Imagen ilustrativa

Durante siglos, los Caballeros de Irrana fueron guardianes de los pasos de montaña, expertos en cabalgar por los montes más abruptos de la geografía estaliana. Pero fue durante las Guerras de la Sangre que sufrieron un cruel destino. Su Gran Maestro concluyó que los caminos que recorrió Abhorash, primer Dragón Sangriento, resultaban ser mucho más eficaces que la senda de Myrmidia. La mácula cayó sobre los Caballeros de Irrana, quienes fueron corrompidos lentamente. En la actualidad, no se conoce la naturaleza real de la orden, pero muchos desconfían enormemente de ellos. Siguen acudiendo a la batalla por Estalia, pero parecen ser demasiado aficionados al derramamiento de sangre.

Fuentes[editar | editar código]

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.