FANDOM


Warhammer Guardia del Fénix 8ª
"Hasta que no has visto a la Guardia del Fénix en el campo de batalla no puedes entender el poder que posee. Filas de guerreros altamente entrenados dispuestos en el más absoluto de los silencios. A su alrededor el aire reluce. No son solo los guardianes del templo, son los guerreros elegidos por un dios élfico poderoso.

No necesitan una palabra que les ordene pues cada uno conoce su lugar en el plan de batalla. Ni siquiera pestañean ante los horrores más viles del mundo. Se dice que ellos saben el momento en que morirán; yo lo creo, pues se enfrentan al caos de la batalla con una resolución inquebrantable. ¿Quién si no estuviera convencido de su propia supervivencia o condena se enfrentaría a una lluvia de flechas o a la carga de un mosntruo horrible sin inmutarse?

¡Cuantos horrores y cuantas maravillas debe de haber contemplado la Guardia del Fénix! ¡Y como me gustaría que compartieran esa sabiduría con los mortales que no han sido bendecidos con esa visión del futuro"

-Extracto de Un Hombre entre Elfos, por Herwig Algnar.

De los grandes guerreros que luchan por el pueblo de los Altos Elfos, los más temidos son los silenciosos guardianes del Templo de Asuryan, el lugar más sagrado de todo Ulthuan. Se les conoce como la Guardia del Fénix y el principal deber de estos monjes guerreros es proteger el santuario de la isla y a todos aquellos que realizan una peregrinación a este lugar sagrado. De particular importancia es la Llama Eterna, pues el candidato a Rey Fénix ha de atravesarla caminando para poder recibir la bendición de Asuryan.

El secreto de su silencio antinatural radica en la Cámara de los Días, una sala oculta en cuyas antiguas paredes según las historias hay escritas palabras de fuego sobre la roca. En ellas se relata la historia de todos los Reyes Fénix pasados y futuros. Predice las muertes de cada uno de ellos y quiénes les sucederán. Este conocimiento ha acabado con cualquier alegría de estos sacerdotes guerreros y en sus rostros solo pueden contemplarse expresiones de tristeza por su destino. En combate suelen hallarse allí donde el combate es más desesperado; y gracias a la Cámara de los Días conocen de antemano si saldrán victoriosos o caerán ante el enemigo.

Como guerreros juramentados de Asuryan, la Guardia del Fénix está más haya del mando de nobles y príncipes. Solo el Rey Fénix, el recipiente de la voluntad de Asuryan, puede comandarles. De hecho, a menudo actúan como emisarios personales del rey en el campo de batalla, y, aunque el Rey Fénix no esté presente en combate, siempre lo está en sus pensamientos.

Cuando un Rey Fénix muere, la Guardia del Fénix siempre se encuentra a su lado. Aparece de repente y sin previo aviso para hacerse cargo del cuerpo del rey y transportarlo hasta la Nave Blanca. Cuando un nuevo candidato a Rey Fénix es elegido, la Guardia del Fénix le escolta hasta el Templo de Asuryan, donde se lleva a cabo su renacimiento ritual como nuevo Rey Fénix.

Los Guardianes del Fénix no pronuncian palabra. Está prohibido para aquellos que han visto los secretos del tiempo hablar de ello, y quienes los contemplan toman un voto mágico de silencio del que nunca podrán ser liberados. Muchos ven esto como una maldición, pero este voto no es más que parte de la dedicación que cada Guardia del Fénix otorga a Asuryan; un pacto que llena a los guerreros elegidos por el Dios Creador con una porción de su inconmensurable poder. De esta forma, la Guardia del Fénix se beneficia de una protección divina que ninguna hechicería o espada puede romper fácilmente y les otorga un propósito que transciende a sus orígenes mortales.

Bendición de Asuryan por Matt Zeilinger Altos Elfos

Desde una época antigua, antes de Aenarion y la guerra contra los Demonios, las legiones de la Guardia del Fénix las componían decenas de miles de guerreros y, al parecer, su número sigue siendo el mismo. Esto ha dado a pie a leyendas como la de que la Guardia del Fénix es inmortal o que pueden regresar de la muerte. Sobre este tema, igual que sobre otros muchos, la Guardia del Fénix permanece en silencio.

Cuando su señor les ordena ir a la guerra, los Guardia del Fénix son adustos y resueltos, embutidos en una armadura ornamentada y armados con largas alabardas ceremoniales que pueden partir por la mitad a un enemigo de un solo golpe. Aunque su presencia muda es desconcertante para los enemigos, el aura de poder divino que les rodea resulta aún más aterradora. Su mirada arde con una fiera intensidad, producto de su fe inquebrantable en el Dios Creador de los Elfos, y el aire que rodea a un regimiento de la Guardia del Fénix palpita literalmente con la energía pura de Asuryan. Quien se atreva a interponerse ante un regimiento de la Guardia del Fénix se verá asaltado por una sensación desbordante de terror. En el campo de batalla, la Guardia del Fénix siempre está donde el combate es más encarnizado, y la victoria es mas difícil de conseguir, ya que sus dones les permiten ver las confluencias y puntos cruciales del combate que se encuentran ocultos a los ojos mortales. Estos guerreros están malditos con el conocimiento de su destino, saben el momento exacto y la forma en la que morirán, pero ninguno intenta retrasar ese momento fatal. Ya traiga la lucha victoria o derrota, vida o muerte, la Guardia del Fénix lucha sin miedo.

MiniaturasEditar

  • 8ª Edición.
  • Grupo de mando de 8ª Edición.
  • 6ª Edición.
  • Grupo de mando de 6ª Edición.
  • 4ª Edición.

ImágenesEditar

FuentesEditar

  • Ejércitos Warhammer: Altos Elfos (6ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Altos Elfos (7ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Altos Elfos (8ª Edición).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.