Charlatán.jpg

"Poco escrupuloso y encantador, separas a los tontos de su dinero; por suerte, los tontos no escasean…"

Descripción de la profesión

"Estoy dispuesto a arrebatarle cada momento de paz a mi objetivo, no sólo su dinero. Nada más que dudas y desesperación llenaran los bolsillos de mis víctimas."

Charlatán anónimo

Los Charlatanes son extraordinarios embaucadores, astutos embusteros que pueden convencer a la gente casi de cualquier cosa. Con su labia y su agudo ingenio, desvalijan a los más ingenuos y huyen con el dinero y con su vida.

Los charlatanes comunes se ganan la vida manipulando a su público y vendiendo grandes cantidades de objetos de bajo precio, venden curas milagrosas falsas y abalorios que supuestamente protegen contra la magia negra, pero los más habilidosos fingen pertenecer a otra profesión para cobrar por sus servicios y vender propiedades que no son suyas como vender puentes y otros monumentos. los charlatanes de leyenda agonizan elaborados timos para despojar a nobles y mercaderes de todo lo que tienen.

Descripción[editar | editar código]

Charlatán tercera edición de rol.jpg

"Llevo transportando esto incontables leguas, desde las más altas torres de los elfos. ¿Ves cómo brilla a la luz de la luna? ¡Sólo la magia puede causar esta luz interior! Por increíble que parezca, y a regañadientes, debo separarme de ello. ¡Para semejante poder, cualquier precio es una ganga!."

Wolmar Rotte, estafador

"Con que, ¿el último heredero vivo de lord Schwalb? ¡Tonterías! ¡Eres el quinto ‘heredero’ que aparece esta tarde! ¿Cuánto has pagado por ese pedazo de papel? O mejor aún, ¿quién es el embaucador que te lo ha vendido?"

Gerold Behn, mayordomo irritado

Muchas personas en el Viejo Mundo no tienen educación formal. Se las arreglan con una mezcla de sentido común, tradición popular y habilidades prácticas derivadas de una experiencia difícil. La gente del Imperio es, en general, corta de miras y chismosa, pero caracterizarlos como crédulos es injusto. Sin embargo, un individuo con un patrón de experto vendedor ambulante y unas maneras encantadoras a menudo puede pasar por un experto respetado o una autoridad confiable cuando en realidad solo es un estafador. Hay muchas maneras en que estos estafadores engañan a personas crédulas para que les den monedas. Algunos pretenden ser comerciantes que requieren un poco de dinero para invertir en una segura empresa de negocios que hará que todos los involucrados apesten a ricos.

Otros juegan el papel de videntes, adivinando el futuro al girar una carta o una visión vislumbrada en una bola de cristal. Algunos pretenden ser sacerdotes, vendiendo la salvación o muestras de curación divina. Una de sus tramas más notorias es cuando los charlatanes se hacen pasar por médicos que proporcionan curas milagrosas por un puñado de chelines. Los brebajes que se ofrecen son normalmente poco más que agua coloreada, tal vez enriquecidos con estimulantes para proporcionar un sentimiento inmediato, pero de corta duración, de vitalidad y vigor mejorados. Estos charlatanes normalmente viven un estilo de vida itinerante, como vendedores ambulantes o actores ambulantes con quienes tienen mucho en común. Los charlatanes hacen todo lo posible para nunca visitar el mismo pueblo o mercado dos veces.

Charlatán 4ª edición.jpg

No hace falta decirlo, el Charlatán confía en su ágil lengua y su encanto natural, pero la habilidad de valorar al público, de estimar su credulidad y saber qué es lo que quiere oír, es su recurso más valioso. Para un charlatán, mentir es como respirar. Un charlatán trafica con la confianza, pero saca provecho de la traición. Depredando sobre las emociones y las debilidades psicológicas, los charlatanes ofrecen a sus víctimas una recompensa demasiado buena para ser verdad. Los privilegios sociales no proporcionan protección alguna e incluso los ciudadanos de más alto copete pueden ser víctimas de un charlatán hábil. Además de tener facilidad para la mentira, la falta de conciencia también resulta beneficiosa para los charlatanes.

Los Charlatanes suelen recurrir al disfraz, no para ocultar su identidad, sino para presentar un aspecto aceptable al público. Adoptan una variedad de roles y adquieren indumentarias para adaptarse a su personalidad. De esta forma, puede asumir la apariencia de un Artesano, Alquimista o Hechicero para darle a una mercancía dudosa un aire de autenticidad. Por ejemplo, un charlatán que se hace pasar por físico usará ropa respetable; llevar títulos falsos y certificados de pertenencia al gremio, y botellas de curas milagrosas para vender. La mayoría de la gente se enfurece contra aquellos que los han engañado. Son particularmente despreciados por quienes emulan, ya que desacreditan las profesiones legítimas a través de sus actividades fraudulentas.

Los charlatanes incluyen a los timadores, los estafadores, los jugadores y otros canallas que buscan aprovecharse de la gente crédula. Los halflings a menudo llevan a cabo estafas de distracción en pequeños grupos familiares. Los altos elfos jóvenes, cuando se mezclan con los humanos en los suburbios, tratan sus estafas como un gran juego, no motivado por el beneficio, sino para demostrar su superioridad. Algunos charlatanes experimentados, trabajan codo con codo con artistas que falsifican documentación a cambio de una parte de los beneficios.

Para evitar sospechas, los charlatanes raramente permanecen en una misma zona durante mucho tiempo. Pocos timadores admiten abiertamente que lo son, y en su lugar prefieren disfrazarse de cualquier otra cosa. Por lo tanto, hay pocas cosas que impidan a los charlatanes perseguir otros asuntos de su interés, por secundarios que sean; igualmente, después, pueden regresar e injertarse de nuevo en cualquier lugar donde haya tontos ricos que estén dispuestos a separarse de su dinero por poco más que una promesa.

Ladrón de Corazones[editar | editar código]

"¿Cual es la diferencia? Señor, me ofendes, compararme con un ratero común o un ladrón. Es realmente insultante. Todo depende del enfoque. Los ladrones, rateros y carteristas sólo buscan el premio del bolsillo. Mi objetivo en primer lugar es el corazón. Quiero robar la confianza y el amor de alguien, no sólo sus bienes materiales. Le robaré la dignidad antes que los diamantes... pero no voy a olvidarme de los diamantes. ¿Quieres ver a alguien avergonzado y empobrecido?, Yo puedo hacerlo".

Personalidades[editar | editar código]

Imágenes[editar | editar código]

Fuentes[editar | editar código]

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.