FANDOM


Portada Nigromante por Geoff Taylor

Dieter Heydrich es un peligroso nigromante que recorre la tierras del Imperio desde hace más de doscientos años. Pero antes no era así. Impulsado por la prematura muerte de su madre, se dispuso a convertirse en médico, con la promesa de que nadie más moriría.

Sin embargo, esta obsesión tergiversó sus principios, y sus estudios lo condujeron a lugares cada vez más oscuros y a estudiar una erudición más siniestra, comenzando a descubrir los secretos de la vida y la muerte a través de la práctica de la nigromancia, que lo convirtieron en el ser que es ahora.

HistoriaEditar

Plantilla Spoiler Cazador de Brujas
Alto, estás caminando por la senda del Hereje. Si continúas, corres riesgo de... perderte.
Este artículo puede contener spoilers de Nigromante

Dieter Heydrich nació en el año 2307, en el tercer año del reinado del emperador Magnus el Piadoso, en el pueblo de Hangenholz, un lugar situado no muy lejos de antiguos túmulos funerarios y ruinas, donde el culto de Morr es especialmente fuerte. El único amor que conoció en su primeros años fue el de su madre y el de su hermana pequeña Katarina, ya que su padre, Albrecht Heydrich, era un hombre que apenas mostraba afecto, posiblemente, debido a su posición como sacerdote de Morr del pueblo, Dieter tuvo su primer contacto con la muerte y aprendió algunos ritos funerarios al ver a su padre realizarlos.

Sin embargo, ingresar en el culto del dios de los muertos y de los sueños no era lo que Dieter tenía en mente desde que era apenas un niño. La muerte prematura de su madre despertó en el joven Heydrich un deseo por ayudar a los demás y curarlos de cualquier mal. Esta obsesión le acompañó hasta que cumplió los dieciocho, cuando pudo marcharse de Hangenholz e ingresar en el prestigioso gremio de médicos de Bögenhafen, deseoso de convertirse en doctor.

Por lo que respectaba a su habilidad práctica y perspicacia mental, pronto se hizo evidente que Dieter aprendía con rapidez y era un practicante diestro, pasando horas estudiando numerosos libros y tratados de medicina, devorando cada retazo información que contuvieran. Parecía que había aprendido en unos pocos meses tras su ingreso tanto o más que algunos de sus compañeros que llevaban allí años. Sin embargo esto no le bastaba, ansioso por aprender más.

Tras esto, dos fueron los acontecimientos que le arrastraron a la oscuridad: El primero fue la muerte de su padre. Aunque siempre había sido un hombre de frío corazón, Dieter trató de sanarlo cuando enfermó, quedando devastado tras su muerte, haciendo que se cuestionara sus habilidades y los conocimientos que había adquirido. El segundo, y más importante, fue el encuentro con un nigromante.

Boceto portada Nigromante por Geoff Taylor
Durante su época de estudiante, el pánico se había extendido por la ciudad debido a la desaparición de varios cadáveres. Aunque algunos creía que solo era obra de un médico de ideas revolucionarias que necesitaba cuerpos para sus investigaciones (pues obtenerlos legalmente era casi imposible), la mayoría de los habitantes consideraban que eran obra de un nigromante, lo que hizo actuar a los cazadores de brujas, incluso el propio Dieter fue duramente interrogado por los mismos, quedando libre aunque no sin sospechas.

Una serie de circunstancias y acontecimientos hicieron que Dieter descubriera el escondrijo de un nigromante que se encontraba oculto en Bögenhafen, y le robara algunos de sus libros para estudiarlos, pensando que así hallaría aquello que estaba buscando. Mediante una combinación de los rituales aprendidos de su padre, sus conocimientos de medicina y la información adquirida en la guarida del brujo, empezó a dar sus primeros pasos en la nigromancia, pensando que se podía hacer el bien con eso.

Cuando se creyó preparado, trató de resucitar un cadáver humano, pero el experimento salió terriblemente mal, y apenas pudo escapar con vida del furioso no muerto mientras las llamas devoraban su laboratorio improvisado y destruía en pocos minutos el trabajo de varios meses.

Espantado por la experiencia, se juró no volver a seguir ese camino, incluso tras enterarse de la muerte de su hermana a causa de una enfermedad, se negó a emplear aquella magia para traerla a la vida, dispuesto a encauzar su vida y seguir con sus estudios como médico. Sin embargo, el nigromante al que le había robado los libros le capturó para usarlo para un poderoso ritual en el que introduciría su alma en su cuerpo, el cual ya estaban corrupto por la Magia Oscura.

Luchando contra este destino, Dieter volvió hacer uso de su nigromancia y se enfrentó en un duelo mágico contra su secuestrador. Poco después, los cazadores de brujas asaltaron la guarida, dando lugar a un violento enfrentamiento que fue aprovechado por Dieter para escapar lo más lejos posible. En aquel momento, descubrió la oscura verdad de lo que se había convertido.

Desde una edad muy temprana, Dieter conoció la muerte en sus diferentes formas, los arcaicos rituales funerarios y los lugares de morada de los muertos. De niño quedó traumatizado por la muerte de su madre. Al llegar a la edad adulta se había sentido atraído por la muerte y había buscado una profesión que tratara diariamente con ella, o al menos con su prevención.

Había intentado negar su herencia y tratado de convertirse en médico, en sanador de los enfermos, pero el destino o la naturaleza habían determinado que debía convertirse en asesino, en traficante de muerte. Desde el principio mismo, su crianza y experiencias vitales lo habían preparado para este momento, para tomar el hábito del nigromante. Había luchado contra su oscura naturaleza inherente y había perdido la batalla.

Desde entonces, Dieter Heydrich ha perfeccionando sus conocimientos de la nigromancia, llevando la muerte y la ruina allí por donde pasa.

FuenteEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.