FANDOM


Fraile

"No temáis, hermanos y hermanas. Estas penurias también pasarán. Tened fe en los dioses, para que puedan tener fe en vosotros."

Fraile anónimo

Los Frailes son mendicantes que vagan por el Imperio predicando las virtudes religiosas con su ejemplo. Sus órdenes se remontan a la era de Magnus el Piadoso. Un cazador de brujas, Berndt de Wurtbad, fue un encarnizado enemigo de la secta de Slaanesh, el Dios del Caos de la sensualidad y el placer. Berndt comprobó cómo la decadencia y la lujuria conducían inexorablemente al abrazo de Slaanesh.

Tras años de sangre y fuego, Berndt apartó la espada y su antorcha, abandonó sus posesiones y echó a andar por los caminos del Imperio, predicando su mensaje de austeridad, castidad y obediencia. No vestía más que un hábito áspero y un cilicio y vivía de la caridad del pueblo. Creía fervientemente que una vida humilde y austera era la forma más segura de combatir la insidiosa seducción del Caos.

La orden de San Berndt fue la primera orden mendicante del Imperio, aunque desde entonces han surgido varias más.

VotosEditar

Muchos frailes toman votos para mostrar su devoción a los ideales del santo al que siguen. Aunque estos pueden tomar muchas formas, los más comunes son la castidad, la pobreza, la obediencia y la fraternidad.

  • Castidad: Este es un voto común. El fraile renunciará a la "debilidad de la carne" para estar más cerca de su ideal santo. Por supuesto, en la práctica, muchos frailes caen en desgracia, sucumbiendo a las tentaciones de sus viajes y la hospitalidad constante de sus anfitriones.
  • Pobreza: También es común entre los frailes el voto de pobreza, abandonando la trampa que supone el vicio mundano para comprender mejor la difícil situación del hombre común. Típicamente, tal voto le permite a un fraile poseer solo lo que usa o lleva, lo cual depende principalmente de su fuerza y tamaño. Es un hecho bien conocido que los frailes más ricos son también los más gordos.
  • Obediencia: Algunos frailes prometen obediencia a su orden de tal manera que infaliblemente seguirán los dogmas establecidos por su santo. Tal devoción absoluta a la enseñanza de un santo puede crear un comportamiento extraño. Un ejemplo de esto se puede encontrar con aquellos que siguen la palabra de San Harggot, quien escribió “no mires la sombra de la muerte”. Esto ha llevado a sus seguidores a evitar rigurosamente las sombras proyectadas por las lápidas y los cadáveres.
  • Fraternidad: Muchos frailes creen que todos los hombres son hermanos y juran tratarlos como tales. Esto significa que el fraile recibirá calurosamente a los extraños, ofreciéndoles apoyo y consuelo independientemente de su raza, profesión o incluso aparente hostilidad. Si bien es un ideal noble, tal voto puede exponerle al peligro si trata de hacerse "amigo" con la persona equivocada.

OrganizacionesEditar

FuentesEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.