FANDOM


Nagash Gran Nigromante retornado Fin de los Tiempos

El Fin de los Tiempos

El trasfondo que puedes leer en esta sección o artículo se basa en la serie de libros de campaña y novelas de El Fin de los Tiempos, que recientemente ha sustituido la línea argumental de La Tormenta del Caos

Archaon Señor del Fin de los Tiempos

Gutrot Spume wallpaper

El Señor de los Tentáculos, Señor de la Flota de la Plaga

Gutrot Spume es una mole brutal. Su increíble fuerza y tenacidad solo se ven igualadas por su descomunal arrogancia. Los espantosos tentáculos que forman la mitad de su torso pueden despedazar enemigos sin dificultad, mientras que cualquier ataque contra él rebotará en su armadura herrumbrosa o simplemente se hundirá en su repugnante carne fofa sin causar daños graves.

Historia Editar

Gutrot Spume-0
Gutrot Spume es el señor de la Tribu Hueso Dragón y el comandante de la flota de plaga más grande del norte. Un orgulloso guerrero cuya imponente arrogancia a menudo lo lleva a batallas contra probabilidades abrumadoras, Spume ha resurgido de las cenizas del fracaso para recuperar su posición como uno de los señores de la guerra preeminentes de su edad.

El amor por el mar corre por las venas de Spume. En su juventud, obtuvo su nombre de su hábito de sumergirse en el Mar de las Garras con nada más que un cuchillo. Pasó más tiempo bajo el agua, matando al pez mordedor y al tiburón espada que vagando por los fiordos y arrastrando los cadáveres de nuevo a su tribu. Su habilidad como guerrero y proveedor no pasó desapercibida, y Spume pronto se convirtió en el jarl de la Tribu Hueso Dragón.

Gutrot no estaba tratando de impresionar a sus compañeros humanos, sino a los dioses del cielo. Spume se sumergía una y otra vez en el Mar de las Garras. Mientras sus contemporáneos cazaban engendros, trolls y bestias asesinas en la tundra de su tierra natal, Spume hundía el cuchillo en kharibdyss, serpientes marinas y merwym por igual. Cuando Spume oyó hablar de un gigantesco kraken de la plaga que se cernía sobre las costas de las Tierras de la Bilis, se apresuró a cazarlo. La ambición de su loco plan vio a su expedición amasar una flotilla de barcos lobo de Norsca, cada uno lleno de miembros de la tribu deseosos de convertir los mares a color rojo con la sangre de los monstruos.

A pesar de que llevó a Spume varios meses de lucha no sólo contra las bestias mortales del Mar de las Garras, sino también contra las flotas élficas que intentaron detenerlos, su destrozada flota finalmente encontró las manchas aceitosas de fluidos enfermos que decían ser el paso del kraken de la plaga. Sin perder tiempo, Spume desnudo hasta la cintura se sumergió profundamente en las aguas. Siguió la corriente destructora de las secreciones que pensaba que llevarían a la guarida del kraken, nadando cada vez más profundo, hasta que divisó una sombra con tentáculos de inmenso tamaño retorcerse en las profundidades.

Con desbordante confianza, Spume nadó hacia abajo y hundió la hoja en la espesa grasa que protegía el cráneo del kraken. Una serie de bajos temblores subsónicos golpeó a través del agua, con su ritmo sonando incómodamente como una risa en auge. Demasiado tarde, Spume vio bestias más pequeñas con tentáculos que convergían sobre él. Cada una de las cosas pálidas no era más grande que un perro, sin embargo atacaron en tal número que pronto se encontró luchando por su vida. Blancos tentáculos gomosos lo golpearon y agarraron, y afilados picos mordieron su carne. Una de las criaturas se tragó entero el brazo izquierdo de Spume.

Al darse cuenta de que le quedaban segundos como máximo, el jarl se abrió camino, con sus piernas pataleando desesperadamente para llegar a la superficie. No esperaba sobrevivir, al igual que sus hombres no esperaban que regresara de su búsqueda temeraria. Sin embargo, el Abuelo Nurgle se sentía aún más generoso de lo habitual, y aunque sus dioses rivales se alejaron desinteresados por el fracaso de Spume, el Señor de la Decadencia tuvo a bien recompensarle por su valentía.

