FANDOM


Grand Cathay

Catai (también llamada Gran Catai, Reino del Dragón, Imperio del Dragón Celestial, Magno Imperio de Catai, y el Imperio Celestial) es una populosa nación de humanos situada en el Lejano Oriente del mundo, más allá de las Tierras Oscuras y las Montañas de los Lamentos. Al norte, con el Gran Bastión como frontera, se encuentran las Estepas Orientales y los territorios de los Hung y los Kurgan en los Desiertos del Caos. Al este se hallan el reino insular de Nippon y el Océano Negro, y más allá el Mar Hirviente y Naggaroth. Al sur están los Reinos de Ind y las Tierras Interiores de Khuresh.

DescripciónEditar

Más allá de las Montañas del Fin del Mundo y de la Gran Tierra del Cráneo, al otro lado de las Montañas de los Lamentos y de las vastas Estepas Orientales, comienzan las tierras inexploradas. Y allí, en esas tierras perdidas en el este, se encuentra el más grande de los imperios del mundo, la Gran Catai; Una enorme región, inmensamente extensa, que abarca montañas altas, llanuras verdes y espesos bosques. Es un poderoso imperio formado por decenas de provincias, cada una gobernada por un poderoso Señor de la Guerra, y sobre todo ello gobierna el divino Emperador Dragón. También es una tierra en constante conflicto, pues los Señores de la Guerra provinciales chocan sus fuerzas en sus respectivas fronteras, compitiendo por el favor del Emperador. Dada la distancia, Catai sigue siendo un gran misterio para los estudiosos del Imperio, incluso aquellos que han viajado allí siguen teniendo tan solo una idea vaga en cuanto al alcance y poder real de Catai.
Caravana de comercio reinos fronterizos

Solo hay un camino que llega hasta el Este, conocido como la Ruta de la Seda. Pero la ruta es sumamente peligrosa, y muy pocos logran llegar a su destino. Los viajeros que regresan de Catai cuentan historias sobre grandes pagodas doradas, y sobre los inacabables ejércitos de sus déspotas. Vuelven con especias exóticas, finas sedas, oro reluciente, lujosas jarras de porcelana y todo tipo de extraños y maravillosos objetos del Reino del Dragón, muestras de la misteriosa gloria del distante y rico oriente. Este poderoso imperio está regido por el Emperador Dragón, que gobierna sobre las provincias y regiones que conforman Catai, y comanda sus inmensas huestes contra cualquier invasor que intente invadir el Magno Imperio. El actual soberano de todos los catayanos es el Emperador Dragón Pu-Yi.

La Ruta de la Seda, única conexión terrestre con Catai, recorre las estepas hasta llegar a su destino, el fabuloso reino del Emperador Dragón. Esta ruta atrae enormemente a las casas de mercaderes de Tilea y a los Burgomaestres del Imperio, además de a los comerciantes de Arabia. Pero el camino no es seguro: bandidos, nómadas de la estepa y las enormes hordas de Hobgoblins, que gobierna las llanuras, son una amenaza constante. Solo una de cada diez caravanas llega a salvo. El comercio enriquece enormemente a todos aquellos que son capaces de llegar hasta Catai. Aunque los viejomundanos no son los únicos. Existen testimonios de Nórdicos que viajan hasta el Lejano Oriente en busca de riqueza, mientras que otros venden sus espadas como mercenarios. Estos guerreros son apreciados en Catai, pues su fuerza no tiene parangón entre los guerreros catayanos, quienes apodan a los norses como “gigantes rubios”.

Moneda Catai

Moneda de Catai

Gracias a los activos mercaderes viejomundanos, divisas de Catai pueden encontrarse en los muelles y puertos del Viejo Mundo. Estas monedas de acero están ornamentadas por los feroces rostros de las bestias que moran Catai, como los Perros del Templo. Además, muchas de estas divisas tienen un agujero en el centro, para ser llevadas en una cadena de monedas, como es costumbre en oriente. Otras monedas, mucho más raras, son las Koku Doradas. Estas monedas están decoradas con un antiquísimo símbolo catayano, y se componen enteramente de oro. Su valor es incalculable para los viejomundanos.

También regresan con relatos sobre ciudades de jade y grandes templos donde los Astromantes investigan los movimientos de los cuerpos celestiales y las posiciones de las estrellas; y sobre eruditos que escriben cada palabra que murmura su divino Emperador Dragón. Se dice que en la tierra de Catai viven muchas criaturas extrañas, desde dragones serpenteantes hasta gigantescos perros de piedra que están vivos y protegen los templos de los múltiples dioses de Catai. Los viajeros hablan de los cientos de millares de soldados del Emperador; de los Monjes de la Hermandad Mística, que pueden matar con un toque de la mano, y de los extraños Guerreros Mono que viven en lo alto de las Montañas del Cielo.

La mayoría de estas historias son bastante improbables, pero, sin duda, el Imperio del Dragón Celestial debe de ser un lugar rico y maravilloso. Sin embargo, hasta que las rutas comerciales hacia el Lejano Este no sean seguras, seguirá siendo un reino de leyenda.

Magia en Catai Editar

Hechicero catai

Hechicero catayano

La magia tiene una larga historia entre las gentes de Catai. En su tradición, la Magia Oscura y la Alta Magia, conocidas como Yin y Yang respectivamente, son consideradas como energías sagradas. A veces, los catayanos usan estas magias para fabricar colgantes finos, cuencos, anillos u otras baratijas que sirven como amuletos protectores contra todas las formas de magia hostil, a excepción de estas dos y, por alguna razón, la Panzamagia Ogra. Otros saberes de la magia que se utilizan en Catai son el Saber de la Luz y el Saber de las Sombras, reforzando la idea de dualidad y equilibrio que rige a los catayanos.

La escuela de magia más fuerte parece ser la Astromancia, el Saber de los Cielos. El Emperador Dragón Xen Huong ya tenía un aquelarre de Astromantes alrededor del -2750 CI, y eran tan poderosos que algunos les atribuyen la invocación del meteorito de Piedra Bruja que se estrelló en las tierras natales de los Ogros, creando así las Grandes Fauces. La Magia Celestial sigue siendo importante en el Imperio del Dragón Celestial, ya que la Torre de Ashshair, encargada de escudriñar los caminos cercanos en busca de enemigos y peligros, fue atacada por Sayl el Infiel alrededor del 2509 CI, y sus fuerzas de vanguardia fueron aplastadas bajo un cometa convocado por medios mágicos. Muchos magos del Viejo Mundo, prestando oídos a estas leyendas, viajan a la lejana Catai para instruirse, en un intento por obtener el terrible poder que los Astromantes catayanos ostentan en los mitos.

Otra hazaña mágica de este gran imperio fue el vuelco y hundimiento de la Garra de Agonía, una Arca Negra de los Elfos Oscuros en el 860 CI, utilizando para ello un gigantesco maremoto mágico convocado frente a la costa de Catai.

