FANDOM


Espíritus de los Antepasados religión

La familia y el linaje son extremadamente importantes en el Viejo Mundo. Los orgullosos miembros de las diversas tribus que conformaron el Imperio se toman muy en serio su genealogía, y la mayoría sienten un gran respeto por sus antepasados. Para honrarlos, en casi todos los hogares del Viejo Mundo hay una pequeña capilla o espacio sagrado en el que se exhiben herencias, estatuillas y demás recuerdos. Estos antepasados son implorados junto a las deidades para que concedan buena suerte, cosechas abundantes y demás efectos positivos para la familia. Si bien normalmente se alude a todo el linaje familiar como entidad colectiva, las familias bendecidas con un antepasado especialmente famoso se consideran extremadamente afortunadas y pronuncian su nombre a menudo durante sus oraciones. Los nobles, concretamente, rinden especial homenaje a sus antepasados. Los más acaudalados construyen templos y santuarios que rivalizan incluso con los de las deidades, para desazón de los miembros de los cultos, quienes lo consideran un insensatez y una falta de respeto.

Las comunidades humanas que viven cerca de asentamientos enanos llevan esta práctica al extremo. Los ciudadanos de Wissenland, el este de Averland y Ostermark suelen ser criticados por rendir mayores honores a sus parientes fallecidos que a los dioses vivos. Los enanos aceptan esta práctica con respetuosa aprobación, y es uno de los motivos por los que se llevan bien con los humanos. Sin embargo, también suelen compadecer a los humanos por sus cortas vidas, pues tienen tantos antepasados que a veces se preguntan cómo pueden llevar la cuenta de todos ellos.

Los halflings del Imperio también veneran a sus familiares y ancestros, aunque raras veces erigen santuarios en honor a los difuntos; prefieren mostrar respeto por sus fallecidos mediante canciones e historias hiperbólicas. De hecho, un buen método para mejorar la memoria (y también una aburrida pero importante lección que se imparte a todos los niños halflings) consiste en recitar todos los miembros del propio árbol genealógico, remontándose tan atrás como sea posible.

Los elfos tienen a sus antepasados en alta estima, pero no los veneran con la misma intensidad que los humanos o los enanos. Debido a sus increíblemente longevas vidas, los elfos suelen mantenerse en contacto con sus bisabuelos e incluso tatarabuelos aun mucho después de hacerse adultos. Cuando un elfo muere, se entonan canciones y se recitan poemas, y el espíritu del fallecido se deja ir sin apenas remordimiento. Los humanos suelen recelar de la indiferencia con que los elfos hablan de sus antepasados, y los enanos lo consideran una actitud grosera y despreciable; esto no es más que otra razón por la que ambas razas tienen tantos problemas para llevarse bien.

FuenteEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.