Cuando Gutrot finalmente salió a la superficie, su cuerpo había cambiado más allá del reconocimiento. Su lado izquierdo se había fusionado con el engendro kraken que había arrancado su brazo, y todo su flanco se erizaba con los tentáculos que se retorcían de la bestia submarina. Spume subió a bordo de su buque insignia, una vez más, no como el jarl de una tribu norse, sino renacido como el Señor de los Tentáculos.

No pasó mucho tiempo antes de Spume reuniera su armada, una vez más, esta vez con la intención de saquear los asentamientos costeros del Imperio. Se corrió la voz de sus poderes, y aquellos que se oponían a él rápidamente enfermaban y morían, o eran encontrados ahogados inexplicablemente en la noche. Para el equinoccio de primavera la flota de desvencijadas embarcaciones de Spume navegaba a través de las olas del Mar de las Garras hacia la costa de Nordland. Más de diez mil hombres se mantenían dentro de los cascos de los barcos apelmazados de algas, merodeadores de la tribu y asesinos blindados en igual número. Esta vez iban a tallar sus destinos en la carne blanda de los sureños.

La flota de Gutrot Spume llegó a la costa de Nordland intacta, haciendo frente al fuego de los cañones de los fuertes fiordos sólo para encontrar la playa llena de filas y filas de tropas estatales del Imperio. Por encima de ellos, los comandantes con elaborados yelmos volaban sobre pegasos y grifos, gritando órdenes a sus hombres para resistir. Entre ellos estaba el propio Karl Franz, ya que el Imperio conocía bien del amor Norsca por las incursiones de primavera, y la noticia de la flota que se aproximaba había viajado rápido.

La flota invasora navegó a toda velocidad hacia la bahía, con aullantes hordas saltando por encima de las bordas de escudos tachonados y cargando hacia las aguas poco profundas. En cuestión de minutos se habían unido a la batalla, con Spume a la vanguardia mientras comenzaba la matanza. El señor de la guerra gritó un desafío al Emperador en lo alto, pero en lugar de luchar contra él, el jinete de grifo volvió su montura y huyó.

Spume seguía riendo cuando el gobernante del sur regresó unas horas más tarde. Su alegría pronto se desvaneció cuando la reina del hielo de piel pálida que compartía ahora su silla de montar echó un gran hechizo que congeló las aguas de la bahía, atrapando a la gran mayoría de sus hombres hasta las rodillas. Con las hordas norses atrapadas en las olas congeladas, las tropas estatales del sur redoblaron su ataque, encontrando más fácil acabar con los guerreros de Spume uno por uno con largas lanzas y alabardas. Gutrot luchó duro, pero finalmente admitió su derrota, patinando hacia atrás a lo largo del espeso hielo hasta su buque insignia y navegando de regreso a la tribu Hueso Dragón para lamer sus heridas. Durante los años que siguieron, reconstruyó su ejército y su flota, jurando solemnemente que en caso de que encontrara una oportunidad para inflingir su venganza, la aprovecharía sin dudar.

Batallas Editar

Guerra en el Drakwald Editar

Spume se abrió paso hasta el dominio sobre las tribus de los fiordos hace muchas décadas, y amasó una flota de buques capturados con la que estaba más que encantado de llevar a la guerra. El autoproclamado Señor de los Tentáculos era un guerrero orgulloso, conocido en el norte por el conjunto de pseudópodos que erizaban todo el lado izquierdo de su cuerpo. Muchos afirmaban que estos apéndices eran los signos del favor de Nurgle, pues eran siete, el número preferido del Señor de la Descomposición, y a menudo parecían tener vida propia. Estas extremidades adicionales proporcionaron a Spume una ventaja inusual en la batalla, lo que le permitía enrollar a varios enemigos simultáneamente antes de aplastarlos.

La Caída de Altdorf Editar

La calamitosa decisión de Gutrot Spume de vadear en línea recta el Drakwald le costó la oportunidad de ser el primero en llegar a las murallas de Altdorf, pero su orgullo quedó algo restaurado al ver la gran cantidad de hombres bestia que habían sido atraídos hacia su ejército. Decidido a ganar gloria, Spume lideró a su vanguardia en una carga masiva.

MiniaturaEditar

ImágenesEditar

FuentesEditar

  • The End Times II - Glottkin.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.