FANDOM


Burgués

"¿Hmm? ¿Qué necesitas? ¿No puedes ver que estoy terriblemente ocupado en este momento? Este pueblo no se mueve solo, ya sabes."

Burgués anónimo

Como las ciudades se han vuelto cada vez más importantes para el Imperio, ha surgido una nueva clase de ciudadano: el Burgués. Los burgueses (o sus predecesores) han luchado por salir del campesinado y se han labrado una nueva vida en las ciudades. Ahora son el cemento que mantiene unida la sociedad urbana, Los burgueses son tenderos, mercaderes de poca monta, cobradores de impuestos, comerciantes y cargos públicos, No se les desprecia tanto como a los Campesinos ni se les dignifica tanto como a la nobleza, Aunque son los que más sufren cuando hay plagas (viven hacinados en sus barrios) nunca cambiarían la ciudad por una vida de trabajo agotador en el campo. Para ellos las ciudades generan oportunidades, y no sólo enfermedad.

Descripción Editar

Durante la mayor parte de la historia del Imperio, ha habido una clara distinción entre los nobles gobernantes y prácticamente el resto del mundo. La aristocracia del Imperio ha sido tradicionalmente una pequeña minoría de familias interrelacionadas que, durante siglos, han ostentado todo el prestigio y los privilegios. Hasta que recientemente, unos pocos plebeyos pudieron aspirar a conseguir la riqueza, la educación y las libertades de las que gozaba la nobleza.

Sin embargo, durante los últimos siglos, las antiguas tradiciones que distinguían a los nobles y a los plebeyos no han sido estrictamente cumplidas. Pese a que la nobleza aún disfruta de una vida de heredados privilegios y autoridad, ha surgido una nueva clase de mercaderes y hombres de negocios. Estos burgueses ostentan riquezas, conocimiento e influencia política que muchos de los elementos más reaccionarios de la nobleza preferirían tener para sí. A diferencia de algunos nobles disolutos, los burgueses tienen que trabajar duro para mantener su posición. Deben mantener a sus trabajadores contentos y bien entrenados, y deben proveer detalladas cuentas a los alguaciles. Sobre todo, tienen que satisfacer a sus clientes.

Para apoyarse mutuamente, los burgueses forman a veces gremios o hermandades. Estas organizaciones protegen a sus miembros, ofreciendo ventajas como pensiones a las viudas o apoyo en tiempos de crisis. Los gremios también regulan a sus miembros configurando unos reconocibles estándares de riqueza, medidas, formas de pago, y precios. Cumplir con todas esas restricciones es un arduo trabajo, pero las recompensas para un burgués exitoso son el juego limpio y la posibilidad de hacerse un nombre como un rico mercader o un político influente por méritos propios.

En épocas de disturbios y plagas, los burgueses de una ciudad pueden encontrarse frente a la ruina. No es desconocido que tales ciudadanos emprendan una vida aventurera. Alternativamente, un burgués podría dejar atrás el tedio y la fatiga de su antiguo trabajo para buscar fama y fortuna.

Un burgués va bien vestido, y por lo general poseen al menos un conjunto de ropa de buena calidad. Podría llevar un ábaco para ayudar a mantener sus cuentas y un farol para inspeccionar almacenes oscuros o iluminar sus locales cuando oscurece.

Un Día en su VidaEditar

Burgués a color

La vida de un burgués comienza con el amanecer. No importa su trabajo, debe despertarse temprano para prepararse para él. Un tendero despertará a los aprendices, un funcionario comenzará a calentar de su pequeña oficina y a ordenar los trámites de ayer, un funcionario de estado tomará un desayuno rápido y comenzará su largo viaje al trabajo.

El día suele transcurrir como el día anterior, y el siguiente día. El burgués debe trabajar constantemente para complacer a los demás. Hay clientes impacientes, nobles iracundos que exigen respuestas a sus preguntas, y comerciantes furiosos que se preguntan cuándo se terminarán sus forrmularios. La vida diaria es un juego constante de infligir humillaciones a los que es seguro acosar, mientras humildemente las aceptas de los que se debe ser acatados. En raras ocasiones, hay momentos de placer inesperado, un hombre adinerado está satisfecho con su trabajo y se compromete a recomendarle, o tiene la oportunidad de humillar y aplastar a un rival sin temor a represalias.

Al final del día, el burgués cuenta sus ganancias, y lo compara con sus gastos. Si hay incluso una pequeña porción sobrante, puede almacenarla, con la esperanza de que él o sus hijos, puedan subir algún día de posición social. En ocasiones, sueña con aventuras de grandes riesgos y grandes ganancias inesperadas, y la inesperada y no planificada caída de su ordenada vida laboriosa. Para algunos esto es un sueño; para otros, una pesadilla.

AfiliacionesEditar

¡Un hombre solitario es un hombre derribado! No importa el tipo de negocio al que se dedique un burgués, lo hace con la ayuda y el consentimiento de algún tipo de gremio o hermandad. El gremio tiene dos funciones, proteger a sus miembros de problemas externos y vigilarlos con el fin de evitar problemas. El gremio fijará pesos, medidas, normas, y las escalas salariales. Se regulará el número total de profesionales en una ciudad, y se certificará si los recién llegados son aptos para ejercer su profesión.

Esto servirá para proporcionar apoyo en momentos de crisis, una pensión para las viudas, y así sucesivamente. También va a exigir obediencia. Los Maestres del Gremio pueden poner fin a la carrera de un hombre con una palabra, y un artesano expulsado de un gremio no podrá trabajar de nuevo.

Cualquier persona que trate de enfrentarse al gremio, se las verá con la ira de todos los gremios, no sólo del suyo propio. Los gremios pueden ser tanto honestos como corruptos, y las fuerzas del Caos los encuentran objetivos excelentes. Controla algunos hombres clave, y podrás controlar a todos los profesionales en una gran ciudad.

FuentesEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.