FANDOM


Cañon de salvas en carreta

El Carro de Salvas es la nueva adquisición disponible entre las máquinas de guerra del Imperio. El Carro de Salvas se trata de la pieza maestra de uno de los Ingenieros Imperiales menos conocidos; Luigi Giovanni. Giovanni prefiere trabajar en una pequeña aldea en las profundidades del Bosque de las Sombras, donde puede trabajar sin ser molestado por sus entusiastas compañeros del Colegio de Ingenieros de Altdorf. Giovanni ordenó un cañón de salvas para poder realizar algunas mejoras. El cañón de salvas llegó hecho chatarra. El convoy había sido emboscado por unos goblins y el cañón de salvas tuvo que entrar en servicio. Había explotado como solía hacer, pero al ver el arma encima del vagón, incluso en ese ruinoso y estropeado estado, la inspiración llegó a Giovanni y la semilla de una idea fue plantada. Giovanni envió el convoy de vuelta a Altdorf con una lista de los suministros esenciales para empezar su nuevo proyecto. Después de trabajar desde el amanecer hasta el anochecer durante meses, el proyecto de Giovanni estaba concluido. Junto a tres de sus colegas de Altdorf, Giovanni partió de su recluido taller en el Bosque de las Sombras preguntándose cuanto tardaría un grupo de goblins en decidir que un solo carro era una presa fácil.

El Carro de Salvas es usado a través de todo el Imperio escoltando carros que llevan bienes de vital importancia, el correo imperial o importantes dignatarios a través de las vías del Imperio. Está diseñado para parecer otro carro corriente cargado de bienes para las importantes ciudades del Viejo Mundo. Lo cierto es que el carro de salvas porta una de las armas más mortíferas en todo el Viejo Mundo. Montado sobre el carro en una plataforma giratoria, se encuentra un cañón de salvas, totalmente cargado y listo para abrir fuego. Cualquier bandido o goblin lo suficientemente estúpido para atreverse a emboscar el convoy que contenga el carro de salvas, al principio estarán intrigados al ver como uno de los carros tira toda su carga por la parte de atrás y quita su toldo superior. Luego estarán alarmados al encontrar de repente nueve destructivos cañones enfrente de ellos. Normalmente esto es suficiente para que incluso los más desesperados saqueadores huyan hacia las colinas, no sin que antes alguno de ellos marque el camino.

Fuente Editar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.