. Los crímenes de Leos fueron encubiertos y se le echó la responsabilidad de sus crímenes a Yevgeny Yefimovich, uno de los principales instigadores de la revuelta popular que resultó ser un cultista de Tzeentch que quería aprovechar el movimiento popular para debilitar al Imperio, cometiendo él mismo otros crímenes para alimentar aún más el descontento popular.

En el 2507, Harald recuperó su puesto como Capitán de la Guardia del Puerto, y más adelante fue asignado para hacerse cargo de otra serie de asesinatos conocidos como los crímenes del Halcón de Guerra quien, a diferencia de la Bestia, que solo asesinó a mujeres de clase baja, no hacía distinciones de género, edad y estatus social a la hora de cometer sus crímenes, empleando para ellos un peligroso y letal halcón amaestrado.

Este nombramiento, realizado por la recién formada Comisión de Atrocidades, se produjo a raíz de su éxito en la búsqueda de la Bestia, y a la incapacidad de su predecesor, Erich Viereck, para atrapar al asesino (ejecutando en el proceso a varios inocentes). Ayudado por Rosanna Ophuls, Kleindeinst pudo seguir la pista del asesino y dio de nuevo un buen uso al cuchillo Magnin para para terminar con el reinado de terror del Halcón de Guerra.

Curiosidades Editar

El personaje está basado en Harry el Sucio, personaje interpretado por Clint Eastwood

Fuentes Editar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.