Aunque sin duda, la orden de magos más poderosos e influyentes  de Catai son conocidos como Shugengan. Se dice que tienen Sangre de Dragón en sus venas, y que gracias a ello son capaces de lanzar ráfagas de fuego blanco y tormentas de hielo para acabar con sus enemigos. Otros afirman que son capaces de transformarse en un Dragón Dorado, mientras que algunas leyendas cuentan que estos magos son en sí Dragones que han tomado forma humana.

El Clan Eshin también aprendió de los hechiceros catayanos, combinando lo que ya sabían de la magia con las técnicas utilizadas en Catai para desarrollar su propio Saber, que sirve para potenciar el mayor talento de su Clan: el Saber del Sigilo. Estos hechizos están diseñados para aumentar el sigilo, la velocidad y la fuerza de las tropas del Clan, y nadie se mantiene a salvo de los habilidosos acechantes de este Clan. Los secretos del Saber del Sigilo se guardan con recelo, y es por ello que los Hechiceros Eshin son misteriosos, raros y se mantienen solos; son muy conscientes de que los Videntes Grises no soportan la competencia de otros habilidosos hechiceros Skaven.

Sociedad y Cultura Editar

Hong fu chu

Hong Fu Chu, embajador catayano en Marienburgo

En Catai, las festividades y espectáculos callejeros son un pilar fundamental de su ocio. Una función muy común consiste en representar batallas o eventos de la historia antigua de Catai utilizando marionetas. Estas marionetas resultan ser obras de artesanía muy valiosas, así que muchos mercaderes pagan verdaderas fortunas para poder llevarse una de recuerdo al Viejo Mundo. Aunque sin duda, si por algo con célebres las fiestas catayanas es por sus fuegos artificiales. Estas exquisitas obras de arte pirotécnico llenan los cielos de Catai con bellas formas y extravagantes colores, dejando boquiabiertos a nativos y oriundos. Algunos de los artesanos encargados de su creación han viajado al Viejo Mundo, donde tanto los nobles como los ingenieros han aprendido mucho sobre su funcionamiento.

La política en Catai resulta en una intrincada red de relaciones entre los diversos Señores de la Guerra, y su influencia en la corte del Emperador Dragón. Aunque en ocasiones han llegado a enfrascarse en guerras civiles, estas no son habituales, dado el soberano poder del Emperador Dragón, y la constante amenaza externa del norte y el este. Las intrigas palaciegas son mucho más comunes, y una forma idónea para aumentar tu influencia y poder sin necesidad de manchar tus manos de sangre, al menos, no de demasiada. Las cortes catayanas son inmensas, formadas por cientos de consejeros, concubinas, aduladores, eunucos y generales. La corte del Emperador Dragón recoge a gentes de todo el país, y es aquí cuando la política catayana brilla en todo su esplendor, pues las luchas de interés derivan en traiciones, conspiraciones e incluso asesinatos de mandatarios rivales. Mas fuera de las cortes, la gran mayoría de las gentes de Catai son campesinos, y estos se preocupan por luchar por sus intereses, encabezando rebeliones ciudadanas contra los Señores de la Guerra más despóticos. Otros viven las montañas, formando las Tribus de las Colinas, asaltando aldeas y pueblos cuando estos se muestran vulnerables.

La riqueza y la opulencia no tienen igual en Catai, y son incontables los artículos de lujo que se exportan desde esta tierra al resto del mundo. Destacan entre ellos los huevos dorados, obras de arte creadas por maestros artesanos, cubiertos de inscripciones y gemas, y envueltos en joyas de toda clase. Otro material que se exporta en ingentes cantidades desde Catai es la seda, dando nombre a la ruta que conecta esta región con el Viejo Mundo, la Ruta de la Seda. Es de una calidad excelente, y los comerciantes no pierden la oportunidad de gastarse verdaderas fortunas para obtener unos pocos metros. La seda de más alta calidad de Catai, decorada con formas y bordados, es conocida como Damasco. Otros recursos de comercio podrían ser el algodón, el sándalo, la avellana o el jazmín. La pólvora es otro material común en Catai, más su comercio ha decaído desde que los imperiales descubrieron como fabricar la suya propia. Este comercio constante ha provocado que los catayanos funden barrios comerciales propios en ciudades lejanas, como en Marienburgo, donde existe el barrio de Zijdemarkt, también conocido como "Pequeña Catai", lugar donde se reúnen y comercian. Sin embargo, algunos de estos barrios sufren la afluencia del mercado negro, donde se comercia con todo tipo de macabros productos en las sombras.

La tecnología en Catai está sumamente avanzada, tanto en el ámbito militar como en el civil. Fue en Catai donde se desarrolló por primera vez el papel, que acabó por exportarse al Viejo Mundo. Del mismo modo, sus papiros y escritura son mucho más antiguos que los de cualquier civilización humana sobre la faz del mundo. Los catayanos desarrollaron tiempo atrás las Bombas de Humo, que posteriormente utilizarían los Skaven del Clan Eshin para evadirse de sus enemigos, y desaparecer en una nube de polvo.

Religión Editar

Monje Simca Naranja

Monje de Simca Naranja

Existen decenas, sino cientos, de templos repartidos a lo largo de toda la extensión de Catai. En ellos se alaban a los dioses catayanos, protegidos por los fieros Perros del Templo. Estos templos se encuentran en lugares rurales, rodeados de naturaleza, con animales habitando en su interior. Pero más allá de la propia religión catayana, existen muchos otros dioses y espíritus con gran influencia entre las gentes de Catai. Uno de estos dioses es Simca Naranja, cuyos monjes viajan por todo oriente vistiendo sus características túnicas naranjas, realizando acto de meditación y reflexión en sus templos.

Una figura sumamente adorada en Catai son los Dragones Dorados. Su mágica naturaleza, así como el increíble poder que estos encierran, los ha llevado a ser adorados como dioses por las gentes de Catai. Son reconocibles en cada símbolo y estandarte del Emperador Dragón, y los catayanos realizan ofrendas en altares para honrar a estas todopoderosas bestias. Además, en Catai tienen una visión del mundo enormemente influenciada por su idea de equilibrio. Para ellos existe una dualidad en constante lucha, el Yin y el Yang, el bien y el mal, combatiendo eternamente en perfecto equilibrio. Ninguno debe derrotar al otro, pues entonces el universo se quebraría. La sombre no puede existir sin luz, y la luz no puede existir sin sombra. Y es por ello que los catayanos luchan contra las fuerzas de la oscuridad, representando la luz que choca contra la sombra, pero comprendiendo que jamás los derrotaran del todo.

