FANDOM


Dragón élfico por Clint Langley

Un dragón Élfico

Padre de los Dragones

Las leyendas élficas cuentan que Draugnir era aceptado como un igual en la corte de Asuryan, pues su poder y su nobleza impresionaban a dioses y a mortales por igual. Sin embargo, no todos hallaban grata su presencia en el panteón élfico. Anath Raema, hermana de Khaine y diosa de la cacería salvaje no le veía más que como a otra bestia que acosar y cazar. Tomando su lanza, persiguió al Dragón hasta el firmamento. La contienda resultante sacudió el mundo hasta sus cimientos y distrajo al sabio Asuryan de su meditación. El Creador detuvo la refriega, pero era muy tarde para salvar a Draugnir, cuyas heridas eran mortales. Con una palabra, Asuryan desterró a Anath Raema al Mirai por toda la eternidad. Acto seguido, a partir del cadáver de su amigo, creó una nueva tierra donde Elfos y Dragones convivieran en paz, ajenos a los celos de los dioses. De los huesos de Draugnir creó las montañas de Ulthuan, y de su carne tejió las amplias llanuras. Asuryan entregó las escamas refulgentes de Draugnir a Isha, que a su vez se las entregó a sus retoños mortales, los Elfos, para que hicieran muchas obras fabulosas con ellas. 

FuenteEditar

  • Libro de ejército de 8ª edición, Altos Elfos.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.