FANDOM


Nagash Gran Nigromante retornado Fin de los Tiempos

El Fin de los Tiempos

El trasfondo que puedes leer en esta sección o artículo se basa en la serie de libros de campaña y novelas de El Fin de los Tiempos, que recientemente ha sustituido la línea argumental de La Tormenta del Caos

Archaon Señor del Fin de los Tiempos

Archaon ultima carga

Archaón el Elegido

Los grilletes eran pesados, y las muñecas de Teclis ya estaban irritadas por sus lazos oxidados. Cuando el mago trepó por la ladera del Ulricsmund, un repentino y agudo tirón en el lejano extremo de la cadena le hizo tropezar hacia delante, casi perdiendo el equilibrio en los adoquines rotos de la colina.

Alrededor de Teclis, la risa burlona resonó en los yelmos de visores negros mientras los caballeros se burlaban de su humillación. Con el bastón o la espada en la mano, el mago habría hecho parar su risa, incluso a costa de su propia vida, pero ambos estaban lejos, robados por el magister que dirigía la ceremonia en las cavernas bajo la Fauschlag.

Otro fuerte tirón hizo que Teclis se tambaleara al lado de Archaón. El Elegido miraba fijamente hacia fuera en la noche, observando el resplandor de luz y sombra que jugaba a través de la ciudad conquistada.

"Vamos, mago", dijo Archaón, enrollando los lazos de la cadena alrededor del pomo de su silla. "Dime que ves".

La mirada de Teclis siguió el arco de la mano extendida del Elegido. En verdad, podía extraer poca información de la vista que su captor no conocía. Incluso sin su bastón, el mago podía percibir el flujo y el reflujo de las magias, podía leer los vientos lo suficiente como para saber que su conjuración había funcionado, aunque de una manera más fortuita de lo que habría deseado. Grimgor Piel'ierro fue una sorpresa particular, aunque en retrospectiva, Teclis se dio cuenta de lo inevitable que había sido su llegada. Por mucho que pudieran haberlo rechazado, los Encarnados estaban atados por lazos de magia. El destino, tanto como Teclis, los había entregado aquí, pero el resto dependería de ellos.

Sin embargo, Teclis percibió que Archaón no estaba realmente interesado en la respuesta. El tono del señor de la guerra había llevado la sequedad a la retórica - estaba haciendo un punto de inflexión, nada más. No es que Teclis tuviera que jugar el juego del Elegido.

"Veo el final de todo lo que has planeado", contestó Teclis, "y la caída de tus Dioses Oscuros".

Archaón rió, un sonido pesado y hueco. "Tanto desafío, incluso ahora, ¿de verdad que no tienes miedo de mí?"

Cualquier otro habría hecho una amenaza de esas palabras, pensó Teclis, pero la voz del Elegido contenía sólo una honesta investigación. El hombre era un enigma. Se cubría de una brutalidad inquebrantable, pero había una faceta en su alma que le recordaba a Teclis a su hermano gemelo. Archaón no hacía ningún gesto sin causa y no pronunciaba palabras sin propósito. Era un fuego negro ardiendo en el corazón de un infierno que consumía el mundo, y aún así Teclis no podía sacudirse la sensación de que el hombre que se había convertido en el Elegido habría sido uno de los grandes héroes del reino mortal, si su camino hubiera sido un poco diferente.

"¿Qué importa?" dijo Teclis. "Mi vida y mi muerte son irrelevantes ahora".

Con qué facilidad llegaron esas palabras, pensó. ¿Era la misma calma que Lileath había sentido mientras guiaba la daga entre sus propias costillas?

Archaón miró a Teclis. Las ranuras del yelmo del Elegido eran tan negras como la noche, límpidos charcos de oscuridad que desnudaban al alma del mago.

"Déjame decirte lo que veo", dijo Archaón. "Veo una batalla ya ganada, y los espasmos moribundos de una época que ya ha terminado".

Volvió a arrastrar la cadena. Esta vez, Teclis no pudo mantener el equilibrio, y cayó pesadamente sobre sus rodillas ante el Elegido.

"Pero tal vez estoy equivocado", se burló Archaón. "¿Tiene uno de tus aliados el poder de derrotar a todos mis ejércitos?, porque eso es lo que se necesita". Se apoyó en la silla, con la voz súbitamente baja, conspiradora.

"¿Tu hermano, tal vez?"

"Los ejércitos no son la única expresión de fuerza", dijo Teclis, sacudiendo la cabeza. "Y será el Emperador, no mi hermano, la causa de tu perdición".

Archaón se echó a reír de eso, con el tono en auge que pronto tomó su séquito. El Elegido dejó fluir el sonido por unos momentos, para luego cortarlo con un gesto de su mano.

"Karl Franz es un débil", dijo con desdén, y apartó su corcel.

Teclis se puso en pie de un salto cuando la cadena entre ellos se tensó una vez más. "Él no es Karl Franz", dijo, con las palabras extrañamente claras por encima del retumbar distante de la batalla.

Archaón se volvió, con voz baja y peligrosa. "¿Qué dijiste?"

Teclis se encontró con la mirada vacía del Elegido sin vacilar, con sus pensamientos volviendo a la presencia dorada a su lado en el Claro del Rey. "Él no es Karl Franz, ya no - es Sigmar. ¿Realmente creíste que Heldenhammer no haría nada mientras arrasaban su Imperio?"

"¡SIGMAR ES UNA MENTIRA!" rugió Archaón.

Teclis se tambaleó cuando la parte posterior del guantelete del Elegido se estrelló en el lado de su boca. Habría caído si la cadena no se hubiera vuelto tensa.

"Veremos", dijo tranquilamente Teclis, recuperando su equilibrio. Escupió un diente roto sobre los adoquines y deseó que se sintiera tan seguro como sonaba. No dijo otra palabra mientras la columna de caballeros descendía a la oscuridad de la gran excavación.

Batalla por Middenheim
Prefacio | Expresión de Fuerza | Contendientes | La Caída de la Sombra | Parar a la Bestia | Muerte en el Mirador | Muere Bien | Choque entre Vida y Muerte | Último Abrazo | Lucha por los Huesos de Ulric | Otro Desafío | Tesoro en la Oscuridad | Los Últimos Momentos del Mundo | Tras la Batalla por Middenheim

Fuente Editar

  • The End Times V - Archaón
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.