Otros cultos moran en Catai. Sectas oscuras y terribles, que adoran a dioses prohibidos y malvados. Esta sería la adoración hacia Chi'an Chi, el Señor del Cambio, que durante tanto tiempo ganó influencia en las cortes catayanas. Y del mismo modo, los vampiros han formado aquelarres impíos en las tierras de Catai, conspirando para derrocar a los poderosos señores catayanos. Todos estos cultos no son vistos con buenos ojos, pero tampoco están especialmente perseguidos, pues existen dentro del equilibrio universal, y los mandatarios de Catai no desean trastocar la perfecta dualidad.

Geografía Editar

Mapa catai y lejano este

Catai comprende una inmensa extensión de tierra, muy variopinta a lo largo de su territorio. Multitud de culturas, pueblos y etnias conviven bajo la autoridad del Emperador Dragón, protegidos por su fuerza y voluntad. Es una tierra de contrastes, muy calurosa en el sur, y gélida en el norte, con afluencia de tormentas y tifones veraniegos. A lo largo de Catai podemos encontrar multitud de montes y colinas, rodeados por inmensos valles fértiles. Los campos de cultivo, mayormente arrozales, se extienden hasta el horizonte, especialmente en el sur y en el oeste del país. Los bosques son sumamente densos en Catai, localizados en su zona sur, en torno a las fronteras con Ind y Khuresh. Estos son tropicales, muy húmedos y calurosos, mientras que los escasos bosques septentrionales son más fríos y otoñales, de arces y robles.

Existen multitud de ríos en Catai, pero los dos más importantes son el Rio de Jade, que cruza el corazón del país, y el Rio de las Almas, que parte de las montañas cercanas a Weijin para desembocar en el Mar Aguanegra. En cuanto a mares, Catai se encuentra rodeada por el Mar de Catai por el este, y por el Mar Aguanegra por el noreste. Más allá de estas aguas se alzan el Océano Negro y el Mar de Nippon.

Mientras que buena parte de Catai está constituida por campos fértiles y prados verdes, existe una región al oeste completamente devastada. Se la conoce como el Desierto Funesto, un páramo en torno a las Grandes Fauces. Es una llanura terrible, donde se cuenta que habitan horrores sin nombre, abominables gusanos comehombres e insectos gigantes capaces de destrozar al guerrero más experto. Es un territorio que cualquier viajero, por muy valiente que sea, intenta evitar. Otro territorio deshabitado son las costas orientales de Catai, pues siglos de guerra con los Elfos Oscuros y con Nippon han provocado que los habitantes de esta tierra emigren al interior. Actualmente, solo algunas ciudades protegen las fronteras orientales de Catai, mientras que el resto del territorio se mantiene como una desolada marisma.

Ciudades Editar

No se sabe mucho de los centros de población de Catai. Algunos los describen como ciudades de jade, mientras que las fortalezas parecen pagodas muy altas, creciendo piso tras piso sobre unos cimientos ciclópeos. Lo que si es seguro es que su extensión supera por mucho la de las ciudades del Viejo Mundo, cobijando tras sus murallas a la inmensa población de Catai.

  • Weijin – Esta ciudad, situada en la zona oriental del Gran Bastión, es el asiento del Trono del Dragón y la capital del Imperio de Catai. Célebre por ser la ciudad más grande del mundo, alberga maravillas como los Jardines Paradisiacos, el Templo de las Dos Lunas y el místico Río de las Almas, que se dice que permite el paso al inframundo.
  • Beichai - Ciudad en la cual la aristocracia cayó bajo la influencia de Chi'an Chi, nombre catayano para Tzeentch, en torno al -1200 CI. No se sabe si este culto sigue siendo permitido hoy día. Beichai se extiende junto al Gran Bastión, en su frontera este, a las costas del Mar Aguanegra.
  • Suinan – Esta ciudad fortificada se encuentra en la frontera entre Catai y las selvas de Khuresh. Sus fronteras están envueltas en maleza, y la húmeda niebla del sur cubre sus hogares. Aun con una alta muralla y una fuerte guarnición, asesinatos y desapariciones se suceden cada día en sus lindes. Muchos mercaderes y viajeros evitan la ciudad, mientras que los aventureros y exploradores llegan para embarcarse hacia el sur, en un viaje del que pocos vuelven con vida.
  • Fu-Chow – En esta ciudad el capitán Yin-Tuan se hizo tatuar un Dragón Dorado en la espalda en un fumadero de opio.
  • Shangyang - Esta ciudad es la fortaleza catayana más occidental. Desde la llegada de la expedición de Ricco y Robbio, en el 1699 CI, existe en ella un barrio mercantil para alojar a mercaderes y caravanas procedentes del Viejo Mundo.
  • Yong’an: Ciudad fortificada, situada a los pies del Monte Li. Esta ciudad es una estación de paso para las caravanas que llegan a través de Shangyang, donde mucha de su mercancía se distribuye por toda Catai. Es gracias a esta afluencia de riqueza que su Señor de la Guerra mantiene una poderosa guarnición en las murallas de la ciudad.
  • Jianchang: Guardando la frontera entre Catai y los Reinos de Ind, esta ciudad se encuentra rodeada por espesas y calurosas selvas. Cerca de la ciudad se alzan las Montañas del Cielo, donde habitan los extraños y esquivos Hombres Mono.
  • Nangao – Ciudad de Catai, situada en el extremo occidental del Gran Bastión. Su cercanía a la Torre de Ashshair le supone estar expuesta a constantes conflictos, pues Nangao guarda el Paso del Tigre, una de las pocas entradas de paso del Gran Bastión hacia el norte.
  • Luoyi - Ciudad catayana, localizada en el corazón del Imperio del Dragón, entre campos de arroz y verdes praderas. Es una fuente de comida para toda Catai.
  • Citong – Ciudad portuaria catayana, situada en la costa oriental del país, al norte del Golfo de Jade. Su cercanía con Nippon provoca constantes enfrentamientos con la nación vecina, por lo que Citong se encuentra reforzada con grandes flotas de guerra y una amplia legión de soldados.
  • Torre de Ashshair - Torre de vigilancia y puesto avanzado de Catai situado en las Tierras de Piedra del noroeste. Esta torre de jade verde, tan mágica como pétrea, se alza en lo alto de una posición inexpugnable sobre un escarpado promontorio, vigilando la antigua Ruta de la Seda, que pasa hacia el sureste en dirección al Gran Bastión, y los inhóspitos pasos de montaña de los Reinos Ogros al oeste. Desde aquí, los sirvientes del eterno Emperador Dragón vigilan el camino y montan guardia para detectar signos y portentos de peligro procedente de tierras distantes. Fue atacada sin éxito hacia el 2509 CI por Sayl el Infiel, un Hechicero del Caos de Tzeentch, a las órdenes de Tamurkhan, el Señor de los Gusanos.
  • Monte Li - Aquí se encuentra un gran monasterio, donde Yin-Tuan se retiró como un sabio anciano tras servir como comandante de la Guardia del Palacio, y donde escribió la historia de su viaje a través de Lustria y las Tierras del Sur.
  • Monte Dai – En su cima se alza un monasterio, donde multitud de Monjes Guerreros llevan una vida de contemplación y reflexión.
  • Fu-Hung - En este monasterio viven los famosos Monjes Cantores de Fu-Hung, célebres en toda Catai y más allá por sus bellos cánticos.

