FANDOM


Beligor
Los Hombres Bestia dan a sus líderes títulos de honor y los llaman "desgarradores" o "Beligors" y, al más poderoso de todos ellos, "caudillo", también denominado "bestia maldita" o "Malegor".

DescripciónEditar

Los Caudillos de los Hombres Bestia de las manadas de guerra son criaturas musculosas y peludas, poseedoras de una gran fuerza bruta. Se mueven con una confianza arrogante para dejar patente su superioridad sobre bestias inferiores. Sus cráneos gruesos y peludos están coronados por unos cuernos tan afilados y duros como la hoja de una espada, y sus cuerpos robustos y corpulentos están cubiertos de cicatrices y tatuajes muy toscos. La amenaza de la violencia está implícita en cada uno de sus gestos. En el campo de batalla, un Caudillo de los Hombres Bestia exhibe una fuerza destructora imparable destripando y matando con sus cuernos, espadas y garras.

El Caudillo de los Hombres Bestia es el líder de la manada, aunque muestran poco interés para mantenerla unida y poco le importa lo que le ocurra a su tribu. Les da igual si los integrantes pasan hambre o tienen pequeñas disputas entre si, pues la única preocupación de un Caudillo es la batalla. Día y noche lo pasan tramando modos de vengarse de la odiada raza de los hombres, la violencia que desencadenarán sobre ellos y cómo profanarán sus templos. Son ellos los que planean las incursiones contra los poblados y las emboscadas a las caravanas y los que resuelven las disputas y mantienen a los Hombres Bestia unidos gracias a la fuerza de sus brazos y la voluptuosidad de sus cuernos. Un poderoso caudillo es temido tanto por los de su propia raza como por el resto de criaturas, ya que su manada será numerosa, salvaje y difícil de capturar, un mortal azote para los asentamientos y las rutas comerciales de los humanos.

Los Beligors más grandes pueden alcanzar más poder y dominar no solo a su propia tribu, sino a Caudillos menores que lideran otras tribus diferentes. A estos individuos se les denominan Caudillos de los Hombres Bestia y serán poseedores de una visión apocalíptica singular, dominados por un odio total por el hombre y su obra. Normalmente, Los Caudillos reciben el consejo de los Chamanes del Rebaño, que verán en él a la representación de la voluntad de los dioses. Son los Caudillos quienes reúnen a los Hombres Bestia para la batalla y emprenden la guerra continuamente contra el hombre. Más que simples luchadores expertos, los Beligors son líderes despiadados y salvajes. Raro es el Hombre Bestia lo suficientemente poderoso como para ordenar lealtad y obediencia entre su rebelde rebaño. Ningún Gor o Ungor se atreve a cruzar voluntades con un Caudillo. El precio de tal insolencia es una muerte rápida y sangrienta. Un ejército de Hombres Bestia con un Beligor a la cabeza es una fuerza mortal, ya que el caos y el desorden que generalmente socavan la efectividad de los Hombres Bestia casi desaparecen bajo la severa e implacable autoridad de un Caudillo.

Los Caudillos siempre se encontrará en la vanguardia de la batalla, liderado a la manada y acompañado habitualmente por una escolta de Bestigor, asegurándose de disfrutar como el que más del derramamiento de sangre. Estos Guerreros son expertos en combate cuerpo a cuerpo por lo que suelen buscar a los líderes enemigos y sienten una satisfacción brutal en aplastar a los guerreros de razas inferiores contra el barro y arrancarles sus cabezas para luego exhibirlas como trofeos truculentos. Cuando matan a los líderes enemigos los Caudillos de los Hombres Bestia prueban su supremacía sobre las razas civilizadas y llaman la atención de los dioses oscuros. En el campo de batalla, un Beligor es una fuerza hirviente de violencia, derramamiento de sangre y carnicería. Como distintivo de su posición, los Beligors y Malegors pueden adornar sus cuernos con anillos de metal y puntas de acero afilado, o llevar las cabezas cortadas de los enemigos conquistados como un espeluznante testimonio de su destreza. Cuando se lanzan a la refriega, llevando su fuerza salvaje al enemigo, les sigue la victoria.

La Muerte de un Líder de los AstadosEditar

Cuando un caudillo de los Hombres Bestia muere en batalla, sus seguidores celebran su partida con un festín alrededor de una piedra de manada antigua. Si el caudillo muerto era particularmente conocido, muchas manadas se unirán a la fiesta concentrándose en el lugar una gran manada.

Durante el banquete, el cadaver del caudillo será devorado por sus seguidores. Sus seguidores más veteranos y fieles serán los primeros en elegir la parte que van a devorar. El nuevo caudillo se come el corazón de su predecesor, tragándoselo de un solo bocado ante los rugidos y cánticos salvajes de los otros presentes.

Los Ungors, por otra parte, serán afortunados si consiguen llegar a roer un dedo del cadaver.

MiniaturasEditar

  • Portaestandarte Hombre Bestia, aparecido en la caja de Ejército de la Sexta Edición

ImágenesEditar

FuentesEditar

  • Ejércitos Warhammer: Bestias del Caos (6ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Hombres Bestia (7ª Edición).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.