FANDOM


Sectario de Tzeentch Culto de la Rueda Rota

Trabajando secretamente desde las sombras durante muchos años, los discípulos de El Culto de la Rueda Rota han buscado durante mucho tiempo la caída de los Colegios Imperiales de la Magia. Adoradores de Tzeentch, el dios de la magia y el saber prohibido, los adeptos de La Rueda Rota ven las prácticas de los ocho colegios como una traición al arte de la hechicería, estructurando y controlando los vientos de la magia en lugar de deleitarse en la naturaleza caótica e indómita de sus artes oscuras.

Con esto en mente, no es de extrañar que el centro de sus actividades se encuentre en Altdorf, donde se encuentran los edificios magníficamente excéntricos que forman los Colegios, aunque otras células, o "radios" como los sectarios se refieren a ellos, operan en muchas otras ciudades del Imperio, de la misma manera que lo hacen las extensiones de los Colegios. El Colegio Dorado, por ejemplo, tiene vínculos extensos con las escuelas de artillería y fundiciones de Nuln, y un gran grupo de secuaces de La Rueda Rota está ubicado dentro de las murallas de la ciudad, interfiriendo y socavando los esfuerzos de los metalúrgicos alquímicos del Saber del Metal.

El rumoreado fundador y magister de la secta, un hechicero descontento llamado Matthias Volker, fue expulsado de los Colegios por usar un hechizo prohibido y matar a un rival en un duelo mágico. Fue esta humillación ignominiosa lo que provocó en él la necesidad de buscar retribución contra aquellos que lo habían avergonzado. Al ver la oportunidad de fomentar una nueva herramienta útil en el corazón del Imperio, Tzeentch habló con Volker en sueños y visiones, alimentando su odio y alimentando su ansia de conocimiento de las artes oscuras.

No pasó mucho tiempo antes de que sus actividades ilícitas atrajeran a otros renegados con ideas afines del subsuelo de Altdorf, y pronto desarrolló una poderosa congregación de sectarios de todos los sectores de la sociedad. Siguiendo la verdadera naturaleza de un culto de Tzeentch, Volker mantuvo a sus enemigos lo más cerca posible, plantando con éxito muchos espías y topos dentro de los Colegios de la Magia, y usó sus contactos para sembrar discordia y desconfianza entre las universidades. En muchas ocasiones, los magos de los colegios rivales casi llegaron a los golpes como resultado directo de las mentiras y falsedades habladas por agitadores infiltrados a instancias de Volker, y acumuló una colección de báculos de magos robados que utilizó para alimentar sus rituales arcanos en secreto. Poco se sabe de lo que finalmente le sucedió al hechicero corrupto, pero en el clímax de una poderosa invocación demoníaca, el vórtice de energías mágicas que había desencadenado fracasó, y Volker desapareció en un estallido de energía incontrolada, junto con muchos miembros de su aquelarre, y nunca fue visto u oído de nuevo.

Se desconoce cómo se ganó el descontento de Tzeentch, aunque que está fuera de toda duda que de alguna manera debió haberlo hecho. Sin embargo, su legado aún perdura hasta el día de hoy, y sus leales seguidores trabajan incansablemente para cumplir su sueño y destruir a los Colegios de la Magia por su falta de visión. No se puede decir cuántos de los espías de la secta aún permanecen dentro de los muros de las facultades, pero el conocimiento interno que pueden proporcionar es una herramienta invaluable para las actividades de la secta.

A pesar de muchas conspiraciones frustradas a lo largo de los años, estos reveses no han hecho nada para disminuir la determinación de los miembros de la secta. Su mayor triunfo hasta la fecha es el asesinato del ex Patriarca del Colegio Amatista, Heinz Liebermann. Un agente de la Rueda Rota se hizo pasar por uno de los empleados de su casa y mezcló sus gachas con restos en polvo de una Piedra de la Anulación, un fragmento de obsidiana encantado que se utiliza para calmar los vientos de la magia en las cercanías. Los efectos latentes de la Piedra de Anulación agotaron lentamente los poderes del hechicero durante todo el día mientras su cuerpo digería su desayuno contaminado.

Temporalmente incapaz de recurrir a sus formidables habilidades mágicas, el anciano hechicero fue presa fácil cuando su "leal" sirviente llevó a su maestro por el camino equivocado en su camino hacia el boticario. Heinz fue emboscado y arrastrado a la bodega de un edificio abandonado, antes de ser atado a una gran rueda de carreta y golpeado brutalmente hasta la muerte: Los golpes fueron tan brutales que la rueda de madera se terminó rompiendo. Su cuerpo destrozado estaba encajado entre los radios de la rueda rota y fue colgado de las paredes de uno de los edificios de la universidad en el medio de la noche. Se cree que fue a partir de este acto terrible que el culto tomó su nombre.

Los cultistas de Tzeentch son los más astutos y reservados de todos, y los miembros de El Culto de la Rueda Rota no son una excepción. Esto es por una buena razón, ya que Tzeentch a menudo bendice a sus seguidores con la bendición de la mutación, y sus secuaces deben hacer todo lo posible para evitar que estos evidentes signos de herejía sean descubiertos. Los miembros del culto parecen ser tenderos inofensivos o sirvientes domésticos durante el día, pero en secreto, cuando se encuentran entre sus hermanos, sus mutaciones se revelan y se llevan abiertamente como una señal del favor de Dios.

La piedra de disformidad es muy buscada por los miembros de la secta, y regularmente se utiliza para lograr sus objetivos, ya sea para envenenar a aquellos que buscan destruir, o como parte de sus rituales arcanos. Al estar frecuentemente en contacto con esta sustancia mortal también puede ocasionar mutaciones y el cambio, aunque en lo que respecta al Culto de la Rueda Rota, estas también son bendiciones de Tzeentch, y es un fin más que justifica los medios.

Miembros Conocidos Editar

FuenteEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.