Ciudades en Ruinas Editar

  • Khairith Irlean - Esta desafortunada ciudad portuaria, conocida en Eltharin Druchii como Khairith Irlean, "el Lugar de las Mil Delicias Sangrientas", fue sitiada por los Elfos Oscuros y asaltada por una horda de Elfas Brujas. Cuando los ejércitos del Emperador Dragón llegaron, los Elfos Oscuros ya habían regresado al mar. Atrás dejaron una ciudad vacía excepto por pilas de cadáveres desmembrados y carbonizados, llenos de moscas y hedor. Las piedras de los edificios estaban manchadas del rojo de la sangre. Tan perturbadora fue la escena que la ciudad fue quemada hasta los cimientos y toda mención a ella fue borrada de mapas y registros.

Fauna y Flora Editar

Oso catai

Oso catayano

A lo largo de las inmensas tierras de Catai existe una infinidad de especies animales y vegetales. Bestias de todo tipo rondas por los bosques y selvas del sur, mientras que en las cuevas del norte dormitan fieras salvajes. Un ejemplo serían los osos, parientes de los del Viejo Mundo, caracterizados por un pelaje negro y blanco. Son bestias fieras y poderosas, cuyas pieles son apreciadas por todas las razas. En las profundidades de los bosques también hay grandes jabalíes. Se pueden encontrar Sanguijuelas Gigantes en las junglas, y Arañas Gigantescas en los barrancos y desfiladeros de las arboladas. Los lobos han sido casi exterminados, mientras que los caballos fueron domesticados tiempo atrás, y son comunes en el norte y el este del país. En el occidente hay leopardos y panteras, así como tigres. También se han avistado Grifos e Hipogrifos en Catai. En el Desierto Funesto se habla de la existencia de gusanos gigantes, tan grandes como para tragarse a un caballo con su jinete, así como de inmensos insectos del color del ónice, que se abalanzan sobre cualquier desgraciado que entre en su territorio.

Aunque sin duda, los habitantes más magníficos de la región son los Dragones Dorados. Muchas leyendas hablan de varias docenas de Dragones asentados en estas tierras, y los relatos de sus apariciones transciendes más allá de Catai. Algunos dicen que los Dragones Dorados son serpenteantes, y que cubren los cielos con sus cuerpos, mientras que otros mencionan que estos dragones están cubiertos de oro enjoyado. Hay incluso historias que narran como su Emperador Dragón es de hecho un dragón inmortal en forma humana, así como los Magos Shugengan, son descritos como "Sangre de Dragón", capaces de transformarse en Dragón a voluntad.
Kirin

Ki-rin

Otra bestia mágica típica de Catai es el Ki-rin, un unicornio volador con una larga melena tejida con chispas de relámpagos plateados, que cabalga por los vientos rugientes y las nubes de tormenta, aullando y arrojando grandes rayos entre las tormentosas rachas huracanadas. En ocasiones son cabalgados por los más poderosos héroes de Catai.

También hay Leones de Jade, que son reverenciados por su coraje y su honorabilidad. En ocasiones un guerrero es visto llevando una imagen de estos animales como amuleto, obteniendo algo de su poder, pero mostrar cobardía hace que su magia desaparezca.

Existen muchas plantas exóticas en Catai. Las selvas están plagadas de multitud de flores venenosas, así como de plantas con propiedades milagrosas, muy codiciadas entre los viajeros. Una de las más codiciadas es el Iris de los Tres Reyes, una planta célebre por sus propiedades curativas. En las selvas poca luz logra penetrar entre las hojas, lo cual solo logra empeorar aún más la travesía. En el norte las arboladas son mucho más apacibles, con grandes árboles ancianos, grises en invierno y repletos de flores en primavera.

Historia y Cronología (según el Calendario Imperial)Editar

La historia de Catai es tan antigua que nadie en el Viejo Mundo conoce nada de su origen, ni de su pasado remoto. Cuando el imperio de Catai ya era grande y fuerte, aun el Imperio de Sigmar era una sarta de tribus bárbaras sin organización, totalmente rudimentarias y salvajes. Y la historia catayana se remonta incluso mas atrás que los registros de la perdida Nehekhara, pues quizás Catai sea el bastión más antiguo de la humanidad. Los eventos mas importantes de su historia son:

