FANDOM


Guardian Rúnico Enanos por Tony Parker
"Los Enanos suelen ser un poco quisquillosos respecto a los lugares de su último descanso. Como resultado, protegen a sus honrados ancestros con todo tipo de cosas desagradables. Pozos, cuchillas, techos que se derrumban, paredes que aplastan, fuegos, ácido... he visto todo. El problema es que cualquier trampa puede superarse con tiempo. Una persona inteligente puede sentarse y pasar todo el tiempo que necesite para pensar el modo de superar una trampa. Los Guardianes Rúnicos no te dan ese lujo. Tan grandes como un Ogro y recubiertos por cinco centímetros del mejor acero enano, un Guardián Rúnico puede cortar a un hombre por la mitad de un único golpe. Son asombrosamente lentos y no tienen ninguna inteligencia, pero nunca se cansan de vigilar y son casi imparables. Una vez me encontré a uno delante de la tumba de un Jefe Enano. Estaba rodeado por los restos de al menos doscientos Orcos, Goblins y Skaven muertos hace tiempo. Regresé un mes más tarde con un cañón."
Heinrich Johannes, tratante de artefactos antiguos

Un Guardián Rúnico parece algo así como un Enano del tamaño de un Ogro con armadura pesada. Está cubierto de una gruesa piel de metal, bajo la cual se encuentra un complejo sistema de engranajes, palancas y poleas que desconcertaría a los mayores ingenieros del Imperio.

Cada brazo acaba en cuchillas como hachas, que usa para liquidar a cualquier enemigo que trate de pasar. Completamente estúpido, un Guardián Rúnico solo puede seguir las instrucciones dadas en el momento en que la Runa Magistral de la Vigilia fue grabada en su frente. Los Guardianes Rúnicos a veces tienen otras Runas inscritas en sus armas o armadura pero solo pueden tener tres Runas en total, y no pueden tener otras Runas Magistrales.

El primer Guardián Rúnico fue construido hace milenios, cuando las primeras fortalezas Enanas comenzaron a caer antes las fuerzas Goblins. Al percatarse de que se verían obligados a abandonar las tumbas de sus honrados ancestros sin vigilancia, los mayores Herreros Rúnicos de la época colaboraron con el Gremio de Ingenieros para crear centinelas incansables que pudieran dejar. Lo que fueron creados como maravillas es a la vez fuente de gran orgullo y tristeza para los Enanos. Parece ser que el conocimiento de la Runa Magistral de la Vigilia ha sido olvidada por los Herreros Rúnicos de hoy, y los planos necesarios para construir uno ya no se encuentran por ningún lado. Si alguien redescubriera los secretos de los Guardianes Rúnicos sería recompensado con creces. Por desgracia, el primer paso para tal objetivo es recuperar un Guardián Rúnico casi intacto, una tarea sin duda imposible (y probablemente suicida).

Fuente Editar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.