FANDOM


Esclavo por Pat Loboyko

"Oh, ¡ay de mí! ¿Qué hice para merecer esto?"

Esclavo anónimo

Sin Esclavos, la sociedad skaven se colapsaría. Estos miserables despojos se compran y se venden por fragmentos de piedra de disformidad en los mercados de esclavos de las mayores comunidades del Imperio Subterráneo. Cuando llegan a sus nuevos hogares se enfrentan a un dolor y a un esfuerzo inacabable: abrir nuevos túneles, alimentar a las ratas ogro, convertirse en comida para sus amos, y servir como sujetos de experimentación para alguna nueva empresa del Clan Moulder o del Clan Skryre son sólo algunos de los posibles destinos que les aguardan a los esclavos skaven. 

Un día en su vidaEditar

El día de un esclavo comienza cuando se le despierta de un sueño incómodo y se le arroja comida repugnante y medio podrida, por la que debe luchar contra sus compañeros esclavos. Los skavens pasan revisan las filas, sacando los cuerpos de los que murieron durante la noche, cortándolos de la cadena. A veces los esclavos vivos pueden deleitarse con los cuerpos de los muertos, pues para muchos esto se convierte en su mayor esperanza de sobrevivir.

El día está lleno de trabajos forzados, de cualquier clase que necesiten los supervisores. Los esclavos que no son elegidos inmediatamente para un trabajo agotador sienten terror, pues eso significa que han sido elegidos como sujeto de pruebas para algún experimento o como alimento. Aquellos que mueren durante el día son sacados de las cadenas cuando los supervisores lo notan, lo cual puede no ocurrir hasta que el trabajo finaliza. Es difícil trabajar encadenado a un cadáver, pero cualquier esclavo que esto lo enlentezca solo puede esperar ser castigado.

Cuando termina la jornada, se le arroja comida a los supervivientes por la que deben pelear una vez más, y luego se les permite caer en un sueño agotador ahí donde se encuentren.

Es una existencia sombría e sin esperenza. Para el más desesperado de los esclavos, la muerte se convierte en una opción más atractiva a medida que pasa el tiempo.

Hechos poco conocidosEditar

Muchos esclavos se vuelven locos, y algunos incluso llegan a creerse que son skavens. Los rumores susurrados entre los esclavos dicen que aquellos que enloquecen realmente son mutados en Hombres Rata mientras duermen, y que las cadenas desaparecen durante la mutación. Algunos esclavos ven esto como su única esperanza de escapar, y fingen creer que son skavens con la esperanza de perder la cabeza.

Los skavens no separan esclavos entre machos y hembras, y muy ocasionalmente una esclava queda embarazada, aunque con la mala nutrición y la explotación hacen que esto sea improbable. Cuidar del infante es aún más improbable, y los bebés humanos son como sabrosas golosinas para la mayoría de los skavens. Sin embargo, hay un puñado de niños en los túneles, protegidos por un grupo de esclavos como aliados libres de cadenas.

FuentesEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.