  • -2750 - Un titánico meteorito de piedra bruja cae desde los cielos de Catai y se estrella en las tierras natales de las tribus Ogras que acosan a esa gran nación. Cientos de miles de Ogros mueren en el impacto. Cuando el polvo se asentó, unas grandes fauces llenas de colmillos de cientos de leguas de ancho ocuparon aquel territorio. Algunos eruditos creen que el terrible desastre que acaeció a los Ogros fue debido al desagrado de los Dioses del Caos, y otros dicen que los Ogros habían depredado demasiado tiempo a los campesinos del imperio catayano, y que los Astromantes de aquel país se vengaron.
  • -1800 - El Emperador Dragón une a toda la civilización de la Gran Catai en una grandiosa tarea que cambiará para siempre el destino de su nación. El Gran Bastión, también conocido como el Espinazo del Dragón, es completado en menos de un siglo; una muralla fortificada impenetrable de 400 metros de altura que abarca leguas enteras de la frontera de Catai. De esta forma Catai se protege de las invasiones del Caos.
  • Entre -1450 y -1400 - La migración de los Skavens les lleva a establecer sus primeras grandes madrigueras en las áreas conocidas después como el Territorio Troll, las Tierras del Sur, Arabia y las Tierras Oscuras. Lord Visktrin, herido de muerte por un dragón en las Montañas de los Lamentos, ordena al Clan Eshin que establezca su base en la lejana Catai. Su llegada es descrita en Catai como si hubieran sido vomitados por las gigantescas fauces del Gran Dragón Negro que vive enroscado bajo tierra.
  • -1200 - El culto de Chi'an Chi, conocido como Tzeentch para los mortales del Viejo Mundo, gana favor entre la aristocracia de Beichai.
  • -1163 a -1152 - Nagash declara la guerra a los Reyes Sacerdote de Nehekhara. Junto a otras horribles criaturas, los vampiros dirigen los ejércitos de Nagash. Los Reyes Sacerdote se unen bajo Alcadizaar el Conquistador, y su formidable liderazgo derrota al primer asalto de Nagash. El vampiro W'soran permanece con Nagash a pesar de su ira, mientras que los demás vampiros huyen para escapar de la furia del Gran Nigromante. Maatmeses, el obeso y corrupto jefe de justicia de Lahmia, y Harakhte, el brillante y siniestro visir de la corte de Neferata, se desvanecieron entonces de la historia, aunque hay rumores de vampiros en Catai y las Tierras del Sur que podrían pertenecer a sus estirpes perdidas. Muchos siglos después, los escritos de Marco Polare sobre Catai incluyeron leyendas de hechiceros eunucos inmortales que bebían las almas de los hombres, quizás descendientes de Maatmeses o Harakhte.
  • -87 - Las Arcas Negras de los Elfos Oscuros empiezan a atacar las costas de las tierras orientales, y el Emperador del momento comienza la construcción de una gran flota para combatirlos.
  • 500 (Aprox.) - Los adeptos asesinos del Clan Eshin regresan de Catai para trabajar para el Consejo de los Trece. Muchos clanes son rápidamente subyugados por el asesinato de sus Señores de la Guerra, y la guerra civil entre el Consejo y los Señores de la Plaga del Clan Pestilens se detiene.
  • 699 - Los representantes del Rey Fénix Aethis el Poeta llegan a Catai, y son recibidos con honores en la corte del Emperador Dragón. Regresan cargados de seda, jade y especias. El comercio entre el este y el oeste empieza a florecer.
  • 702 - Algunos Ogros viajan al Lejano Oriente, donde descubren que los grandes trofeos de marfil que decoran muchos de sus cascos son muy valorados en estas tierras lejanas. La transacción resultante le da un nuevo nombre a la ruta de oriente: la Ruta del Marfil.
  • 860 - El Arca Negra Garra de Agonía es volcada y hundida por una gigantesca ola mágica frente a la costa de Catai.
  • 1103 - Laithikir Fellheart sigue a las flotas de los Altos Elfos en torno a Catai y Nippon y lanza un siglo de incursiones despiadadas que dan un gran poder a la familia Fellheart. Con sus mapas otras flotas druchii saquean con mucho éxito las ricas costas de Ind y Catai.
  • 1247 - El explorador tileano Marco Polare llega a Catai, y escribe sobre su espionaje a los Skavens bajo la gran ciudad de Weijin.
  • 1310 - Durante este año, una serie de terremotos provocaron el derrumbamiento de una parte del Gran Bastión de Catai. A este suceso le siguió una invasión colosal, la Gran Invasión Kurgan, en la cual el próspero y antiguo imperio de Catai se vio inundado por una marea de beligerantes tribus Kurgan de las Estepas. Hordas de Guerreros del Caos se enfrentaron a los Autómatas de Terracota de Catai, que intentaban volver a cerrar el muro del Gran Bastión usando sus propios cuerpos de arcilla. Mamuts de Guerra mutantes arrollaron y destriparon a regimientos enteros de Ogros Unicuerno, y en los cielos los Príncipes Demonio se batieron en duelo con imponentes Dragones Dorados. Los habitantes de Catai lograron en último término frustrar la invasión, pero no antes de que la horda del Caos se hubiese abierto un sangriento camino hacia el corazón de oriente.
  • Hacia 1690 - El Emperador Dragón Wu lanza una gran invasión para conquistar las Tierras del Sur, pero es destruida por dos tifones. El catayano Yin-Tuan, al perder el rumbo, hace un viaje épico a través de Lustria y las Tierras del Sur. Escapa por poco de ser sacrificado en Zlatlan, y es el único superviviente de toda la expedición.
  • 1699 - Ricco y Robbio encabezan una enorme caravana hacia el este, estableciendo la Ruta de la Seda, y son recibidos en la corte del Emperador Dragón Wu de Catai.
  • 2377 - El Rey Mono toma el poder en Catai. Instala al Señor de la Guerra Kishkik del Clan Eshin como su consejero, y empieza a comerciar con el Imperio Subterráneo Skaven.
  • 2509 (Aprox.) - Tamurkhan el Señor de los Gusanos marcha hacia el sur a lo largo de las estribaciones orientales de las Montañas de los Lamentos para reclutar seguidores e invadir el Imperio desde los Reinos Fronterizos. Antes de alcanzar los Reinos Ogros, su lugarteniente Sayl el Infiel ataca la Torre de Ashshair y es derrotado. En este momento vuelve a haber un Emperador Dragón en el poder.
  • 2518Be’lakor envía a sus Guerreros del Caos en campañas de saqueo y pillaje a lo largo de toda Catai. En estos momentos, algunos poderosos demonios rompen la barrera de la realidad e irrumpen en el Imperio Celestial, aunque los ejércitos de Catai les hacen frente con presteza.
  • 2520 (Aprox.) – Sucede la Batalla de Xen-Tu, donde una gran horda Hobgoblins, liderados por Hablo Khan, se enfrentaron a los catayanos del Emperador Dragón Pu-Yi. Durante la batalla, Hablo Khan fue asesinado por el Paladín del Emperador, Tong Po, y los Hobgoblin rompieron filas debido al pánico. Oglah Khan, otro comandante Hobgoblin, se cambió de bando en el último momento, atacando a sus compatriotas para ganarse el favor de los catayanos. Si bien los guerreros de Catai fueron expulsado de vuelta a sus tierras por la horda principal del Gran Hobgobla Khan, quienes los superaban por más de cien a uno.

Relaciones con otras razas y nacionesEditar

Caos Editar

Horda del Caos por Adrian Smith Guerreros

Catai mantiene relaciones hostiles con las Fuerzas del Caos que deambulan por las Estepas Orientales hacia el norte desde al menos el -1800 CI, cuando el Emperador Dragón del momento unió a Catai y construyó el Gran Bastión para detener sus invasiones.

Esta gran fortaleza ha sido asaltada al menos en dos ocasiones. En el siglo XV antes de la fundación del Imperio en el Viejo Mundo, los ajustes de las placas tectónicas por parte de los Slann, y la explosión de una gran máquina en Plagaskaven, causaron terremotos en todo el mundo, quebraron y derrumbando muchas fortalezas enanas en las Montañas del Fin del Mundo. Se produjeron fracturas a lo largo del Gran Bastión, lo que permitió que las tribus del norte irrumpieran en Catai. Mucho más tarde, en el 1310 CI, una serie de terremotos causaron el colapso de parte del Gran Bastión, y se produjo una batalla verdaderamente colosal, la Gran Invasión Kurgan. Decenas de tribus Kurgan sedientas de sangre que deambulaban por las Estepas inundaron este rico y antiguo imperio. Los Guerreros de las Hordas del Caos lucharon contra las inmensas legiones de Catai, y en los cielos, los Dragones Dorados se enfrentaron a los Príncipes Demonio en titánicos duelos de leyenda. Pero finalmente, los adoradores del Caos pudieron ser destruidos, no sin causar un terrible daño al viejo imperio de Catai.

La posición de los catayanos en el culto a los Dioses del Caos no está clara, aunque se sabe que en -1200 el culto a Tzeentch, conocido como Chi'an Chi en Catai, ganó favor en la aristocracia de Beichai.

Se sabe que los Hombres Bestia de las Montañas de los Lamentos luchan contra los ejércitos de los Reinos Ogro y Catai, y varias fortalezas vigilan a los ejércitos que se acercan desde el norte, como la Torre de Ashshair.

