FANDOM


Sectario encapuchado por Sven Bybee

Escondido justo bajo la superficie, el Caos está en todas partes del Imperio. Desde los cultos decadentes de Slaanesh en Altdorf hasta el templo secreto de Khorne bajo los Barracones Imperiales en Nuln, los supervivientes de las plagas que recurren a Nurgle para darle gracias y súplicas, hasta los mercaderes hambrientos de poder que hacen sacrificios a Tzeentch, casi no existe sección alguna de la sociedad que quede incólume frente a la corrupción de los Fuerzas ruinosas. Tiene algo que ofrecer a cualquiera que no esté del todo satisfecho con lo que tiene, y eso es algo que le sucede a casi todos los Humanos, ya sea en el Imperio o fuera de él.

Los cultos varían enormemente en tamaño, fuerza, propósito y número de miembros, desde pequeñas células conspiratorias en el corazón del Viejo Mundo a pueblos completos que han jurado en secreto obediencia al Caos. Estudiosos, políticos, sacerdotes, artesanos, granjeros, soldados y miembros de casi cualquier profesión han caído bajo el azote del Caos en algún momento, y a menudo reclutan entre los suyos. De hecho cierto número de grupos clandestinos tienen un lado público caritativo tras el que se esconden, y muchos se han unido a un culto al Caos sin comprender en lo que se estaban metiendo. Algunas sectas están dedicadas a destruir la sociedad, atrayendo revolucionarios y agitadores en gran número, mientras otros se preocupan únicamente de la búsqueda de poder personal, o simplemente de los placeres sin fin que se pueden encontrar en la adoración de Slaanesh.

Lo que todos los Cultistas tienen en común es que su existencia está oculta a los ojos de la gente normal, para que así los Cazadores de Brujas y los templarios no sean alertados inmediatamente de su existencia.

Ya que el Imperio tiene cierto número de sociedades secretas diferentes que no tienen nada que ver con el Caos, el descubrir los verdaderos cultos al Caos se convierte en una tarea mucho más dura para los que buscan destruirlos. Debido a esta necesaria y extendida tendencia del secretismo y la relativa independencia de cada culto, suele darse el caso de que los cultos tengan objetivos radicalmente opuestos, hasta que algunos se encuentren en oposición directa con otro culto, sabiéndolo o no. A los Dioses del Caos no parece que les importe, y hasta apoyan tal comportamiento, igual que animan a los Bárbaros del Caos a atacar otros poblados que también son suyos.

ImágenesEditar

FuenteEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.