FANDOM


Cigor

Los Cigors son primos lejanos de los Minotauros, pero han variado enormemente de como eran antes. Mientras que antes miraban el mundo mortal con dos ojos, ahora solo pueden ver los retorcidos Vientos del Caos con uno. Asediados por estas visiones desde su nacimiento, los Cigors están completamente locos. Aunque esta falta de visión puede parecer que les limita, los Dioses del Caos obsequiaron al Cigor con una habilidad mucho más útil: la Visión ultraterrena. Aunque la mayoría de criaturas pueden escapar fácilmente de un tambaleante Cigor, aquellos que tienen poderes mágicos brillan como un rayo en la mente del Cigor, lo que los convierte en presas muy fáciles (y muy sabrosas). Hay pocas cosas que puedan detener a un Cigor cuando ya ha elegido a su objetivo.

En ocasiones, en lo profundo de los bosques, un explorador se encuentra con un misterioso corredor de árboles arrancados y terreno devastado. Este sendero llama la atención fundamentalmente por dos cosas: la certeza de que para abrirlo haya sido necesaria una criatura de fuerza descomunal, y el hecho de que dicho sendero parezca haber sido trazado por una criatura ciega, que es incapaz de esquivar los obstaculos y en lugar de eso los embiste y los destruye. Y de hecho, así es, pues esas rutas devastadas son creadas por los Cigors, uno de los malformados monstruos gigantes que tienen su territorio de caza en los corazones boscosos del Viejo Mundo.

Los Cigors tienen un único ojo que apenas les alcanza a ver el mundo, pues sólo es capaz de discernir las formas de manera indistinta y sin mucho detalle. En cambio, el ojo del Cigor percibe los cambiantes Vientos de la Magia y el espectro de las energías arcanas con una nitidez prístina. Así pues, en el mundo real un Cigor suele merodear sin saber por dónde se mueve, tropezando indiscriminadamente con todo, e incapaz de cazar a las presas a las que persigue. Sin embargo, los magos, hechiceros, brujos y demás individuos que manipulan las nergías mágicas son como faros en la niebla para el Cigor, que los ve como el más apetecible de los bocados, La mera presencia de un Cigor es a veces suficiente como para que los hechiceros enemigos fallen el lanzamiento de sus hechizos, incluso de manera voluntaria, por miedo a que una de las retorcidas y callosas garras de la bestia los agarre y los alze en volandas hasta la ansiosas fauces de la bestia.

Cuando las galernas del Caos rugen con furia, puede aparecer un hechicero que se atreva a intentar vincular a un Cigor, con la intención de lanzarlo en batalla contra los hechiceros enemigos a fin de que los devore, ya que esta es el ansia del Cigor, su objetivo final no es devorar al mago, sino a su brillante e inmortal alma. Esto es fundamentalmente lo que temen los hechiceros, pues la mera idea de que un monstruo tan terrible como lo es el Cigor quiera devorar el alma de sus víctimas, es algo que no deja dormir a muchas personas.

MiniaturaEditar

ImágenesEditar

FuentesEditar

  • Ejércitos Warhammer: Hombres Bestia (7ª Edición).
  • Tormenta de Magia.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.