Lejano Este Editar

Al este de Catai, atravesando el Mar de Catai, se encuentra la nación de Nippon, contra la cual Catai ha combatido a menudo. La fuerza militar del país vecino es temible, y las inmensas flotas de Catai guardan las aguas frente a cualquier incursión de las gentes de Nippon en sus tierras. Dice mucho del poder militar de Catai que hayan sido capaces de contener los envites de los Bárbaros del Caos, de los Hobgoblins y de los nipones durante milenios.

Sobre su relación con las tierras mas al sur se sabe poco. Existe un comercia constante con los Reinos de Ind, además de una aparente paz. En cambio, muchas fortalezas se edifican en el sur, a lo largo de la frontera con Khuresh. Existe por tanto un intento constante de frenar a los horrores que moran en las selvas del sur.

Skaven Editar

Los Skavens del clan Eshin llegaron al Lejano Oriente hace mucho tiempo, aprendiendo sus habilidades de lucha y asesinato de la gente de Catai. Las artes de combate de estos fueron heredadas de los Monjes Guerreros, y de la isla de Nippon extrajeron su arte para el asesinato. El clan Eshin mantiene aún una fuerte presencia en Catai, y su Imperio Subterráneo expande sus raíces a cada ciudad y región del Imperio Celestial. Se mantienen activos en la política de Catai, acabando con aquellos Señores de la Guerra que enfrentan sus intereses, y promocionan a aquellos que más capacidad de acción les ceden. De hecho, en el gobierno del Rey Mono, durante el 2377 CI, el Señor de la Guerra Kishkik, del clan Eshin, fue su mano derecha y mayor consejero.

Y no solo el Arte de la Muerte Silenciosa aprendieron los Skaven, sino que además, multitud de artefactos e inventos catayanos fueron incluidos en el repertorio Skaven. Las famosas bombas de humo, además de buena parte de las armas que utiliza el clan Eshin, como las Guandao.

Pielesverdes Editar

Hobgoblin por Britt Martin

Catai está dominada por humanos, aunque las áreas más remotas todavía están bajo el control de tribus Pielesverdes, especialmente Hobgoblins. Los Hobgoblins son comunes en las Tierras Oscuras, donde estos goblinoides son las especies dominantes. También están bastante extendidos en las Estepas Orientales, donde llevan vidas nómadas cazando y pastoreando ganado. 

Hay pocos Goblins u otros Pielesverdes en las Estepas o en Catai, áreas donde los Hobgoblins son más dominantes. Los Gnoblar rondan las fronteras de Catai, y sus comunidades pueden ser encontrados algunos Goblins comunes. La notable excepción de este hecho se encuentra en el este de Catai, donde los Gnoblar son relativamente comunes, pues la expansión Hobgoblin no llego hasta estas tierras.

Desde la llegada de Ricco y Robbio a Catai, un barrio mercantil ha florecido en Shangyang, la más occidental de las ciudades fortaleza catayanas en la Ruta de la Seda. Las caravanas comerciales van por esta ruta en muy escasas ocasiones, y solo unas pocas llegan a su destino. Los terribles peligros del viaje abundan, y la gran horda de Hobgobla Khan se mantiene al acecho, de la cual se dice que, cuando todas sus tribus leales se preparan para la batalla, se extiende de horizonte a horizonte. Los mercenarios en Shanyang se han convertido en "invitados" del Emperador de Catai, quien valora el servicio de estos guerreros. El Emperador Dragón usa estas tropas para la defensa de su frontera occidental contra la ira de Hobgobla Khan. Por supuesto, al hacer esto, los tileanos sirven a sus propios intereses al mantener abierta la Ruta de la Seda.

Ogros Editar

Ogros Tripaduras de Tiernen Trevallion Warcry sabertooth

Hace muchos miles de años, los ogros vivían lejos, al este de las Montañas de los Lamentos, en el Desierto Funesto, en las fronteras de la lejana Catai. Sus tierras de origen eran fértiles en aquellos tiempos, y las praderas ondulantes se extendían de horizonte a horizonte, con el pastoreo de grandes bestias, como los yaks, que proporcionaban un suministro de carne fresca en constante reposición.

Sin barreras naturales para dividir sus reinos, la mayoría de las tribus ogras vivían como nómadas, comerciando casi tan a menudo como luchando. El gran secreto del fuego les fue transmitido por sus vecinos catayanos, quienes a cambio comenzaron a reclutar a los Ogros más inteligentes en el Gran Ejército Imperial de Catai. Cada tribu merodeaba más a menudo por las estepas cercanas a las ciudades a medida que aumentaba su número. Sin embargo, la civilización bárbara de los Ogros prosperó hasta tal punto que las incursiones pronto comenzaron a desviarse hacia Catai, devorando a los campesinos que trabajan en los campos de arroz. En poco tiempo, muchos ogros habían adquirido el gusto por la carne de catayano. Esto fue algo que su majestad Xen Huong, Gran Emperador Dragón Celestial del Palacio Imperial de Catai, no podía dejar pasar. 

Si el aquelarre de antiguos Astromantes de Xen Huong tuvo algo que ver con la catástrofe que sucedió a los Ogros, sigue siendo especulación, pero no mucho después de que los campesinos de esa tierra comenzasen a desaparecer y los huesos ensangrentados cubriesen los arrozales, apareció una gran luz ardiente en el cielo.  Una noche sofocante, en el -2750 CI, esta luz se materializó en un cometa, que se estrelló contra las tierras de los Ogros con tanta fuerza que se sintió al otro lado del mundo. Toda la vida a su alrededor se desvaneció en un instante, y las furiosas y cegadoras tormentas de fuego que siguieron a la caída del cometa incineraron todo a kilómetros a la redonda. Los Ogros vieron su número mermado, y sus tierras, antes fértiles y repletas de vida, eran una completa ruina. La ley del más fuerte se instauró entre ellos, pues los débiles eran devorados, y la hambruna se generalizó entre todas las tribus. Solo los ogros más fuertes y resistentes sobrevivieron. La mayoría de los sobrevivientes ya no pudieron cruzar a Catai debido a la desolación venenosa que quedó tras la estela del cometa, y emigraron a las cadenas montañosas al oeste en busca de nuevas tierras y un respiro de la gran sequía. Así viajaron hasta las Montañas de los Lamentos, donde fundarían sus célebres Reinos Ogros.

Sin embargo, milenios después, los Ogros todavía sirven en los ejércitos catayanos como Mercenarios, vistiendo telas finas debajo de la armadura de bambú lacado, y empuñando Espadas Largas  catayanas, perfectamente equilibradas, y cuchillas elaboradas por maestros herreros, que tienen gran valor para los Ogros, pues permanecen eternamente afiladas. La relación entre ambas razas es de tensa diplomacia, y se mantiene un comercio inestable, donde los Ogros intercambian marfil y reliquias por acero y alimento proveniente del interior de Catai. Este se realiza por la conocida como la Ruta del Marfil. Esta carretera, más septentrional que la Ruta de la Seda, conecta el Viejo Mundo con Catai, pero esta recorre multitud de ciudades ogras, pues son ellos quienes mantienen los pasos seguros.

