FANDOM


"¡Desde las Sombras, venganza!"

Anónimo
Sombrios Octava

Cuando Nagarythe se vio convulsionado por la guerra civil, la mayoría de los Elfos apoyaron al Rey Brujo y se convirtieron en Elfos Oscuros. Los Elfos leales al Rey Fénix juraron luchar contra Malekith y sus fuerzas de traidores. Mientras las primeras batallas de la guerra civil se libraban en Nagarythe. Fuego y locura arrasaron las pacíficas calles, los hermanos luchando entre si y las madres gritando con la sangre de sus hijos. Cuando la lucha acabó, muchas ciudades habían quedado destruidas para siempre y la sangre derramada no desaparecía de las piedras. Dispersos y superados en número, los leales huyeron a la oscuridad. Juraron ante todos los dioses del cielo que ellos y sus descendientes continuarían luchando contra Malekith y sus traidores durante toda la eternidad, si era necesario. Estos guerreros funestos se convirtieron en los sombríos, los más oscuros, siniestros y brutales de todos los Altos Elfos. Desde lugares ocultados cuidadosamente en las Tierras Sombrías, o en tierras más lejanas, estos Elfos de Nagarythe continúan hoy en día luchando una cruenta y oscura guerra contra los traidores de Malekith.

Incluso en tiempos de paz relativa, los Sombríos nunca descansan. Patrullan constantemente las orillas áridas y las yermas colinas mientras otean el horizonte en busca de los inevitables incursores Elfos Oscuros en sus costas; los malvados Druchii, que no solo hundieron su tierra bajo las olas, robaron a sus hijos y acabaron con la mayoría de los de su estirpe, sino que además mancharon su reputación con sospecha y pavor para siempre. Por todos estos motivos, no es sorprendente que en las batallas que libran estos guerreros ni se pida, ni se ofrezca cuartel a su odiado enemigo. Que solamente podrá esperar una muerte larga y dolorosa si es capturado.

Los Sombríos son maestros en la emboscada y en la guerra de guerrillas, guerreros de élite incluso para otros Elfos. Atacan con rapidez y sigilo, apareciendo de la nada y disparando proyectiles certeros de sus arcos largos, antes de emprender la carga para aniquilar a los supervivientes con las hojas de sus armas. Este tipo de tácticas que en la actualidad se han refinado hasta convertirse en un siniestro arte que se transmite de padres a hijos, junto a los apellidos y tradiciones más civilizadas de Nagarythe, tuvieron su origen fruto de la desesperación en la Guerra de la Secesión, cuando su falta de efectivos para luchar una guerra convencional, obligaba a los Sombríos a utilizar escondites cuidadosamente ocultos en las profundidades de las Tierras Sombrías. Desde donde libraron una guerra sangrienta contra los traidores de Malekith. Valiéndose de emboscadas y engaños para lidiar con las patrullas del Rey Brujo, muchas de las cuales en las semanas o meses siguientes perecieron en lugares solitarios con sus gargantas cortadas o atravesados por flechas.

En algún momento, todas las razas han sentido la ira de los Sombríos, ya que estos guerreros siempre van a la vanguardia de los ejércitos de los Asur aniquilando a los exploradores enemigos y abriendo el paso al grueso del ejército.

Contaminados por su relación con el Rey Brujo y la violenta locura de Aenarion, los supervivientes de Nagarythe son muy diferentes al resto de los Asur. Desde la destrucción de sus tierras, han sido un pueblo nómada, incapaz de echar raíces, condenados a luchar sin tregua e incapaces de asentarse en un lugar donde desempeñar tareas más pacíficas. Son emocionales y melancólicos, altivos y belicosos. Se cuentan entre las tropas más leales del Rey Fénix y son muchas las historias que circulan que narran sus hazañas. Es muy difícil encontrar un Elfo que no haya oído hablar de su valor. Aunque sean más crueles que el resto de sus tropas, su crueldad es fruto de su trágico pasado más que de una actitud innata. Debido a las épocas amargas que les han tocado vivir, esta forma de ser resulta comprensible.

La relación de los Sombríos con el resto de Ulthuan es problemática. Muchos Altos Elfos desconfían de ellos, debido a sus fríos corazones y sus formas sangrientas. De hecho, aunque solo lo dirán con cuidado, hay algunos que susurran que la guerra sombría ha convertido a los sombríos en seres más parecidos a sus enemigos de lo que están dispuestos a admitir.

Por su parte, los guerreros de Nagarythe acusan a sus parientes de ser suaves e inocentes. Aunque en silencio agradecen secretamente que la carga de los Sombríos no haya recaído sobre toda su raza. Mientras que los sombríos nunca responderán directamente a un grito de ayuda, muchas batallas se han vencido debido a una lluvia de flechas negras o al asesinato silencioso de un hechicero enemigo que se creía invulnerable tras sus propias líneas. Aunque su propia gente les rehuye y desconfía de ellos, los funestos guardianes de Nagarythe saben perfectamente donde reside su lealtad.

MiniaturasEditar

  • 8ª Edición.
  • 7ª Edición.
  • 6ª Edición.
  • 4ª Edición.
  • Mordheim.

ImágenesEditar

FuentesEditar

  • Ejércitos Warhammer: Altos Elfos (6ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Altos Elfos (7ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Altos Elfos (8ª Edición).
  • Carta de WarCry - Capasgrises de Galathel.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.