Wiki La Biblioteca del Viejo Mundo
Advertisement
Wiki La Biblioteca del Viejo Mundo

Corcel Esquelético Warhammer Online.jpg

Los Corceles Esqueléticos no son más que los cadáveres reanimados de caballos muertos desde hace mucho tiempo, que han sidos reanimados para servir a sus amos incluso después de la muerte.

Actualmente son vistos en los ejércitos de los Condes Vampiro y de los Reyes Funerarios. Los vampiros y los tumularios suelen cabalgar a la batalla sobre estos corceles no muertos, siendo las monturas preferidas de los Dragones Sangrientos, mientras que los Reyes y Príncipes Funerarios prefieren hacerlo montados en poderosos Carros de Guerra.

Descripción[]

El Reino de Nehekhara fue la primera civilización humana en emplear caballos para la guerra. La caballería fue una adición relativamente reciente en los ejércitos de la antigua Nehekhara, pues los caballos necesitaban consumir una enorme cantidad de agua para sobrevivir al calor del desierto. Por lo tanto, las monturas eran un bien muy caro de mantener, y por ello sólo los soldados que habían demostrado su valía podían formar parte legiones de caballería o en los escuadrones de carros de guerra. Las clases dirigentes también usaban caballos para acudir a la batalla, pero como se solía considerar indigno que los nehekharianos de sangre noble tocaran a estos animales, ya no digamos montarlos, acudían al combate montados en carros de guerras.

Cuando un Rey moría, legiones enteras de jinetes y carromatos eran inhumados en las pirámides de sus gobernantes, listos para seguir a sus señores en cuanto éstos se despertaran, sirviéndoles con el mismo nivel de devoción y efectividad que habían demostrado durante su vida mortal.

Igualmente, en muchos territorios de la época anterior a la llegada de Sigmar, los reyes y los líderes de los hombres] hacían tratos con los magos y hechiceros para que les encantasen sus monturas. Con runas en sus flancos, talismanes atados a sus crines y a sus colas, y encantamientos en sus bridas, estos caballos se protegían de los golpes del enemigo y de la magia oscura. Estas hechizos eran tan potentes que los caballos seguían protegidos aún incluso en la muerte.

Mucho tiempo después de que sus jinetes encontrasen su destino final y reposasen en sus tumbas, estas criaturas seguían perdurando, hasta que sus cuerpos podridos se descompusieran dejando únicamente los huesos. Sus espíritus se quedaron ahí, sosteniendo el esqueleto de las bestias y dándoles el poder de cabalgar a través del terreno más abrupto sin perder velocidad. Incluso se dice que estas criaturas pueden llevar a sus jinetes a uno y otro lado de los reinos de los vivos y los muertos...

Estas monturas obedecen instintivamente la voluntad de sus jinetes, y sólo de manera ocasional, las sacuden sus cabezas en una especie de acto reflejo, como si acudiera a su mente el vestigio de un recuerdo de su vida pasada, cuando eran caballos vivos. Por lo demás y pese a que toda la carne de sus huesos ha desaparecido hace ya mucho, las monturas esqueléticas son tan poderosas como lo fueron en vida y pueden perfectamente reventar la cabeza de un enemigo con una de sus potentes coces.

Imágenes[]

Fuentes[]

  • Ejércitos Warhammer: Condes Vampiro (7ª Edición). Pag 45.
  • Ejércitos Warhammer: Condes Vampiro (8ª Edición). Pag 51.
  • Ejércitos Warhammer: Reyes Funerarios (6ª Edición). Pags 24-25.
  • Ejércitos Warhammer: Reyes Funerarios (8ª Edición). Pags 36, 38.