Elfos Oscuros Editar

Corsaria Elfa Oscura por Magali Villeneuve corsario

La relación de los catayanos con los Druchii ha sido de guerra y conflicto constante. Desde el año -238 CI, momento en el cual los Elfos Oscuros comenzaron sus campañas de saqueo y pillaje a lo largo del mundo, las constantes escaramuzas y batallas navales han sido una constante. El Mar de Catai y Oceano Negro están repletos de los restos de siglos y siglos de enfrentamientos entre ambas potencias navales. Las incursiones de los Elfos Oscuros han supuesto a Catai la perdida de ciudades, y de ingentes cantidades de riquezas, por lo cual las flotas catayanas no se detienen en su empeño por patrullar las aguas. Los corsarios que logran tener éxito retornan a Naggaroth con las arcas repletas de jade, joyas, oro, plata, seda y esclavos. Esto inspira a muchos otros a cruzas las inmensas aguas del Océano Negro para intentar saquear las tierras del Imperio Celestial de Catai.

Altos Elfos Editar

Comercian con los Altos Elfos, quienes aún conservan algunas colonias en islas cercanas. En ocasiones se unen para combatir a su gran amenaza común, los incursores y asaltantes de los Elfos Oscuros. Existe una embajada de los Altos Elfos en Catai, así como un cónclave de emisarios catayanos en Lothern. Ambos pueblos comparten una visión similar del mundo, por lo que se mantienen como firmes aliados.

Arabia Editar

Las relaciones entre Catai y Arabia siempre se han mantenido en una constante lucha por el control del comercio. Ambas potencias son célebres por sus riquezas, así como por su potencia naval. Esta competencia constante les llevó a enfrentarse en una gran guerra comercial en el año 1148 CI. Corsarios de Arabia se enfrentaron a los almirantes más experimentados de Catai, luchando ferozmente por el control de las Tierras del Sur. Más allá de este enfrentamiento existen buenas relaciones, mayormente comerciales, entre ambas potencias.

Viejo Mundo Editar

Los contactos con los reinos humanos del Viejo Mundo se centran exclusivamente en los escasos contactos comerciales que mantienen con ellos. Marco Polare, explorador tileano, llegó a sus fronteras hace un milenio, para recorrer Catai y contemplar sus maravillas. Sus relatos llegaron al Viejo Mundo, y estos afloraron el deseo de los viejomundanos de viajar hacia el Lejano Este. 

Tiempo después, los hermanos mercantes conocidos como Ricco y Robbio, nativos de Verezzo, se embarcaron en una titánica travesía hacia el este. Su idea original era viajar hacia el Nuevo Mundo, inspirados por las hazañas de Marco Colombo, pero les fue imposible. En su lugar, decidieron aunar a multitud de mercaderes y comerciantes de Tilea para conformar una titánica caravana. Esta era guarnecida por grandes contingentes mercenarios, quienes protegerían las tan valiosas mercancías. Tras la ardua travesia por las Tierras Oscuras y los Reinos Ogros, la caravana logró alcanzar finalmente Catai. En un primer momento, el Emperador Dragón Wu impidió su entrada, pues los consideraba meros bárbaros. Pero tras recibir a Ricco y Robbio en su corte, fundó un barrio en la ciudad de Shangyang para recibir a los tileanos y sus mercancías. De este modo se había establecido la ruta de comercio más fructífera y, a la vez peligrosa, del mundo: La Ruta de la Seda.

Esta ruta transcurría por la llamada Carretera de la Plata, que recorre el sur de las Tierras Oscuras, para internarse posteriormente en las Montañas de los Lamentos. Dos estaciones de paso se han establecido a los largo de la ruta. La conocida como Truequecerdos, ciudad de transito de las caravanas mercantes, y los Centinelas, zona relativamente segura, donde poder reposar y alimentar a las monturas. Otra ruta se dirige al sur, la Ruta de las Especias, pero el destino de esta es la Ciudad de las Especias, y los Reinos de Ind.

Se sabe que el Imperio ha mantenido relaciones diplomáticas con Catai, enviado y recibiendo emisarios. El comercio entre ambos pueblos los ha beneficiado enormemente. Gracias a la ingeniería y técnica de Catai, los imperiales pudieron desarrollar sus Baterías de Cohetes Hellstorm. Los emisarios catayanos portaban fuegos artificiales y algunos pequeños cañones en sus viajes a Altdorf, y los ingenieros imperiales, encabezados por el maestro ingeniero Herman Faulkstein, no perdieron la oportunidad de conocer su funcionamiento. De hecho, Herman estaba tan impresionado con la técnica y diseño de estas armas que viajó en persona hasta Catai, donde vivió largo tiempo como emisario imperial, transmitiendo a los imperiales los secretos de la pólvora.

Hombres Lagarto Editar

Portada novela The Burning Shore por Paul Dainton Líder Saurio

En los tiempos del Emperador Dragón Wu, en torno al año 1690 CI, nadie en Catai conocía de la existencia de Lustria, y tan solo rumores habían llegado sobre la existencia de terribles “demonios-lagarto” que habitaban en las Tierras del Sur. Los árabes habían ganado la guerra comercial del año 1148 CI, por lo que Catai necesitaba recuperar el terreno perdido en las rutas comerciales. Hasta ellos llegaron las historias de la riqueza oculta de las Tierras del Sur, y de cómo los árabes de Ka-Sabar se habían cubierto de oro comerciando con sus habitantes. Y fue gracias a estas historias que el Emperador Wu se decidió a invadir y conquistar las selvas del oeste. Envió expediciones para explorar la costa, que finalmente culminaron en la formación de una gran armada de invasión de más de mil barcos y cien mil soldados, enviados a finales del año 1690 CI. La flota fue golpeada por dos tifones, uno en alta mar y otro en las costas de las Tierras del Sur. Sólo un hombre, el capitán Yin-Tuan, fue encontrado con vida. Sufrió varios naufragios, y las tormentas lo desviaron enormemente de su rumbo, hasta que un barco mercante catayano lo encontró y fue llevado a casa, donde relató su increíble historia.

 Se cree que fueron los Magos Sacerdote Slann de los Hombres Lagarto locales quienes enviaron los tifones contra la flota de Catai, sabiendo a través de visiones las intenciones de estos humanos, y de cuál era su ubicación exacta. Al parecer los Ancestrales ya había predicho el primero de estos grandes tifones, así que es posible que el segundo fuera intencionado, con la idea de borrar a los catayanos del mapa.

