FANDOM


Boris Hohenbach, conocido por toda la eternidad como Boris el Avaro y Boris el Incompetente, fue uno de los Emperadores, cuando no el Emperador, más odiado y defenestrado de toda la historia del Imperio, siendo además el último, y el peor de todos, de los denominados Emperadores de Drakwald.

DescripciónEditar

Tras la regencia Ludwig el Gordo, Boris Hohenbach obtuvo el trono en el año 1053 sólo por ser el señor más corrupto del reino, lo cual ya es decir mucho pues a finales del primer milenio, el Imperio se desgajaba a causa de la corrupción, la indolencia y la división imperante debido al indolente mandato de los Emperadores del Drakwald.

El tremendamente incompetente reinado de Boris fue conocido por la corrupción de los oficiales imperiales y las autoridades eclesiásticas, los abusivos impuestos que ahogaban a la población imperial, y la incompetencia del ejército. La gente pasó hambre, los ejércitos estatales se descuidaron y muchos fuertes fronterizos fueron prácticamente dejados de la mano.

Entregado exclusivamente al dinero y a su adquisición, se sirvió de su eminente posición para acumular bienes personales, dejando que los Condes Electores gobernaran a placer siempre y cuando él recibiera los "regalos" pertinentes. Se inventaron y vendieron nuevos cargos imperiales cada vez que las arcas del tesoro amenazaban con vaciarse (cosa que al parecer ocurría muy a menudo), y se concedían títulos ridículamente insignes a amigos y amantes por meros caprichos. Un rápido soborno podía hacer que el Emperador revocase el fuero de cualquier ciudad libre problemática, e incluso el mismo Emperador llegó a vender a los plebeyos el derecho a pasar una noche en el palacio imperial, alquilándoles los aposentos de Jürgen el Opulento, un emperador del siglo IX.

Dada esta situación de debilidad y empobrecimiento, el Imperio no estaba en absoluto preparado para el horror que estaba a punto de acontecer.

Sin que nadie en el Imperio pudiera sospecharlo, los Skavens habían estado durante años planeando y preparándose para conquistar la nación, esperando el momento adecuado para asestar el golpe y llevar a cabo la invasión. Este momento llegaría en el año 1111 CI, cuando el Clan Pestilens contamina los pozos y alcantarillas de multitud de ciudades del Imperio con una enfermedad que había desarrollado: La Plaga Negra.

La enfermedad empezó casi simultáneamente en NulnAltdorf y Talabheim, y se extendió rapidamente por todo el Imperio como un incendio fuera de control, sufriendo tanto los nobles como los plebeyos. Pueblos enteros sucumbieron al avance de la epidemia, se abandonaron aldeas y las ciudades se convirtieron en vacíos ataúdes donde los muertos superaban en número a los vivos. La histeria se apoderó de población debido a la pandemia. Las desesperadas autoridades incendiaban barriadas enteras ante el menor indicio de contagio, se ahorcaban a todo viajero a la menor de ser portador de la plaga, para luego quemar sus cadáveres; pronto grupos de Flagelantes recorrían el país proclamando que la ira de los dioses había caído finalmente sobre el corrupto Imperio, etc. y así duante los cuatro años que duró la epidemia. Para cuando la plaga empezó por fin a remitir, tres cuartos de la población del Imperio se pudría ya en fosas comunes. Y mientras esto acontecía, los Skavens dieron comienzo a la invasión.

Por su parte, a Boris todo esto le traía sin cuidado. En lugar de tratar de ayudar a la sufrida población, el Emperador se aisló en un palacio a varios kilómetros de Carroburgo y sólo permitió que le acompañaran los más ricos y hermosos de sus súbditos. El Emperador, la mayoría de los Condes Electores y sus familiares cercanos y criados se habían congregado en el palacio para conservar la corte y esperar a que la plaga cesase. Pensando que allí estarían a salvo de la enfermedad, todo recuerdo de la plaga y de los purulentos campesinos parecía muy alejado, celebrándose fiestas y banquetes, mientras se esperaba a que la plaga remitiese.

Sin embargo, en el año 1115, el propio Boris fue declarado víctima de la enfermedad. Según cuenta la historia, contrajo la enfermedad y murió en su castillo rodeado por gran cantidad de médicos y asistentes (ninguno de los cuales, según cuentan, se esforzó demasiado por salvarle la vida). Aunque esta sea la creencia generalizada, la realidad es aún más terrible. Aquel verano se produjo una erupción especialmente virulenta de la Plaga Negra. En su lugar, todos murieron durante un baile en una calurosa noche de verano, cuando el palacio fue asaltado por Skavens. El emperador Boris fue asesinado por un Asesino Skaven. Este fue el comienzo del asalto final de los skaven contra el Imperio.

A pesar de la miseria en la que está sumido el Imperio y la situación critica, la noticia de su muerte ayudó a levantar la moral de los desesperados ciudadanos del Imperio, quienes tuvieron finalmente algo de lo que alegrarse, llevándose a cabo numerosas celebraciones. Durante la anarquía resultante no se elige a ningún sucesor y el puesto de emperador queda vacante hasta el año 1124 cuando Mandred Mataskavens es aclamado como Emperador. Irónicamente, tras la muerte de Boris, la Plaga Negra fue menguando de fuerza gradualmente hasta casi desaparecer.

Fuentes Editar

  • Ejércitos Warhammer: El Imperio (4ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: El Imperio (7ª Edición).
  • Ejércitos Warhammer: Skavens (7ª Edición).
  • Warhammer Fantasy JdR: Hijos de la Rata Cornuda (2ª Ed. Rol).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.