Vampiros Editar

En cuanto a los vampiros, algunos creen que dos de los vampiros primogénitos, Maatmeses y Harakhte, podrían haber huido tras la traición a Nagash al Lejano Oriente y engendrado sus propios clanes vampíricos en las naciones del Este. Los relatos de Marco Polare sobre Catai contienen referencias a legendarios hechiceros eunucos inmortales que se alimentan del alma de los hombres, y existen historias sobre sacerdotes locos en las junglas de Ind que arrancan el corazón a sus víctimas para alimentar con ellos a sus oscuros dioses. Posiblemente se trate de los descendientes de Maatmeses y Harakhte, y tal vez algún día decidan visitar a sus parientes.

Ejército Editar

Guerrero Catayano Manual 7th edición

Guerrero de Catai

El ámbito militar es un pilar fundamental de la sociedad catayana. El Imperio Celestial invierte buena parte de sus recursos en mantener un inmenso ejército para proteger sus fronteras. Además, han existido multitud de militares y sabios que han estudiado el arte de la guerra hasta el extremo, cuyas enseñanzas se transmiten como un dogma entre los soldados de Catai. El más importante de estos estrategas fue Tzu-Sun.

Los ejércitos catayanos son excepcionalmente poderosos, contando con una infinita marea de guerreros y caballeros. Pero le es indispensable serlo, ya que las fuerzas de Catai no solo luchan contra Hobgoblins, Merodeadores del Caos y los habitantes primitivos de las junglas sureñas, sino también contra el poder de la oriental isla de Nippon. El norte de Cathay está protegido de los ataques de las tribus Hung y Kurgan por el Gran Bastión: un muro enorme que se extiende por cientos de millas, siendo lo suficientemente grande como para requerir una guarnición de decenas de miles de soldados. Se dice que los ejércitos de Catai son innumerables y atraen a guerreros exóticos de todo el reino, incluidas las feroces Tribus de las Colinas, los extraños Monjes Guerreros y los ejércitos bien disciplinados apoyados por guerreros fuertemente armados y Cañones Dragón ornamentados. La flota catayana es conocida por patrullar el Océano Negro y el Mar de Catai. Compuesta por ágiles Juncos de Guerra y poderosos Buques Tortuga, protegen las costas contra los enemigos de su imperio.

En Catai, llevan armadura de madera lacada y metal, tan duraderas y resistentes como las de placas, pero más ligera y con una extraños ornamentos en su superficie. Otras de sus armaduras están fabricadas a partir de bambú y fibras vegetales, ligeras como plumas, y resistentes como el hierro. Sus guerreros portan mayormente lanzas y espadas curvas, aunque el arma más representativa son las Guandao. Las Espadas Largas también son muy célebres en Catai, en manos de los más fuertes guerreros, así como diversas obras de ingeniería, como la Ballesta de Repetición.

El pilar del Gran Ejército Imperial de Catai son los numerosos Portaestandartes, guerreros jurados e incondicionales que llevan banderas verde esmeralda, empuñan largas espadas curvas, armas de asta y ballestas pesadas, y son famosos por mantenerse firmes, incluso si son superados en número. El cuerpo de guardaespaldas del Emperador Dragón, conocido como la Guardia del Palacio, es conocido por usar armaduras de escamas lacadas y exhibir estandartes con imágenes y símbolos de Dragones Dorados. Los monjes de Catai utilizan unas artes marciales conocidas como el Arte de la Muerte Silenciosa. Este estilo de combate recoge un seguido de técnicas, cuya finalidad es matar al oponente sin que este pueda reaccionar, ni siquiera para pedir auxilio. Algunos soldados de élite son entrenados en este arte, aunque su conocimiento suele ser exclusivo de los Monjes Guerreros.

Antes de la llegada de las Grandes Fauces, los catayanos enseñaron el secreto del fuego a las tribus nómadas de los Ogros y, a cambio, comenzaron a reclutar a los Ogros más inteligentes en el Gran Ejército Imperial. Hoy en día, los Ogros Comehombres suelen luchar como mercenarios en el Gran Imperio de Catai. Además, los llamados Ogros Unicuerno sirven en las filas catayanas, aunque no termina de aclararse si son una especie propia de Ogros, u Ogros mercenarios con cascos astados.

La tecnología de la pólvora es conocida en Catai, y se usa tanto en Cañones de Bronce adornados y gruñidos, que disparan racimos de jabalinas de bronce, como en fuegos artificiales encantados de luz verde y blanca como el hielo, que convierten la noche en un fantasma ondulante de figuras espectrales. Estos espectáculos son célebres en toda Catai. Aunque estos Cohetes Encantados pueden ser utilizados en batalla, pues fueron la base para crear las Baterías de Cohetes Hellstorm imperiales.

Los guerreros catayanos, o al menos sus oficiales, estudian estrategia militar, como los de Tzu-Sun, y aprenden artes marciales acrobáticas, para poder defenderse en el cuerpo a cuerpo. Los Skavens del Clan Eshin también aprendieron de ellos cuando llegaron al Lejano Oriente, así como sus habilidades de sigilo y asesinato. Los Corredores de Sombras y Asesinos del Clan Eshin, cubiertos de negro, son tan sigilosos como las sombras. Pueden correr tan rápido como caballos galopando, deslizarse por superficies escarpadas y desaparecer en nubes de humo negro como la noche. También copiaron técnicas artesanales de Catai y Nippon para hacer bombas de humo: pequeñas granadas frágiles, llenas de un polvo explosivo, que detona con un destello en el impacto.

Pero los ejércitos del Emperador Dragón también incluyen fuerzas mágicas. Durante la Gran Invasión Kurgan a Catai en el año 1310 CI, hordas de Guerreros del Caos lucharon contra legiones de Autómatas de Terracota, y en los cielos, los Príncipes Demonio se retaban en duelo con Dragones Dorados, repletos de joyas y ornamentos en sus brillantes escamas. Algunos héroes montan los Ki-rin, bestias similares a unicornios rodeados de tormentas, así como Perros de Piedra, que protegen los templos de Catai.

Héroes Editar

Unidades Editar

FuentesEditar

  • Warhammer Armies: Battle Bestiary (2ª Edición).
  • Warhammer: Armies (3ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Skaven (4ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Elfos Oscuros (4ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Hombres Lagarto (5ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Perros de la Guerra (5ª Edición).
  • Warhammer: Asedio (5ª Edición).
  • Warhammer: Reglamento (6ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Hombres Lagarto (6ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Reinos Ogros (6ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Skaven (6ª Edición).
  • Warhammer: Reglamento (7ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Elfos Oscuros (7ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Altos Elfos (7ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Skaven (7ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Guerreros del Caos (7ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: El Imperio (7ª Edición).
  • Warhammer: Reglamento (8ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: El Imperio (8ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Condes Vampiro (8ª Edición).
  • Tamurkhan: The Throne of Chaos.
  • Black Library: Liber Chaotica.
  • Games Workshop US - Estragon's Island Campaign.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.